presenta su segunda obra

Mikel Izal: "A menudo no importa la verdad, sino la polémica que genera clics"

En "Pescar en las nubes" (Planeta) sigue a lo largo de más de 300 páginas el "viaje emocional" de Eric

EFE - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 14:34h

Mikel Izal, en una imagen del pasado mes de abril.

Mikel Izal, en una imagen tomada el pasado mes de abril. (Archivo)

Galería Noticia

Mikel Izal, en una imagen del pasado mes de abril.

Madrid. Dice Mikel Izal que "el combustible para una vida feliz son las ilusiones". La más reciente, en su caso, pasaba por publicar una novela, "un tratado sobre si el olvido sana o destruye", el cual llega casualmente días después de protagonizar un torbellino mediático del que dice levantarse más fuerte.

"A menudo no importa tanto la verdad como la polémica que genera clics", lamenta el músico en una charla con Efe, tras ser señalado como supuesto acosador a través de las redes sociales, un estallido "demencial e injusto", a su parecer, que generó "la reacción positiva de una gran mayoría", lo que "ayudó a colocar las cosas en su sitio".

Izal (Pamplona, 1982), que ha puesto el asunto en manos de sus abogados, asegura ante esta situación que va a intentar "seguir siendo el hombre que siempre" fue, "el que cree en las personas analógicas, de carne y hueso", y en los tiempos adecuados para la reflexión, algo que manifiesta en su estreno como novelista.

Este se produce dos años después de su primera obra literaria, "Los seres que me llenan" (Aguilar), colección de relatos publicados en 2016 que, bajo la apariencia de cotidianeidad, escondía personajes con obsesiones inconfesables, una primera incursión que le hacía hablar de la escritura como "un hobby profesionalizado".

"Siempre me consideraré un aprendiz en esta materia, pero tengo esa misma consideración sobre mí mismo en el campo de la música", señala Izal, líder de la célebre banda del mismo nombre, señera del "indie" patrio, antes de subrayar que el "feedback" positivo del público fue el que le dio "seguridad" para seguir "arriesgándose".

También decía entonces que su primer relato largo era algo que quedaba muy lejos. ¿Qué pasó entonces? "Digamos que, cuando se me mete algo en la cabeza, me cuesta mucho sacármelo. El combustible para una vida feliz son las ilusiones, y en este caso tenía muy claro que una novela sería mi siguiente ilusión por cumplir. Tras mucho tiempo dándole vueltas, por fin encontré la historia", rememora.

En "Pescar en las nubes" (Planeta) sigue a lo largo de más de 300 páginas el "viaje emocional" de Eric, articulado entre el antes y el después del "despegue" o punto de inflexión en su vida con Claudia.

El protagonista vuelve a la isla que tantas alegrías le dio en el pasado y que ahora le devuelve un sabor amargo. "¿Qué mejor lugar para ser torturado que aquel en el que se fue feliz?", escribe Izal al inicio de su relato.

"El regreso a un lugar feliz casi siempre parece descafeinado, al menos a mí me pasa. Incluso cuando todo va bien en esa segunda vuelta. Imagínate que encima vuelves a ese sitio para sufrir, la tristeza se multiplica por mil", explica.

Eric conoce allí a Julio, un anciano con una aparente demencia que le impide recordar su pasado y con el que establece una relación que le ofrece la posibilidad de reconciliarse consigo mismo y, a la vez, descubrir los secretos del hombre.

"La novela se pregunta si el olvido es ingrediente de la felicidad o todo lo contrario. El paradigma del tonto feliz. El recuerdo transporta a menudo el dolor, pero también la alegría. En este sentido la novela es un tratado acerca de si el olvido sana o destruye", reflexiona su responsable.

¿Y es tan preocupante lo que olvida la gente como lo que recuerda en esta época de "fake news"?

"Vivimos en tiempos en los que todo es efímero. Se vive a toda velocidad y estamos perdiéndonos muchas cosas;por ejemplo, aquella sensación de degustar un disco de arriba abajo durante semanas. Éste es solo un ejemplo de la velocidad a la que consumimos y desechamos la información. Quizás habría que frenar un poco", valora el músico.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »