Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Música

Arrebatos de pasión

Por Javier Escorzo - Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Cuesta creer que, tras casi dos décadas de carrera con El Arrebato (y otros quince con otros proyectos), Francisco Javier Labandón Pérez no hubiese actuado nunca en Pamplona. Desde luego, no será porque al sevillano le hayan ido mal las cosas;al contrario, vende discos como rosquillas y sus giras son de lo más extensas, pero no ha sido hasta que ha publicado su noveno disco, Músico de guardia, que ha venido a tocar a nuestra ciudad. En esta nueva entrega, Labandón vuelve a incidir en la conocida y efectiva mezcla de pop y flamenquito con la que ha conseguido sobrepasar el millón de discos vendidos, toda una proeza en estos tiempos de escuchas virtuales. A pesar de no haber tocado en esta tierra, por aquí también tiene un nutrido grupo de seguidores, como pudo demostrar un Teatro Gayarre al que solo le faltaron una docena de entradas para colgar el cartel de entradas agotadas. Había también grupos venidos de otras ciudades, incluso una fan octogenaria que había viajado desde Soria expresamente para presenciar el concierto.

Minutos antes de que los músicos pisaran al escenario, desde las butacas se coreaba el nombre el grupo. Con el viento a favor salió la banda (tres guitarras, bajo, teclados y batería), que comenzó la intro musical de Músico de guardia, la canción que da título a su último trabajo. En el momento de empezar a cantar salió Javier, con su célebre pañuelo acotando su rizada melena y abriendo los brazos. Duró poco parado frente al pie del micro y comenzó a moverse de un lado a otro, como seguiría haciendo durante toda la velada. Tras un comienzo más animado (Músico de guardia, Dame cariño, Quiero vida), soltaron el primer baladón, Ha llegado el momento, con unos elegantes juegos de luces, para adentrarse después en el pop con Aquí me tienes, cantada a voz en grito por el respetable. Los cambios de ritmo fueron constantes, pasando del medio tiempo de Cuando quieras quiero a la alegría rumbera de Hoy todo me va a salir bien, que gran parte del público recibió bailando de pie.

Intercalaron varios sets instrumentales en los que el cantante aprovechaba para salir de escena durante unos segundos y volver después con fuerzas renovadas. En esta ocasión regresó con tres temas de su último disco (Contigo siempre,Antorchas en la nieblay Que me quieras tú), que el público ya había agregado a su lista de clásicos (especialmente la última citada, que muchos salieron a bailar a los pasillos del patio de butacas). Uno de los momentos más emotivos llegó con Todo tiene su fin, himno de Los Módulos que fue presentado con un recuerdo al padre del artista, que falleció cuando este era muy pequeño. Después, El sonido de tus taconessorprendió por sus arreglos a lo big band y, ya en los bises y por petición popular, el himno del Sevilla Fútbol Club (aunque la leyenda dice que Javier es del Betis). Al final, hora y media larga de espectáculo que fue vivido con pasión por parte de sus seguidores.

Herramientas de Contenido