Bideak

Apellidos

por Bittor Arbizu - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Antes de nombrar algunos apellidos de las citadas zonas, que sorprenden por reflejar el llamativo movimiento de personas dentro del Viejo Reino de Nabarra, entorno a la Edad Media, vamos a hacer una introducción a cómo surgen los apellidos. A lo largo de la historia ha habido diferentes formas de designar o identificar a las personas.

En nuestro territorio lo más común era tomar el apellido del nombre del caserío o del pueblo de procedencia. En la zona norte donde el terreno es más escarpado y los caseríos más diseminados, lo normal era coger el nombre del caserío, ya que cada uno tenía su nombre propio, y por lo general eran descriptivos, es decir nos daban datos de cómo era o dónde estaba situado el caserío. Etxeberria ‘la casa nueva’, Garaikoetxea ‘la casa de lo alto’, Goikoetxea ‘la casa de arriba’, Bengoetxea ‘la casa de abajo’, Goienetxea ‘la casa de más arriba’, Erdikoetxea ‘la casa del medio’, Urrutikoetxea ‘la casa de lo lejos’, Ergoiena (Herrigoiena) ‘la parte arriba del pueblo’, Errigoiti ‘arriba del pueblo’, Erbiti ‘abajo del pueblo’, Erburua ‘la cabecera del pueblo’, es decir la zona más alta, tal como vemos en Urdiain.

En la zona Media, donde la agrupación de casas estaban más concentradas vemos que son abundantes los nombres de las localidades: Abaigar, Etaio, Barbarin, Morentin, Olejua, Murieta, Dicastillo, Arróniz. En la zona castellana lo propio es que los hijos tomen el nombre del padre para formar el apellido con el sufijo - ez, es decir que si el padre se llamaba Lope, Pero, Fernando, Hernando, Gonzalo... los hijos tendrían de apellido López, Pérez, Fernández, González. Son los llamados patronímicos.

Comentaremos también que en los territorios Reino de Nabarra el nombre muchas veces tenía el carácter de apodo, apelativo o mote, bien por las características físicas o psíquicas de la persona, es decir color facial, habilidades, empleos.

La curiosidad que me supuso ver el movimiento de gentes dentro del viejo Reino

Uno de los nombres más comunes que tenemos, además de Eneko/Iñigo, es el de Otsoa ‘lobo’ que tiene su equivalencia castellana en Lope. Ambos usados como nombre pasan a ser apellidos posteriormente. Al igual que los que citamos a continuación, con grafía actualizada, están documentados ya en el siglo XIII.

García es otro de ellos, que inicio su expansión según cita Menéndez Pidal “debido al casamiento de Alfonso III con Jimena, hacía 869 y del bautizo con nombre vascón, García, del primogénito de ese matrimonio, nombre desusado antes en el occidente”. Ese García, tiene precedente y como apellido lo tenemos en la forma Gastea en Lizarraldea. Otros nombres son Beltzo de Etxeberria, Garcea (Gartzea) Semeroiz de Galar… Según la mitología, recogido por Barandiaran, Jaun Zuria fue el primer señor de Bizkaia. Aquí el nombre es Zuria, ya que jaun es ‘señor’. Otro nombre habitual es Orti. Beltza ‘el moreno’, Gorri ‘rojo’, Gorritxo ‘rojillo’, Zuria ‘el blanco’… son nombres que pasan a ser apellidos. Como hemos dicho citaremos algunos, con grafía original, detallados por Mitxelena, que responden a características citadas: Sanco Ona ‘el bueno’, Eneco Arçaia ‘el pastor’, Orti Zalduna ‘el caballero’, Eneco Mutila ‘el muchacho’, Sansa Gutia ‘la menor’, Eneco Jauna ‘señor’. Orti Aravarra ‘el alavés’, Eneco Chipia ‘el pequeño’, Maria Ipuça ‘la gipuzkoana’, Eneco Belça, Domicu Surra ‘nariz’, Sanso Erlea ‘la abeja’… ¿Cómo interpretamos los apellidos compuestos que se dan en una zona que comprende gran parte de Araba, parte de Gipuzkoa y Tierra Estella/Lizarraldea? Es decir los compuestos que incluyen un patronímico, como Garcia de Albizu. Como hemos afirmado los apellidos por lo general son tomados del caserío, en documentos al hablar de una persona se cita “la casa de su apellido”, ya que coinciden. A dicha conclusión llegué mientras hacia una investigación sobre toponimia. Tras el Concilio de Trento se ordena registrar los nacimientos. Con ello tenemos datos entorno a 1530 sobre los bautizados, padres, caserío… de donde tras hacer una recopilación ves como se les da por apellido el nombre de la casa.

Muy ilustrativo es un documento de 1614, de Laudio/Llodio, pueblo que administrativamente para el pago de impuestos estaba dividido en cuatro zonas ó cuadrillas. Pues bien al citar los contribuyentes de la Cuadrilla de Larrea, actual Larra, aparecen los siguientes: Miguel de Anunçibay Urrutia, Sancho de Aranguren, Min. de Berrio..., Bartolo de Aranguti, Ynº de Eguia, Inº de Acuduy (Asudio), Ynº de Arexalduaga… Donde observamos que los apellidos de los ocho primeros coinciden con nombres del caseríos que sólo hay en esa cuadrilla de Larra, lo que demuestra la relación directa de caserío/apellido.

Pues bien, en esta localidad sólo en un caso, hablo un poco de memoria, se da un nombre compuesto, el Fernández de Ugarte, que no es casualidad ya que coincide con una de las dos casa-torres principales de la localidad, linaje notorio desde la Edad Media, es decir se podría interpretar, en casos, que incluir el patronímico podría responder a moda, imitación a familias poderosas, etc.

Los tiempos y circunstancias hacen que predominen o se pierdan unas formas u otras, en algún caso unos Fernández de Zuazo, habían perdido el Zuazo, quedando sólo el Fernández, que posteriormente han recuperado. En otro, un compañero me comentó que su abuelo era Zuazo, pero un secretario le dijo, que como era apellido alavés, que le ponía Martínez de Zuazo, y así se quedó. Aunque como hemos dicho en muchos casos el nombre pasa a ser apellido, y quizá entre esos tengamos el López de Dicastillo y otros similares.

Inicié este artículo por la curiosidad que me supuso ver el movimiento de gentes dentro del viejo Reino. Vimos que el padre de San Francisco se estableció en Xabier, siendo originario de Garazi (Bajanabarra) y que Lucio Urtubia (Cascante) conocido anarquista que fuera albañil, tiene sus orígenes medievales en la poderosa familia del Palacio de Urtubia (Laburdi), pero llamativo me resultó ver que en Arróniz, Allo… predomina el apellido Oses, Ossès en francés, y Ortzaize en euskera procedente de dicha localidad de Bajonabarra. Otro llamativo en los pueblos citados es Mauleon, Moleón cuyo origen estaría en Maule capital de Zuberoa, Mauleón-Licharre en francés y Maule-Lextarre en euskera. Sobre los apellidos podríamos incluir más matizaciones y datos. Otro día lo haremos.

Últimas Noticias Multimedia