Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Parece que había que ser grande, y ser grande hundió a más de una caja”

Riezu achaca al modelo, y no a la intención de Goñi, el hecho de que la Caja terminase absorbida por CaixaBank

Sábado, 26 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El portavoz parlamentario de Geroa Bai, Koldo Martínez.

El portavoz parlamentario de Geroa Bai, Koldo Martínez. (Foto: J. Bergasa)

Galería Noticia

El portavoz parlamentario de Geroa Bai, Koldo Martínez.

pamplona- Si algo caracteriza el discurso de Lorenzo Riezu es la cautela y la ponderación de sus palabras. También cuando le preguntan -como hizo ayer Koldo Martínez, de Geroa Bai- si no pudo haber algún tipo de interés por parte del último equipo directivo encabezado por Enrique Goñi para que le entidad financiera navarra fuera finalmente absorbida por CaixaBank. “Intención no la pudo haber”, zanjó quien fuera antecesor de Goñi en la Can. Simplemente, lo que hizo desaparecer la entidad navarra fue desarrollar durante una década un modelo radicalmente distinto al que venía funcionando desde 1921. “Son dos culturas distintas: la de la solidez y la del tamaño. Y querer ser grande hundió a más de una caja”.

Es la principal reflexión que dejó Riezu durante la respuesta a las primeras preguntas que le formuló Martínez, que continuará el próximo viernes. “Nosotros vivíamos una cultura de empresa de mayor moderación, en la que dábamos a la solvencia una importancia por encima de otros valores”, sostuvo Riezu. Era una filosofía muy pegada al pueblo y al territorio, donde cada inversión se medía con el celo de una economía familiar, y en la que se “heredó el carácter austero de Juan Luis Uranga”, predecesor de Lorenzo Riezu y “con el que se medían mucho las cosas”. No les iba mal -en 1998, Caja Navarra era la novena entidad en ratio de eficiencia y la cuarta en solvencia-, pero ya en los últimos años ese modo de funcionar fue yendo a menos.

“Alrededor nuestra, en otras entidades, se habían convencido de que lo que había que hacer era ganar tamaño, necesariamente. Y nosotros nos preguntábamos, ¿por qué? ¿Por qué no colaboramos en algunos ámbitos y mantenemos nuestra propia identidad identificada con lo nuestro, que era el propósito de los fundadores?”, lanzó Riezu a la comisión, lamentando que la fiebre expansionista llegase a tal deriva que “algunas entidades se fusionaron sólo por tener más dimensión”. No fue el caso de la Caja de Ahorros de Navarra y la Caja de Ahorros Municipal de Pamplona. “Desde el ámbito empresarial podíamos decir: no. Pero teníamos servicios comunes, un marco territorial, y las ganas de compartir esfuerzos”. “Había que ser grande, incluso con fusiones extrañas. Y querer ser grande hundió a más de una caja”, concluyó. - A.I.R.