Cañamero pide un convenio para jornaleros en Navarra antes de llegar a “la ley de la selva”

Denuncia la “debilidad sindical” y dice que en 20 años han perdido derechos

Fermín Pérez-Nievas - Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Diego Cañamero, en un campo de espárragos cerca de Mélida con otros jornaleros el lunes.

Diego Cañamero, en un campo de espárragos cerca de Mélida con otros jornaleros el lunes. (Foto: cedida)

Galería Noticia

Diego Cañamero, en un campo de espárragos cerca de Mélida con otros jornaleros el lunes.
“La debilidad sindical y la mano de obra sobrante han puesto al jornalero en esta situación”

tudela- Uno de los rostros más conocidos del panorama nacional de Podemos, Diego Cañamero, denunció ayer en Tudela que los jornaleros que vienen a coger espárragos han perdido derechos y empeorado sus condiciones en los últimos 20 años, por lo que reclamó a los sindicatos que tuvieran una mayor atención hacia este colectivo antes de que se imponga en Navarra “la ley de la selva”.

Así se manifestó Cañamero, diputado de Unidos Podemos y conocido como integrante del Sindicato Andaluz de Trabajadores por sus asaltos a grandes propiedades en Andalucía como las de los duques de Alba, durante su visita a la Ribera. El diputado estuvo en la noche del pasado lunes recogiendo espárragos con unos jornaleros de Jaén en una finca de Mélida, desde las 19.00 horas hasta las 24.00 horas. En su intervención defendió la existencia del PER, las conocidas como peonadas, que “solo cubren al 40% de los 500.000 jornaleros que hay en Andalucía”. Precisamente describió cómo 3.000 de esos jornaleros procedentes de la localidad jienense de Jódar vienen cada año a Navarra “a trabajar en la recogida del espárrago y de la uva”.

peor que hace 20 añosEl diputado de Unidos Podemos explicó que las condiciones para los jornaleros que vienen a Navarra, especialmente a la recogida del espárrago, han empeorado mucho en los últimos 20 años, como consecuencia del exceso de la “mano de obra sobrante” y la “debilidad sindical”.

diego cañamero

Diputado de Unidos Podemos

Según explicó “hace 20 años la gente venía, se le pagaba su vivienda, se le ponía su transporte, los vehículos y el carro para llevarlos a la fábrica eran del dueño y trabajaban al 50% del beneficio que se sacaba del espárrago. Hoy en día la casa, el coche y el carro lo pone el jornalero. Tienen que llevar los espárragos al sitio de compra y ya no reciben el 50% del dinero, sino el 40% ó 45% y además tienen que poner los plásticos (se vienen antes sin ganar un céntimo), pagarlos y quitarlos”.

Ante esta situación, Cañamero indicó que los sindicatos agrarios deberían tomar cartas en el asunto por lo que hizo un “llamamiento para que los sindicatos navarros intervengan y se regule con un convenio mínimo esta situación porque sino vamos a empezar a encontrarnos que en el tema laboral en Navarra llegará la ley de la selva. En Navarra de 20 años para acá se han perdido derechos en todos los campos y aspectos. Hace falta que la gente venga a trabajar pero hay que respetar la mamo de obra que llega”.

De esa manera, para que mejoren las condiciones de estos trabajadores del campo apuntó tres puntos fundamentales: que Inspección de Trabajo haga visitas periódicamente pero diarias a los campos, que haya elecciones sindicales a nivel estatal para los eventuales y que los sindicatos puedan firmar convenios colectivos. Con respecto a las elecciones sindicales para eventuales aclaró que “se debería poder votar y presentarse en cualquier provincia por lo que los delegados electos serían universales para cualquier provincia y podrían responder a problemas de todo el Estado. Hay 850.000 trabajadores agrarios que se encuentran en estas circunstancias”.

Durante la rueda de prensa que ofreció en la sede de Podemos en Tudela hizo hincapié en las condiciones en que trabajan cuando recogen los espárragos de noche. “Son jornaleros mineros con su linterna en la frente. Empiezan a las 20.00 horas y están hasta la mañana. No ves las nubes, te puede caer un chaparronazo y cuando no hace frío y calienta te comen los mosquitos porque van a la luz de la linterna. Es un trabajo denigrante y duro. Por lo menos que se compense”, concluyó.