Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Harrera contribuyó el año pasado a la inserción laboral de 22 expresos

La asociación asistencial para antiguos reclusos y huidos celebró ayer en Vitoria su asamblea anual

J. Arretxe José Ramón Gómez - Domingo, 13 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Imagen de la asamblea celebrada ayer por Harrera en Vitoria.

Imagen de la asamblea celebrada ayer por Harrera en Vitoria.

Galería Noticia

Imagen de la asamblea celebrada ayer por Harrera en Vitoria.

San sebastián- La asociación Harrera, cuyo objetivo es “ayudar a la integración social de las mujeres y hombres de Euskal Herria que han sufrido la cárcel o el exilio”, anunció en su asamblea anual de ayer en Vitoria que en 2017 ha contribuido en la “integración laboral” de 22 personas y ha ayudado económicamente a 35 personas. Son unos datos a los que hay que sumar, según explicó la asociación que preside Sebas Barinagaerrementeria en la cita que se desarrolló en el centro cultural Aldabe de la capital alavesa, las ayudas económicas facilitadas a 35 personas, a 21 de ellas “sin recurso alguno”;y las ayudas a tramitar el DNI (13), el carnet de conducir (8) y la asistencia sanitaria a 23 personas.

“Podemos decir que estamos cumpliendo los objetivos que nos marcamos en nuestra fundación”, resumió Barinagaerrementeria en su intervención, que recordó que los estatutos establecen que la asociación “ayudará a la integración laboral de toda persona que ha recuperado su libertad tras estar encarcelada o exiliada”. “Si es importante analizar el pasado, también tenemos que mirar al futuro”, expresó el presidente de Harrera, que llamó a hacer frente “a los nuevos retos” y, para ello, “reforzar y consolidar Harrera”, con nuevos recursos, “sobre todo en Álava y Navarra”.

Con la vista puesta en este 2018, el vicepresidente de Harrera, Juan Karlos Ioldi, puso el foco en dos grupos de antiguos reclusos. “Muchos están llegando a la edad de jubilación, no han cotizado el mínimo y tenemos que afrontar esa situación”, expuso por un lado, para lo que sugiere “explorar la posibilidad de cotizar el tiempo de la condena”.

Por otro, y como ocurre con muchas personas de entre 55 y 60 años que se encuentran en paro, Ioldi diagnostica unos 55 expedientes de personas de esas edades “con dificultad para integrarlos laboralmente” y que, “por su edad, no pueden hacer cualquier tipo de trabajo”.

Cuestionado sobre si la disolución de ETA puede traer un nuevo escenario a Harrera, insistió en que la asociación “no valora decisiones ajenas”. Consideró que los cambios que se pudieran dar en política penitenciaria no afectarían a Harrera, que trabaja con “un listado de cuándo acaban la condena. En eso nos basamos para hacer una previsión” de cuántos presos pueden salir de la cárcel a lo largo de este año, cifra que Ioldi estima en “docena y media”.

Desde 2012 “Hay personas que no tienen ningún ingreso y les garantizamos un mínimo, pero a quienes tienen cotización mínima o RGI no les podemos ayudar, porque les quitarían esa ayuda institucional”, explica Ioldi, que añade que Harrera gestiona decenas de casos con “situaciones personales muy diversas, si tiene pareja, si trabaja, si no...”.

La asociación comenzó su andadura hace seis años, en 2012, y su labor se ha centrado en cuatro áreas: la jurídico-adminstrativa (como el carnet de identidad o el de conducir, la tarjeta médica, los subsidios y pensiones...), el área de la salud, la de la asistencia económica durante los 18 primeros meses de tras salir de prisión y el área profesional, con apoyo en la búsqueda del empleo.