Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
3,2 millones INSCRITOS para EL referéndum

Irlanda vuelve a votar para despenalizar el aborto por sexta vez en 35 años

3,2 millones de personas se han inscrito para el referéndum que se celebra hoy

Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Carteles de la campaña en contra del aborto permanecen a las puertas de una iglesia en Dublín (Irlanda).

Carteles de la campaña en contra del aborto permanecen a las puertas de una iglesia en Dublín (Irlanda). (EFE)

Galería Noticia

Carteles de la campaña en contra del aborto permanecen a las puertas de una iglesia en Dublín (Irlanda).

dublín- Irlanda tiene hoy una cita con las urnas para decidir si quiere revisar la que, hoy por hoy, es una de las políticas sobre el aborto más restrictivas del mundo. Un referéndum servirá para decidir el futuro de la Octava Enmienda de la Constitución, en la que se consagra el derecho a la vida tanto de la mujer embarazada como del feto. Será el sexto referéndum en 35 años sobre un asunto que mantiene dividida a la sociedad irlandesa desde hace décadas.

Más de 3,2 millones de personas se han registrado para votar, lo que representa una ligera subida en relación a anteriores citas y da cuenta del interés y el debate que ha generado la propuesta en un país donde la tradición católica ha seguido marcando hasta estos últimos años gran parte de sus líneas políticas.

Los irlandeses deberán elegir si votan sí o no a una propuesta para eliminar la enmienda constitucional introducida en 1983, también tras un referéndum. El texto actual reza que “el Estado reconoce el derecho a la vida del nonato”, que equipara al de la mujer gestante, lo que ha supuesto la prohibición de los abortos en la mayoría de casos.

El plan presentado no plantea automáticamente la liberalización de las actuales políticas, sino que un nuevo artículo se limitará a dejar en manos del poder legislativo la elaboración de una ley “para regular la interrupción del embarazo”, lo que abre la puerta a que no tenga por qué existir necesariamente un riesgo para la vida de la madre.

Si triunfa el sí, se abre en Irlanda la posibilidad de que se legisle para permitir el aborto en todas circunstancias antes de las doce semanas de gestación y, a partir de dicha fecha, en casos específicos como que exista riesgo para la vida o la salud de la madre o que se confirme la inviabilidad del feto.

Una mayoría del Gobierno, con el primer ministro Leo Varadkar a la cabeza, reclama la derogación de la Octava Enmienda. Varadkar, el primer jefe de Gobierno abiertamente homosexual de Irlanda, considera “peligroso” el actual escenario legal, por lo que cree necesario aprobar una nueva legislación más acorde a los tiempos. Varadkar ha advertido de que, pase lo que pase, no habrá un segundo referéndum sobre la cuestión del aborto “en un futuro cercano”. “Seguro que no lo habrá con este Gobierno”, dijo, en un aparente llamamiento a la movilización ante una oportunidad que se presenta como única para quienes reclaman cambios desde hace años.

A nivel de partidos, el gobernante Fine Gael ha dado vía libre a sus miembros para votar en conciencia, igual que el principal partido de la oposición, Fianna Fáil. También se mira con lupa la posición de la Iglesia en un país que da pasos hacia el laicismo como lo demuestra el hecho de que en 2016 se identificaban como católicos el 71% de los irlandeses frente al 92% de 1991. Pero esta vez la Iglesia ha dejado el debate en el ámbito laico y ha dado un paso atrás en comparación con otros referendums.

el dato

3.000 mujeres abortan cada año fuera

14 años de cárcel. La Octava Enmienda se incorporó a la Constitución irlandesa en 1983 para impedir cualquier intento de liberalización del aborto en la católica Irlanda. Los llamamientos a derogarla se intensificaron en 2013 tras la muerte de Savita Halappanavar a causa de una infección después de que los médicos se negasen a practicarle un aborto. Su caso dio pie a cambios legales para permitir la interrupción del embarazo en caso de que la vida de la madre corra peligro. Salvo en esta circunstancia, puede ser castigado hasta con 14 años de cárcel. Más de 3.000 mujeres irlandesas viajan cada año al Reino Unido para interrumpir su embarazo.

etiquetas: aborto, irlanda