Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Las niñas en prepubertad y con discapacidad, quienes más riesgo corren

La menor capacidad para protegerse hace más fácil el abuso al haber menos opción de que lo denuncien

Lunes, 14 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Pamplona- Aunque la violencia sexual es un problema que afecta a ambos sexos, tiene mucha mayor incidencia en las chicas, especialmente en los casos de abuso intrafamiliar. Esto, explicó el subdirector de Familia y Menores, Mikel Gurbindo, puede deberse a que la mayoría de los agresores son varones heterosexuales. Otro factor de riesgo es la edad, pues más de la mitad de los casos se dan en la prepubertad. “Es una etapa en la que comienzan a aparecer muestras del desarrollo sexual, pero siguen siendo aún niños y pueden ser fácilmente dominados”, explicó. Esto último hace que corran más riesgo los menores con capacidad reducida para resistirse o revelarlo como los que aún no hablan o tienen discapacidad física o psíquica.

En lo que se refiere a la situación familiar, Gurbindo apuntó que los niños víctimas de malos tratos, en cualquiera de sus formas, son más fácilmente susceptibles de convertirse en objeto de abusos sexuales. “El incumplimiento de las funciones parentales, así como el abandono y rechazo físico y emocional del niño propicia que sean manipulados más fácilmente con ofrecimientos interesados de afecto, atención y recompensas a cambio de sexo y secreto”, explicó comentando que en un primer momento pueden sentirse halagados a pesar de que, con el tiempo, acabe produciéndose un sentimiento de culpa.

Gurbindo indicó que, aunque históricamente la violencia sexual infantil es “una de las peores formas de violencia contra la niñez y la adolescencia”, es una de las tipologías de maltrato más tardíamente estudiada. “Es un fenómeno invisible porque se supone que la infancia es feliz, que la familia es protectora y que el sexo no existe en esta fase de la vida”, asumió. Además, muchas veces carecen de daño físico visible y síntomas psicológicos reconocibles que permitan su detección y diagnóstico. - L.H.