Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Torra construirá una república catalana “unida en la diversidad”

Investido con la abstención de la CUP, el president ofrece un discurso más conciliador y social

Igor Santamaría - Martes, 15 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El candidato a presidente de la Generalitat, Quim Torra, se dispone a iniciar su intervención ante el pleno del Parlament.

El candidato a presidente de la Generalitat, Quim Torra, se dispone a iniciar su intervención ante el pleno del Parlament. (EFE)

Galería Noticia

El candidato a presidente de la Generalitat, Quim Torra, se dispone a iniciar su intervención ante el pleno del Parlament.

pamplona- Tras 199 días sin autogobierno, Catalunya tiene president y el horizonte despejado para desterrar el artículo 155 y recuperar el autogobierno. Quim Torra (Blanes, 1962), con los 66 votos a favor de JxCat y ERC y gracias a las cuatro abstenciones de la CUP, se erigió ayer en Jefe del Govern número 131 cinco meses después del 21-D y en una segunda sesión donde con una argumentación más mesurada que la del sábado insistió en que el president legítimo es Carles Puigdemont, a quien agradeció su “generosidad” aseverando que en un futuro “lo investiremos”. Convencido de construir una república catalana y desplegar un proceso constituyente, siendo “leal” al mandato derivado del 1-O, Torra volvió a incidir en que la actual situación es “excepcional y provisional”, y rebatiendo a la oposición que votó en contra (Cs, PSC, Catalunya en Comú y PPC) y le afeó de nuevo los tuits en los que cargaba contra algunas actitudes desde España.

Con un verbo más conciliador y lanzando un guiño al usar el castellano para reivindicar la construcción de una “república de todos, donde todos gocen de la plenitud de derechos”, el dirigente soberanista recalcó que su pretensión “no es una Catalunya uniforme, sino unida en la diversidad”, zanjó. Y para reforzar ese contrato se disculpó por los citados mensajes: “me arrepiento, no volverá a pasar”. Una vez se conforme el Govern y los consellers tomen posesión, el yugo del 155 dejará de apretar a las instituciones catalanas. Entre los fines iniciales de Torra, recuperar las competencias, recomponer la cohesión social y la prosperidad económica, admitiendo “algunos errores” del anterior Ejecutivo en sus últimos meses, y reclamando al adversario político y bajo la premisa del “díalogo” una autocrítica que disminuya la tensión entre Catalunya y el Estado español. Particularmente, que “rechacen la prisión preventiva” de los encarcelados por el referéndum y que reconozcan que “se han pisado los derechos personales y políticos”. Después de que la CUP le exhortara a trabajar por la república y la independencia, Torra les agradeció su “abstención constructiva” y animó a los anticapitalistas a estar “alerta” ante su labor por si cae “en la tentación del autonomismo”, ante lo que la formación antisistema asintió haberse puesto ya manos a la obra y estar “con la bandera roja a punto”.

El delfín de Puigdemont tiró de un discurso más social y fijó el objetivo de llegar al salario mínimo de 1.100 euros brutos mensuales, y recuperar las 16 leyes recurridas por el Gobierno del PP y suspendidas por el Tribunal Constitucional;prometiendo además una empresa Aigües Ter Llobregat “pública”, como reclamaba la CUP tras la polémica por su privatización, y a modo de gesto por tender el puente hacia su nombramiento. En su acción de gobierno, y en cuanto a política fiscal, retomará el “pleno funcionamiento” de la Hacienda catalana.

restituir a traperoEn asuntos de seguridad, se comprometió a “revertir del daño del 155” en el cuerpo de los Mossos después del cese del mayor Josep Lluís Trapero, imputado por el 1-O, por la aplicación del artículo constitucional. En cuanto a la Policía catalana, se propuso “devolver a la normalidad el ejercicio de sus responsabilidades y defender la honorabilidad de todos los miembros y mandos”. Igualmente, abogó por profundizar en la lucha antiterrorista y recordó a todas las víctimas, en especial a las de los atentados de agosto, instante en el que sí aplaudieron todos los grupos. Torra afirmó que defenderá la escuela catalana “como eje vertebrador de un modelo de carácter plurilingüe” y aumentará la dotación del profesorado, mientras que, en la universidad, avaló un sistema de precios en el que se deduzca por rendimiento académico, renta y lugar de residencia. En salud apostó por recuperar salarios del personal sanitario y retener talento, así como una nueva ley de salud para la sostenibilidad del sistema, con cobertura universal, y un plan integral de mejora de las listas de espera. Su guion abarca políticas de género e igualdad, la lucha contra la violencia machista y sexual, y un nuevo régimen sancionador para garantizar los derechos de LGTB;mientras que en infraestructuras llamó a recuperar la agenda catalana del corredor mediterráneo. En justicia, apeló a la “escrupulosa separación de poderes” con una administración más “ágil” donde el catalán se normalice como lengua de uso;y buscará equiparar el porcentaje del presupuesto de cultura al de los “países más desarrollados” de Europa con la reactivación del canon digital anulado por el TC.

En su discurso, dijo estar seguro de poder entablarse un diálogo para abordar el conflicto: “Aquí nos encontrarán siempre”. “Nuestro presidente es Puigdemont”, recalcó de cara a una legislatura que se vehiculará a través del Govern, el Parlament y la movilización ciudadana, y a través del Consell de la República, como Govern en el extranjero que pilote el líder de JxCat. A los catalanes les admitió que su mandato no será fácil porque coincidirá con los juicios a los dirigentes soberanistas. “Todos deberemos estar a la altura”, zanjó, para cerrar con un “Visca Catalunya lliure!”, proclama del democristiano Manuel Carrasco Formiguera antes de morir fusilado por las tropas franquistas.

Últimas Noticias Multimedia