Cinco empresas se disputan las obras de reforma de Pío XII

Obras Especiales se perfila como ganadora, y todas bajan hasta el 20% el precio de licitación
El plazo de ejecución es de seis meses

A. Ibarra/K. García Iñaki Porto - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Imagen del vial de entrada a la ciudad.

Imagen del vial de entrada a la ciudad. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Imagen del vial de entrada a la ciudad.

Pamplona- Cinco empresas han optado al concurso público convocado por el Ayuntamiento de Pamplona para llevar a cabo la obra más emblemática de esta legislatura: la reforma de Pío XII que abarca desde Venta Andrés hasta Bosquecillo. Las cinco firmas participantes quedaron con puntuaciones muy reñidas en el acto de apertura pública de ofertas que tuvo lugar ayer al mediodía. Obras Especiales de Edificación e Infraestructura SAU, antigua Obenasa, ha obtenido la máxima puntuación técnica y económica por lo que se perfila como empresa ganadora. Todas las empresas han tirado precios -el tope de un 20%- sobre el presupuesto de licitación por la que la diferencia está en las puntuaciones técnicas. Obras Especiales de Edificación ha obtenido 40 puntos, 39 Guillen, 37 Construcciones Mariezcurrena, 33 Excavaciones Fermín Osés SL, y 30 para Construcciones y Excavaciones Erri Berri. El presupuesto de partida ascendía a 1.993.795,75 euros y la antigua Obenasa propuso 1.595.072,66 euros. La empresa que resulte finalmente adjudicataria seguirá el diseño de CIMA Arquitectura para el desarrollo de unas obras que cuentan con un plazo de ejecución de 200 días naturales (seis meses).

Con este proyecto el Ayuntamiento persigue adecuar la ciudad a una movilidad más sostenible buscando una ciudad más segura, más accesible y con un tráfico más calmado. Los mayores cambios se concentrarán en las seis principales intersecciones con otras tantas vías localizadas en el tramo de intervención: avenida de Navarra, Iturrama/La Rioja, Sancho el Fuerte, Monasterio de Urdax, Vuelta del Castillo y Avenida del Ejército. Una vez realizadas las obras habrá dos carriles rodados por cada sentido de circulación. El transporte público circulará prioritariamente pro el carril exterior, donde hará sus paradas sin apartadero. Los carriles centrales, junto a la mediana, serán de uso básicamente para el vehículo privado, que también podrá usar los carriles más exteriores, pero subordinado al transporte público y sus paradas. Las ambulancias y los transportes de emergencias, como en cualquier vía, tendrán prioridad absoluta.

vía cicilistaEl proyecto posibilita la creación de una vía ciclista segregada (unidireccional en sentido de circulación de los vehículos) y protegida con bolardos y mallados. Se elimina la banda de aparcamientos en ambos sentidos que se convertirá en espacio para acoger tanto el carril bici como las nuevas zonas de ganancia peatonal. Los ciclistas tendrán por otro lado prioridad de salida en cruces con semáforos. La desaparición de 126 plazas localizadas hasta ahora en el trazado de Pío XII se compensará con la generación de 77 plazas rojas de rotación en horario comercial en calles adyacentes como Monasterio de Urdax, calle La Rioja, Iturrama o bolsas de aparcamiento en Pío XII en números 17, 18 y 21. Respecto al actual carril derecho, junto a la banda de aparcamientos, éste se convertirá en un espacio multifuncional, que pueda ser plataforma de espera para personas usuarias de villavesas, área de contenedores, aparcamientos para minusválidos, zona de carga y descarga...En dos de las intersecciones, Sancho el Fuerte y Avenida Navarra, ese espacio lo ganará el transporte público permitiendo de este modo establecer prioridades semafóricas para las villavesas.

El tramo de Pío XII correspondiente al cruce con hospitales, entre la Avenida de Navarra e Irunlarrea quedará para más adelante ya que necesita de un estudio más detallado en el que se está trrabajando.

El período comprendido entre el 4 y 15 de julio de 2018 que corresponde con las fiestas de San Fermín no computará a efectos de plazos y la obra quedará paralizada. Así, en el tramo comprendido entre el cruce con Sancho el Fuerte y la calle Bosquecillo, la zona deberá quedar libre de elementos de obra que deberán ser retirados con antelación. En el resto de la Avenida, si existiera alguna zona de obra, deberá quedar perfectamente vallada y señalizada, quedando la empresa adjudicataria responsable de enviar diariamente personal para comprobación del estado de estos elementos, recoge el pliego.

El contratista deberá adoptar las medidas que indique la Policía Municipal en lo que se refiere a la regulación del tráfico rodado y peatonal durante el transcurso de la obra. “Se tendrá especial cuidado en compatibilizar los usos, accesos, horarios de las instalaciones aledañas, colegios, etc”. La zona de acopio de obras se concentra en el actual parking situado en la trasera del colegio público San Juan de la Cadena. Una vez adjudicada la obra, el contratista deberá reestudiar el cronograma, ajustándolo a las fechas concretas en que se desarrollarán las obras.