Editorial de diario de noticias

40 años sin verdad son demasiados

Verdad, justicia y reparación, tres conceptos clave de Memoria Histórica que tienen una perfecta aplicación en el caso de los Sanfermines de 1978, un tema bloqueado por el PSOE en Madrid en contra de la postura del PSN en Navarra

Domingo, 13 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Verdad, justicia y reparación. Estos tres conceptos clave de Memoria Histórica tienen una perfecta aplicación en el caso de los Sanfermines de 1978. Más aún, porque lo que está en juego no es solamente lo que sucedió a las víctimas (entre ellas German Rodríguez, muerto por un disparo de la Policía, pero también a decenas de heridos), sino la necesidad de saldar una deuda con una ciudad entera que vio en aquel año sus fiestas reventadas por quienes en teoría deberían estar para protegerlas: las fuerzas policiales y las autoridades del Gobierno central. Cuarenta años son ya demasiados y este aniversario era una ocasión idónea para cerrar esa herida o al menos tratar de que cicatrice. Si no con imputaciones (en otros países como Argentina estos delitos no prescriben), sí al menos con saber la verdad. Porque a pesar del ingente esfuerzo de la ciudad, varias corporaciones, asociaciones, editoriales y sobre todo colectivos sociales (entre ellos las peñas) que desde el primer momento vieron la necesidad de abrir una investigación, todos los esfuerzos se han topado con el muro de la opacidad institucional que, a la postre, se traduce en impunidad. La sociedad necesita la verdad para avanzar. Queremos saber. Los familiares quieren saber. La ciudad quiere saber. No vale tratar de reducir todo a actuaciones particulares de determinados mandos o cargos. Es precisa una investigación nítida y depurar responsabilidades políticas. Al menos ante la Historia. Porque aquello no fue una casualidad. Navarra era una cuestión de estado. De ahí la importancia de la declaración aprobada por el Parlamento de Navarra el pasado mes de enero en la que se reclamaba la desclasificación de toda la documentación del Ministerio de Interior relativa a los graves sucesos de 1978. Propuesta que tuvo el voto favorable de UPN, PSN, Geroa Bai, EH Bildu e Izquierda-Ezkerra la única abstención del PP. Por eso choca de nuevo la actitud del PSOE (deslegitimando de paso a sus militantes del PSN en Navarra que habían votado a favor de la desclasificación de la documentación) y las del PP o Ciudadanos (las dos caras de la misma moneda españolista) con su rechazo a la propuesta llegada con el 96% de los votos del Parlamento foral al Congreso. Se puede llegar a pensar que de nuevo, cuatro décadas después, Navarra sigue siendo una cuestión de Estado. Escudarse en una previsible reforma de la Ley de Secretos Oficiales no sirve. Si llega, a más a más, bienvenida será, pero el pueblo de Iruña no puede esperar más y nuevamente ha recibido un carpetazo desde Madrid allá donde más le duele.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »

Últimas Noticias Multimedia