Una final, 25 rivales

Las casas de apuestas sitúan a Amaia y Alfred en un discreto puesto 19, pero España buscará esta noche dar la campanada en un festival en el que las sorpresas siempre tienen cabida. Israel y Chipre parten como favoritas.

Un reportaje de Alberto Guzmán/M.B. - Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La israelí Netta es una de las favoritas con su tema 'TOY'.

La israelí Netta es una de las favoritas con su tema 'TOY'.

Galería Noticia

La israelí Netta es una de las favoritas con su tema 'TOY'.La representante de Chipre, Eleni Foureira.

difícil pero no imposible. A pocas horas del comienzo de la gala, las casas de apuestas sitúan a España en un discreto puesto 19 de 26 países participantes. En Eurovisión, dar la campanada es posible, pero todo indica que la fogosa Chipre se alzará con el triunfo. Israel y su propuesta onomatopéyica, que partía como favorita hace unas semanas, ha perdido punch merced a una puesta en escena más floja de lo esperado. Ojo, no perder de vista a Lituania, Estonia, Bulgaria y la siempre competitiva Suecia.

1. Ucrania: Under The Ladder, Melovin: El comienzo de la gala va a ser terrorífico a juzgar por la arriesgada apuesta de Ucrania y su cantante vampiro. El representante ucraniano arranca su actuación saliendo de un ataúd para deleitarnos con una composición de toques góticos y rockeros. Seguro que no le hinca el diente a los primeros puestos.

2. España: Tu canción, Amaia Romero y Alfred García: Salen en segundo lugar, a priori una mala posición, pero dispuestos a conquistar Europa con su historia de amor transformada en melodía. La representación de TVE ha optado por una puesta en escena sobria y elegante que no distraiga del encanto natural de sus intérpretes. La gran incógnita es si habrá fuegos artificiales o no en el clímax final.

3. Eslovenia:Hvala, ne, Lea Sirk: Lea Sirk, que por su estética podría ser una cantante de Sweet California infiltrada, opta por la lengua de su país de origen para representar un tema de ritmos urbanos con un estribillo poco pegadizo. Lo tiene complicado.

4. Lituania: When We’re Old, Ieva Zasimauskaitė: La versión Lituana de Keira Knightley nos trae una bella balada amorosa dedicada a su marido, que aparece al final de la canción. Cuenta con una puesta en escena similar a la de España. Sin duda una de las sorpresas de las semifinales, que ha ido cobrando popularidad aupada desde las redes sociales. Bastante números para acabar en el top5.

5. Austria: Nobody But You, Cesár Sampson: Una de los temas mas diferentes, que apuesta por el soul y los ritmos gospel con una composición muy bien cantada e interpretada para poder tener una posición destacada en la clasificación final.

6. Estonia: La Forza, Elina Nechayeva: La lírica propuesta de Estonia, cantada en italiano, y al más puro estilo soprano clásica, es algo diferente a lo escuchado en las últimas ediciones. Sin embargo, quizá le falte algo de pegada para poder llegar masivamente a más espectadores. Lo más espectacular, un macro-vestido valorado en 60.000 euros que hace las veces de pantalla en la que se proyectan diferentes colores y formas.

7. Noruega: That’s How You Write A Song, Alexander Rybak: El ex ganador de Eurovisión por Noruega en 2009 vuelve al festival para representar a su país con una canción muy cool con toques a lo Justin Timberlake. Al tema quizá le falte un estribillo más pegadizo para alcanzar los puestos de cabeza. Sobre el escenario, su inseparable violín.

8. Portugal: O jardim, Cláudia Pascoal: Por segundo año consecutivo, Portugal se apunta a una balada intimista que toque el corazón de los espectadores, tal y como hizo Salvador Sobral el año pasado y que le valió el triunfo en 2017. Sin embargo, en esta ocasión la canción pasa con más pena, que gloria, y con una puesta en escena excesivamente discreta.

9. Reino Unido: Storm, SuRie: Está claro que para la BBC, el festival de Eurovisión no está entre sus prioridades. Reino Unido nos trae una cantante albina con un tema pop correcto pero sin demasiado nervio. No entrará en el top 10, for Surie.

10. Serbia: Nova Deca, Sanja Ilić Balkanika: Serbia vuelve a cantar en su idioma y apuesta por los ritmos balcánicos que le han dado muy buen resultado en otras ediciones. Una canción que recuerda al célebre Molitvá que se llevó el triunfo en 2007.

11. Alemania: You Let Me Walk Alone, Michael Schulte: Desde el reciente triunfo de 2009, Alemania ha subido el pistón, y en esta ocasión nos trae un sólido tema pop interpretado por la versión germánica de Manel Navarro, algo más alto y de melena más crespa, pero sin gallos.

12. Albania: Mall, Eugent Bushpepa: El cantante albanés nos da unas palmas para presentar con su potente voz una propuesta con toques Aerosmith y folclóricos. Si obtiene un buen puesto será gracias a los agudos que es capaz de alcanzar con su prodigiosa garganta.

13. Francia: Mercy, Madame Monsieur: La cantante francesa es toda una Madame, aunque se vista con traje de Monsieur. Nada que le impida interpretar uno de los temas más bonitos de esta edición. Un medio tiempo de gran gusto con referencias al drama de los refugiados. Puede estar fácilmente entre los 10 primeros clasificados.

14. República Checa: Lie To Me, Mikolas Josef: El simpático representante checo se sube a la ola del célebre estilo Bruno Mars con el objetivo de contagiar con su marcha a las audiencias europeas. El resultado sin embargo es algo más discreto en directo y la canción no tiene toda la pegada que se esperaría para este estilo de música. No les miento si les digo que quedará en la parte baja de la tabla.

15. Dinamarca: Higher Ground, Rasmussen: No hay duda de que el estilo gótico va a ser uno de los protagonistas de esta edición. Dinamarca ha dejado las galletitas de mantequilla para el té y en Eurovisión nos trae un cantante que parece sacado de Juego de Tronos y una canción que suena a himno de guerra. Sin embargo, la batalla por el top 5, mal que les pese, suena a perdida de antemano.

16. Australia: We Got Love, Jessica Mauboy: La obsesión de Australia con el festival de Eurovisión es algo digno de estudio sociológico. Este año, hasta se han gastado dinero en pedir el voto para su canción en YouTube. Fetichismos aparte, Australia demuestra su dominio de los ritmos pop con una solvente canción que suena a lo Beyonce o Mary J Blige. Siguiendo su buena estela, obtendrá un buen resultado.

17. Finlandia: Monsters, Saara Aalto: Tras años intentándolo, la representante finlandesa al fin ha conseguido cantar por su país en Eurovisión. Lo hace con un tema monstruoso de estética gótica y una coreografía de otro mundo que habla de los miedos y la necesidad de superarlos. Podría alzarse con el triunfo si consigue comerse al resto de favoritos.

18. Bulgaria: Bones, EQUINOX: Bulgaria ha destacado en las últimas ediciones apostando por temas muy modernos y obteniendo posiciones muy destacadas. En esta edición, se quedan con un tema potente y elegante cantado por un cuarteto que recuerda al célebre Human de Rag N´Bone.

19. Moldavia: My Lucky Day, DoReDos: Moldavia se ha clasificado en pocas ocasiones para la final, pero este año lo ha logrado gracias a una de las puestas en escena mas curiosas que se verán en la final, con paneles a modo de ventanas que se abren y se cierran detrás de los cantantes moldavos. Si obtiene un buen puesto no será por suerte, sino por lo currado de su coreografía.

20. Suecia: Dance You Off, Benjamin Ingrosso: Siempre modernos y adelantados a su tiempo, los suecos nos traen una de las mejores puestas en escena de la gala, que parece un videoclip en sí mismo. Una canción con mucho rollo y claros toques a lo Michael Jackson o Justin Timberlake que promete tumbar a sus rivales a golpe de baile.

21. Hungría: Viszlát Nyár, AWS: El heavy metal siempre ha tenido su público en Eurovisión desde que los finlandeses Lorde se llevaran el triunfo en 2006. Hungría se sube al carro este año a golpe de guitarras eléctricas y gargantas desgañitadas. No son el último grito, pero tampoco obtendrán un mal puesto.

22. Israel: TOY, Netta: Es quizá una de las propuestas más diferentes de este año, y sin lugar a duda, una de las favoritas. El estilo “onomatopéyico” gallinesco de su rotunda intérprete sorprende en los primeros compases de la canción, aunque quizá pierde algo de fuelle hacia el final, justo lo que le ha sucedido en los rankings de las casas de apuestas. Huelga decir que la mayoría de votantes sólo escucharán una vez el tema antes de lanzarse a votar sus favoritos, lo que podría favorecerle de cara a un triunfo final.

23. Países Bajos: Outlaw In ‘Em, Waylon: A los holandeses les va el country, y es que no es la primera vez que apuestan por este género para ir a Eurovisión. Este año le añaden una voz desgarrada a lo Aerosmith, pero lo tendrán complicado para alzar tanto el vuelo.

24. Irlanda: Together, Ryan O’Shaughnessy: Irlanda, el país que más veces se ha alzado como el triunfo, pero que atraviesa una mala racha en el festival, nos propone otra balada romántica como una puesta en escena llena de magia que narra una historia de amor gay, algo que sin duda puede seducir a buena parte de los espectadores de la gala.

25. Chipre: Fuego, Eleni Foureira: A buen seguro que Chipre va a incendiar el pabellón con la canción más sexy y mamarracha de la noche. Con título en castellano, Fuego, cuenta con muchos boletos para hacerse con el triunfo final. Sin duda se trata de una canción con pegada, con una llamativa coreografía al estilo Lady Gaga, pero quizá con una letra demasiado simple para seducir a la mayoría de votantes eurovisivos.

26. Italia: Non mi avete fatto niente, Erma Meta y Fabrizio Moro: La última actuación de la noche nos trae a una Italia menos clásica que ocasiones anteriores y mucho más desenfrenada. Cuatro rompecorazones transalpinos se desgañitan ante nuestros ojos, y eso que no les hemos hecho nada. No deberían obtener un mal puesto.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »