Celebración de la vida

El artista brasileño presenta en el Pabellón de Mixtos de la Ciudadela ‘Ayer. Hoy. Mañana. Futuro’, un retrato de su Salvador de Bahía natal que se podrá visitar hasta el próximo 1 de julio.

Un reportaje de Amaia Rodríguez Oroz. Fotografía Javier Bergasa - Viernes, 18 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El artista Bel Borba, junto a dos obras de la serie ‘Hoy’, dentro de la exposición que acoge el Pabellón de Mixtos de la Ciudadela.

El artista Bel Borba, junto a dos obras de la serie ‘Hoy’, dentro de la exposición que acoge el Pabellón de Mixtos de la Ciudadela. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

El artista Bel Borba, junto a dos obras de la serie ‘Hoy’, dentro de la exposición que acoge el Pabellón de Mixtos de la Ciudadela.Una imagen de la Plaza del Castillo de Pamplona, en la serie ‘Ayer’.Borba llena de color las fotografías de su Salvador de Bahía natal.

“Todas las intervenciones que hago tienen su razón de ser;si no, no sería arte” “El trabajo de un artista consiste en hacer que la gente sienta la vida de otra manera”

Su arte tiene un carácter intensamente urbano y es considerado como uno de los artistas plásticos brasileños más importantes del momento. Tiene una larguísima trayectoria y, después de toda una vida dedicada a la creación, podría decirse que no hay técnica ni espacio que se le resista. Prueba de ello es la exposición que acoge ahora, y hasta el 1 de julio, el Pabellón de Mixtos de la Ciudadela, donde bajo el nombre de Ayer. Hoy. Mañana. Futuro Bel Borba celebra la vida que surge en las calles de la ciudad que le vio crecer, Salvador de Bahía, y donde también se muestran algunos guiños a Pamplona, que aparece en algunas de las 150 obras que componen la exposición.

A primera vista, lo que más llama la atención de la exposición que Bel Borba trae a Pamplona y que ha sido capaz de crear durante los últimos cuatro años es la explosión de color en todas sus pinturas. Las imágenes, risueñas, humorísticas y amables sobre Salvador de Bahía, se hacen todavía más cercanas al visitante por el uso de colores intensos en todas ellas, que aportan un toque de calidez a la muestra. Sobre los lienzos, imágenes de calles, de edificios y de personas, sonriendo o paseando, que nos dan una idea de cómo es la vida diaria de la ciudad natal del artista. El elemento del tiempo es algo fundamental en esta exposición, distribuida por ese ayer, hoy, mañana y futuro que vienen a construir un concepto simple de coexistencia y equilibrio inventado a través de la reimaginación y expresión creativa de Borba. “El trabajo de un artista consiste en hacer reflexionar y permitir que la gente saboree y sienta la vida de una manera diferente y con otro punto de vista”, subraya él mismo.

El artista combina en su trabajo diversas técnicas y materiales, con procesos creativos y artísticos variados, que van desde óleos sobre papel revista, manipulaciones antiguas de imágenes de dominio público o captaciones de su teléfono móvil un día cualquiera, hasta imágenes de satélites con tomas verticales de distintos aeropuertos del mundo. Pero también hay espacio para los collages o las pinturas con una inconfundible marca de la naturaleza intervencionista.

La exposición comienza con el Ayer de Borba, donde se puede disfrutar de una serie de collages -26 grabados sobre papel- con recortes de revista sobre los diferentes registros de Salvador de Bahía. Según explica el comisario de la muestra, Tako Pezonaga, el artista “viola con estructuras, grafismos y otras intervenciones el paisaje y coloca la imagen en otra dimensión en el tiempo, espacio y contexto”, siempre con un punto “anárquico, desde el minimalismo y con atmósferas metafísicas, muchas veces jocosas”. Es el propio Borba quien sostiene que, aunque en estos 26 collages pueda dar una sensación de que las intervenciones “son realizadas por el azar, nunca es así”. Y, mientras habla, señala dos fotografías que fueron modificadas en momentos diferentes, sin él saber que era la misma fotografía, y cuyo resultado “es muy similar si no idéntico”. “Todo tiene su razón de ser;si no, no sería arte”, subraya.

Al lado de estos grabados se encuentra Hoy, donde el artista utiliza unas técnicas más acordes al tiempo actual. Para realizar estas obras, explica, utilizó su teléfono móvil “cuando estaba de paseo” y fotografió las escenas de una Salvador de Bahía cotidiana y contemporánea. “Soy un artista al que le gusta sentir la ciudad y su gente, y dedicar tiempo a esto”, señala el brasileño, que continúa afirmando que siente un atractivo “por los momentos de la vida”. Y así lo plasma en su obra. Para ello, Borba saca una fotografía, le aumenta el contraste al máximo y la imprime sobre un lienzo. “Después, mi trabajo culmina llenando las imágenes de colores y formas”, añade. Esta serie, compuesta por 20 grandes telas, muestran una serie de escenas que el autor conoce bien y que, además, podrían captarse en cualquier capital del nordeste brasileño.

Por otra parte, Mañana es un curioso conjunto de fotografías de diferentes aeropuertos del mundo desde una vista desde el cielo, en las que se pone en valor cada trazado gráfico y se exhibe una fisonomía futurista y poco común del grafismo de cada una de ellas, destacando una grafía con mucha personalidad. El acceso a las tecnologías avanzadas, hoy en día al alcance de todos, como internet, las impresoras digitales o los recursos fotográficos son la tónica de estas obras eminentemente gráficas, sin dejar de lado las técnicas más tradicionales como el pincel, los collages o el spray paint, que remontan a sus primeros años de carrera profesional. “Es una representación que el artista ha querido hacer de su visión del mañana, que será tan tecnológico como en estas imágenes parece”, explica el comisario de la muestra.

material inédito

Superposición de lenguajes

Las revistas como conductores de producción artística

Ocupando la mayor parte de la planta de arriba del Pabellón de Mixtos, se encuentra Futuro, la serie que el artista brasileño ha creado expresamente para esta exposición y que recoge 60 grabados en los que Borba hace una superposición de técnica y lenguajes. El artista manipula, tacha, resalta o redibuja páginas impresas de revistas con el fin de mostrar situaciones, personajes, elementos cotidianos o paisajes que hasta ahora nadie había presentado. “Las revistas especializadas influyen mucho en la producción artística mundial”, señala Borba, y añade: “Yo decidí incluirme en este proceso de influencia pero de una manera más invasiva, con ironía, absurdos y reflexiones mías, permitiéndome siempre realizar un ejercicio de libre creación, que para mí es lo más importante que pueda haber”.

Asimismo, la serie se completa con un audiovisual en el que el artista cubre constantemente a una modelo de distintos papeles, haciendo un collage sobre su piel. “Este vídeo viene a mostrar cómo las revistas pueden llegar a manipular a las personas;tiene unas connotaciones muy divertidas e interesantes”, concluye el comisario de la exposición.

etiquetas: bel borba