un filme con diez años de trabajo

El navarro Raúl de la Fuente seduce en Cannes con la animación de "Un día más de vida"

"Kapuscinski decía que el sentido de la vida estaba en cruzar fronteras y para nosotros era un reto llevarlo a cabo", resalta el director

EFE - Alicia García de Francisco - Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 14:08h

Raul de la Fuente (d) y Damian Nenow, durante el photocall de "Un día más con vida", en Cannes.VER VÍDEOReproducir img

Raul de la Fuente (d) y Damian Nenow, durante el photocall de "Un día más con vida", en Cannes.

Galería Noticia

Raul de la Fuente (d) y Damian Nenow, durante el photocall de "Un día más con vida", en Cannes.Reproducir

CANNES. Mezclar animación y documentación le ha funcionado al navarro Raúl de la Fuente, que con su película "Un día más de vida", que le ha costado diez años de trabajo y que él califica de "surreal, onírica y universal", sedujo hoy al Festival de Cannes, donde se proyectó en sesión especial.

"La película tiene unos elementos muy interesantes que hacen de ella un thriller, una película de aventuras... Yo la concebí como una bala, como un disparo, es una peli rápida, vertiginosa, con súbitas paradas surreales, oníricas, poéticas...", describe el realizador en una entrevista con Efe.

Realizada junto al especialista polaco de animación Damian Nenow, "Un día más con vida" es una adaptación de la obra del mismo título del mítico reportero Ryszard Kapuscinski, en la que cuenta los tres meses que pasó en Angola, en 1975, durante la guerra previa a la independencia de Portugal.

"Kapuscinski es un reportero pero también un poeta" y su personal estilo, tan realista como artístico, debía ser llevado al cine mediante la animación, a lo que se une la parte documental para contar con los testimonios actuales de personas que compartieron aquella experiencia con el reportero polaco.

Amaia Remírez, la productora, y De la Fuente querían introducir esas imágenes documentales "para que nadie olvide que aquello que pasó fue real".

"Este juego de animación y realidad era algo genuino, único, que pensamos que no se había hecho. Kapuscinski decía que el sentido de la vida estaba en cruzar fronteras y para nosotros era un reto llevarlo a cabo", resalta De la Fuente.

Emocionado por su presencia en Cannes -"a veces nos pellizcamos todavía", asegura sonriendo- y por competir por la Cámara de Oro a la mejor ópera prima en el que considera el mejor festival del mundo, asegura que ni en sus mejores sueños se habría imaginado que estarían aquí.

Pese al éxito de sus cortos documentales -"Minerita" (2013) ganó el Goya y llegó a la shortlist del Óscar- y de estrenar su primer largometraje en Cannes, a este pamplonica lo que más ilusión le hace es que la presencia de la película en el festival es "un buen regalo para Kapuscinski".

Porque este proyecto surgió por su amor por el trabajo del reportero y por el hecho de que vio en "Un día más de vida" un claro guión cinematográfico dividido en tres actos y con elementos tan atractivos como "la guerra fría, la guerra civil, Henry Kissinger, John Ford, Fidel Castro, mercenarios portugueses y angolanos".

Una historia, la de Angola, que se está repitiendo claramente en Siria, como resalta De la Fuente.

"En Angola en el año 75, Kapuscinski contó como Rusia y Estados Unidos luchaban por controlar un país rico en petróleo y diamantes. Ahora están haciendo lo mismo en Siria", resalta.

Por eso considera que lo que puede hacer esta película es "motivar a la gente a buscar a ese periodista vivo para contar las claves de la actualidad", un sustituto del Kapuscinski que arrastró a De la Fuente y a Nenow a realizar esta película.

Un trabajo que fue presentado hoy en Cannes por el delegado general del festival, Thierry Frèmaux, que afirmó antes de la proyección: "No seréis la misma persona después de ver este filme".

Y que fue muy bien recibido por los asistentes a las primeras proyecciones de un proyecto inclasificable -"bromeamos llamándole 'documentation' o 'animentary'", señala De la Fuente- sobre una de las vivencias más importantes de un reportero que es considerado todo un héroe nacional en Polonia.

Coproducido por España, Polonia, Bélgica, Alemania y Hungría, los dibujos de la animación son obra de Nenow, que repite el estilo con el que hizo su cortometraje "Paths of Hate", mediante la técnica de stop-motion.

"Todos los personajes han sido animados por ordenador utilizando una referencia de motion capture. Trabajamos con actores reales durante meses, fueron dos o tres semanas de ensayos y al menos cuatro semanas de rodaje" y a partir de esas imágenes luego desarrollamos los dibujos, explicó a Efe Nenow.

Una película que, tras su paso por Cannes, se estrenará en España, Polonia, Portugal, probablemente Luanda, y, en diciembre, en el Festival de Cine de La Habana.

Últimas Noticias Multimedia