Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Cuatro de cada cinco niños agredidos tienen secuelas psicológicas

Las niñas tienden a la ansiedad y la depresión y los niños al fracaso escolar y las dificultades de socialización

Lunes, 14 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Pamplona- Al menos el 80% de las víctimas de abusos sexuales en la infancia sufren consecuencias psicológicas. El subdirector de Familia y Menores, Mikel Gurbindo, explicó que el alcance del trauma depende de múltiples factores como la duración o la relación con el agresor, pudiéndose extender los daños hasta la vida adulta. En general, enumeró el experto, las niñas tienden a presentar reacciones ansioso-depresivas y los niños fracaso escolar y dificultades de socialización, así como comportamientos sexuales agresivos.

Las consecuencias de la victimización a corto plazo son, en general, devastadoras para su funcionamiento psicológico, sobre todo cuando en agresor es un familiar y se ha producido una violación. A largo plazo estas consecuencias son más inciertas, si bien Gurbindo aludió a que existe una ciertas correlación entre el abuso sexual sufrido en la infancia y la aparición de alteraciones emocionales o de comportamientos sexuales inadaptados en la vía adulta. De hecho, comentó, un 25% de los niños abusados sexualmente se convierten en abusadores una vez alcanzada su madurez.

El impacto de estos abusos durante la infancia depende de múltiples factores como el vínculo con el agresor, la existencia de violencia física, la actitud del padre o madre protector, la existencia de otros problemas familiares, el número de agresores sexuales o el tiempo que hayan durado los abusos, unas alteraciones que nacen, en parte, de la pérdida de seguridad de los menores. Esto se intensifica aún mas cuando estos abusos se producen dentro de la familia debido a pierden la fuente original de la seguridad. “Se produce una alteración importante en la percepción general de la seguridad y el peligro”, explicó, de modo que estas personas pueden sentirse en peligro en situaciones inocuas o se exponen a situaciones de riesgo sin una adecuada percepción del peligro. - L.H.