Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
De 58 años, de baja médica y armado

Un policía destinado en Tudela se atrinchera en un juzgado aragonés

De 58 años y de baja médica, estuvo encerrado 5 horas armado y sin rehenes en La Almunia

Jesús Morales - Martes, 15 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Agentes de la Guardia Civil intentan acceder a la sede judicial en la que sucedieron los hechos.

Agentes de la Guardia Civil intentan acceder a la sede judicial en la que sucedieron los hechos.

Galería Noticia

Agentes de la Guardia Civil intentan acceder a la sede judicial en la que sucedieron los hechos.

PAMPLONA/ZARAGOZA- Un agente de la Policía Nacional destinado en Tudela, de 58 años de edad, permaneció ayer atrincherado con un arma de fuego en los juzgados de La Almunia de Doña Godina (Zaragoza) durante casi cinco horas antes de entregarse voluntariamente sin que nadie resultara herido. El funcionario, que estuvo encerrado sin rehenes en el interior del edificio judicial, se encuentra actualmente en situación de “baja laboral” por razones médicas y estaba afectado por algún “problema de tipo personal”, según indicó el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, tras los hechos.

Todo comenzó sobre las 12.00 horas, cuando Juan José P.G. se atrincheró en la segunda planta de los juzgados de La Almunia de Doña Godina, adonde al parecer se había trasladado con la intención de interponer una denuncia. Sin embargo, el hombre, miembro del Cuerpo Nacional de Policía de baja médica y destinado en la comisaría de Tudela, anunció que pretendía suicidarse e hizo salir a todas las personas que estaban en el interior del edificio.

Una vez que la Guardia Civil recibió comunicación de lo sucedido, agentes del Instituto Armado se personaron en la sede judicial de La Almunia de Doña Godina para desalojar a las personas que quedaban en dentro del edificio, así como un colegio, una guardería y varios establecimientos comerciales adyacentes, para establecer un cordón de seguridad alrededor de los juzgados. También se trasladaron hasta el lugar agentes de diferentes especialidades de la Guardia Civil y efectivos del Cuerpo Nacional de Policía.

CON UNA pistola Y UNA NAVAJAEl delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, señaló ayer que el agente, que portaba un arma de fuego y una navaja, podía estar afectado por un “problema personal”, aunque rechazó “especular” si era por motivos económicos o de salud. Alcalde valoró que no se produjeron daños personales durante el desarrollo del operativo y explicó que el hombre entregó voluntariamente gracias a la intervención de un mediador de la Guardia Civil que estuvo en contacto con él durante todo el suceso.

Tras deponer su actitud, el agente de la Policía Nacional fue evacuado a una unidad psiquiátrica de Zaragoza para ser sometido a una revisión por parte de los especialistas, según añadió el delegado del Gobierno en Aragón, que agregó que permanecerá ingresado “hasta que los médicos, los psiquiatras, digan que ya no corre riesgo su vida”, una cuestión que “hay que dejar en manos de los profesionales”.