La UE alerta del “invierno demográfico” pero baja al mínimo los fondos para política familiar

Solo uno de cada 12 euros del presupuesto social se dedica a hogares pese a que los mayores de 65 años superan en más de 18 millones a los menores de 15

Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Una familia pasea por una de las calles de Barañáin.

Una familia pasea por una de las calles de Barañáin. (Foto: Patxi Cascante)

Galería Noticia

Una familia pasea por una de las calles de Barañáin.

bruselas- El Instituto de Política Familiar (IPF) reclamó ayer a la Unión Europea, con motivo del Día Internacional de la Familia, más medidas efectivas de conciliación, así como para el fomento de la natalidad, teniendo en cuenta el “invierno demográfico” que sufre el cada vez más envejecido continente desde hace años.

El organismo civil independiente presentó en el Parlamento Europeo, a través de la vicepresidenta de la Federación Internacional del IPF, Lola Velarde, el Informe de Evolución de la Familia en Europa 2018, que alerta de la caída de los matrimonios y la natalidad, al tiempo que aumentan los divorcios y las interrupciones del embarazo.

Según el estudio, la UE destina cada vez menos dinero a las políticas familiares (2,4 % del PIB) o, lo que es lo mismo, solo uno de cada 12 euros que se destinan en Europa a políticas sociales.

realidad alarmante“En el Día de la Familia hay que alertar de la situación y sus consecuencias a medio plazo. Las expectativas para 2050 son muy preocupantes, tanto en términos económicos como de inestabilidad social”, afirmó Velarde.

“Los indicadores apuntan a que Europa está pasando por un invierno demográfico sin precedentes. No es para ser optimista, pero no significa que perdamos la esperanza”, señaló a la prensa, ante la que reclamó que la UE medidas “urgentes” de protección a la familia.

“La conciliación está en la agenda política de la UE, pero hace falta conseguir que las iniciativas se hagan realidad”, añadió la vicepresidenta.

Entre otras medidas, Velarde reclamó políticas de apoyo a la maternidad, que dijo se está viendo discriminada en países europeos como España “sobre todo por las deducciones de impuestos”.

Por otra parte, el IPF pidió a la Comisión Europea restaurar el Observatorio de política familiar, elaborar un libro verde de la familia que analice en profundidad el estado de la cuestión, así como medidas fiscales europeas, en cuanto al IVA, para determinados productos.

Más allá, Velarde solicitó “crear una verdadera cultura en favor de la familia” y “entender que las personas no son seres aislados”.

continente viejoLa afirmación del informe que establece que “Europa es ya un continente viejo” se basa en el dato de que uno de cada 5 europeos (el 19,2% de la población) tiene más de 65 años, superando los 97,7 millones de personas. Además, las personas mayores de dicha edad ya superan en más de 18 millones a los jóvenes menores de 15 años, un hecho que deja claro que la base del crecimiento poblacional se encuentra en la inmigración

En este sentido, el estudio pone el foco en un dato concreto: se han perdido más de 23 millones de jóvenes en 35 años, pasando de ser casi 103 en 1980 a 79 en el 2016, mientras que la población mayor de 65 años se ha incrementado en 36,4 millones de personas en el mismo periodo.

Las perspectivas son que, de seguir esta tendencia, en 2050 la situación será insostenible y Europa “se convertirá en un club de ancianos”. - Efe/E.P.

la cita

lola velarde “el aborto no es incompatible con la lucha contra la discriminación de la mujer”

La vicepresidenta de la Federación Internacional del Instituto de Política Familiar (IPF) declaró ayer en el Parlamento Europeo que apoya cualquier denuncia en pro de la igualdad de género, posicionándose así a favor del movimiento feminista Me too en favor de los derechos de las mujeres, incluido el aborto. “No veo incompatibilidad entre eso y reconocer la importancia del papel de la familia”, explicó Velarde, que estuvo acompañada en la Eurocámara por la eurodiputada conservadora eslovaca Anna Zaborska, así como por el presidente de la asociación de familias católicas de Europa, Antoine Renard.