Trump amenaza con reactivar la presión a Corea del Norte si aborta la cumbre

Kim Jong-un anulará la histórica cita si Washington insiste en el abandono unilateral del programa nuclear

Jueves, 17 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El líder norcoreano, Kim Jong-un (i), y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, durante su encuentro.

El líder norcoreano, Kim Jong-un (i), y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, durante su encuentro. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El líder norcoreano, Kim Jong-un (i), y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, durante su encuentro.

Washington- Corea del Norte anunció ayer que se está planteando cancelar la histórica cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un debido a los planteamientos de Washington para que el régimen desmantele de golpe y por completo su programa atómico. El presidente estadounidense, Donald Trump, se mostró prudente al comentar la amenaza de Corea del Norte de cancelar la cumbre prevista para el 12 de junio, aunque reiteró que insistirá en la desnuclearización de la península coreana en su reunión con Kim. “No hay ninguna decisión. No nos han notificado en absoluto, tendremos que ver. No hemos visto nada, no hemos oído nada. Veremos lo que ocurre”, dijo Trump, en una muestra de prudencia poco habitual.

El mensaje coreano supone un importante jarro de agua fría tras meses de avances para mejorar las relaciones entre el aislado país y la comunidad internacional y para tratar de solucionarla cuestión nuclear en la península a través de la cumbre “Si EEUU está tratando de arrinconarnos para forzar nuestro abandono nuclear de manera unilateral, ya no estaremos interesados en el diálogo y tan solo podemos reconsiderar nuestra predisposición de cara a la cumbre”, reza la nota firmada por el vicecanciller Kim Kye-gwan y publicada ayer por la agencia estatal de noticias KCNA. El texto dice que las propuestas de desarme que han aireado en las últimas semanas miembros del Gobierno de EEUU “no suponen un intento de solventar el problema a través del diálogo” y acusa a Washington de “tratar de imponer el destino de las derruidas Libia e Irak” a Corea del Norte. “Funcionarios de Casa Blanca y la Secretaria de Estado incluyendo a John Bolton, asesor nacional de Seguridad, andan soltando afirmaciones sobre el llamado programa de desarme al estilo Libia”, explica la nota. Esto hace referencia al acuerdo que Trípoli y Washington firmaron en 2003 por el cual el régimen libio (finalmente derrocado tras el alzamiento de los opositores y los bombarderos aliados de 2011) eliminó su programa de armas de destrucción masiva y entregó su arsenal a cambio de incentivos económicos.

Inversión de capital privadoAdemás de Bolton, para consolidar un mensaje duro de cara la cumbre con Kim, Trump acaba de fichar como secretario de Estado a Mike Pompeo, quien dijo que Washington podría permitir la inversión de capital privado estadounidense en Corea del Norte siempre y cuando el régimen se desnuclearice primero. “Nunca hemos tenido ninguna expectativa de apoyo económico de EEUU y tampoco aceptaremos ese acuerdo en el futuro”, replicó ayer al respecto Pyongyang, que reiteró en numerosas ocasiones que considera su programa nuclear y de misiles como un garante para su supervivencia.

Ante la pregunta de si cree que las amenazas de Corea del Norte de cancelar la reunión son un farol, Trump se limitó a contestar: “Veremos lo que ocurre”. Unas horas antes, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, había asegurado estar “esperanzada” de que la histórica cumbre, aún pueda producirse. “Estamos listos para reunirnos, y si eso ocurre, está bien, pero si no, veremos lo que ocurre. Si no, continuaremos nuestra campaña de máxima presión”, amenazó.

La cita entre Kim y Trump sería la primera entre los líderes de EEUU y Corea del Norte tras casi 70 años de confrontación iniciada con la Guerra de Corea (1950-1953) y más de un cuarto de siglo de fallidas negociaciones. De hecho, supone un enorme giro en las relaciones entre Washington y Pyongyang desde la llegada de Trump a la Casa Blanca en 2017, ya que en su primer año como presidente la tensión escaló hasta el punto de que Trump amenazó con destruir Corea del Norte.

Este fin de semana se había dado un nuevo hito con el anuncio de Pyongyang de que está tomando “medidas técnicas” para desmantelar su centro de pruebas nucleares, que llevará a cabo entre el 23 y el 25 de mayo, algo que Trump agradeció como “un gesto muy inteligente y gentil”. La Organización para la Prohibición Total de Ensayos Nucleares (CTBTO, en sus siglas en inglés) se ofreció ayer a verificar el desmantelamiento y aseguró que puede emitir un veredicto en cuestión de dos o tres semanas. “Tenemos la tecnología para contribuir a verificar un acuerdo relacionado con el desmantelamiento del centro de pruebas nucleares de Corea del Norte”, aseguró el secretario ejecutivo de la CTBTO, Lassina Zerbo.

Según imágenes por satélite publicadas en Corea del Sur, técnicos norcoreanos parecen haber empezado ya con el desmantelamiento de Punggye-ri, en el noreste del país, según lo acordado en la cumbre intercoreana del 27 de abril. - D.N.

los datos

Acuerdo en 2003. En 2003, Trípoli y Washington firmaron un acuerdo por el cual el régimen libio (derrocado tras el alzamiento de los opositores y los bombarderos aliados de 2011) eliminó su programa de armas de destrucción masiva y entregó su arsenal a cambio de incentivos económicos.

Seis bombas. Corea del Norte ha hecho detonar seis bombas atómicas desde 2006, la última el pasado septiembre.