La gran evasión

Arturo Carreño Parras Jubilado y militante de IU - Sábado, 26 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Es el título de una película en la que se evaden de un campo de concentración nazi muchos prisioneros de guerra después de varios intentos fallidos. Sus protagonistas eran muchos y buenos, pero destacaba Steve McQueen. En España el título de la película será similar, pero la evasión es de capitales (dinero) a paraísos fiscales como Panamá, Islas Vírgenes y otros muchos. Estamos viendo que semana sí y semana también continúan salpicando los casos de corrupción, y sobre todo a personas vinculadas al PP en su gran mayoría y en comunidades emblemáticas como Madrid y Comunidad Valenciana. Desde luego, esto no es casualidad ni algo puntual, esta pandemia viene de lejos como son los casos de Rato, González, Granados, Bárcenas, Camps, Fabra, etcétera, y por si fuera poco, el de Cifuentes, y el pasado martes el de Zaplana y cuatro amiguetes más, de sobra conocidos por la policía y los jueces (al parecer se les acusa de blanqueo de unos 20 millones de euros). Como decían en la Sexta, no hay bomberos para apagar tanto fuego o no hay pan para tanto chorizo. Las elecciones están al cabo de un año, la corrupción no tiene límites y sigue campando a sus anchas, tenemos que tomar conciencia y estar a la altura, hay que cambiar esta política de recortes y de ladrones. No sé qué estamento público no está salpicado por la corrupción y por los grandes recortes. El paro no baja de los 4 millones, los y las pensionistas estamos hartos, la juventud no puede trabajar y se marcha fuera, las mujeres sufren violaciones y acosos, hay casi 3 millones de personas en pobreza severa, la educación y la sanidad van perdiendo calidad y los desahucios no cesan. ¡Pero qué país es éste! ¡Cómo se puede gobernar solo para sus votantes y poco más! Somos 45 millones, pero solo 15 pueden llegar a fin de mes, el resto se las ven y se las desean. Esto tiene que cambiar y el cambio vendrá con nosotros y nosotras: jubilados/as, viudas, parados, jóvenes. Esta situación es insostenible.