Capacitado para liderar a un grande. Siempre lo quieres en tu equipo

Por José Venancio López Por Javier Lozano - Domingo, 27 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

decir que un jugador deja huella a su paso por el fútbol sala es mucho decir. En el caso de Javi Eseverri es así porque ha estado 20 años compitiendo en la máxima categoría y muchos partidos en la selección española.

Para llegar a los 40 años compitiendo en activo fundamentalmente es porque se ha cuidado. Ha sabido trabajar para mantenerse en forma y ha sabido rendir. Ha sido inteligente. A la hora de jugar ha aprovechado sus cualidades y cuando las cualidades físicas se han ido perdiendo, ha sabido sustituirlas por cualidades tácticas. Eso ha hecho que haya sido un jugador que haya competido al máximo nivel. Y por supuesto, ha tenido una mentalidad competitiva.

Recuerdo el paso por la selección de Javi Eseverri. Ha sido un ejemplo de compañerismo. Uno de los jugadores más importantes para cualquier vestuario. Hacía piña en el grupo y en los momentos complicados siempre tenía una sonrisa o una broma. Es uno de esos jugadores que siempre quieres tener en tu equipo y, por supuesto, un ejemplo de dedicación y de compromiso.

Evidentemente es difícil de imaginar al Xota la próxima temporada sin él, pero quienes más le van a echar de menos son sus compañeros y su entrenador en el día a día. 20 años son muchos años.

El autor es seleccionador nacional

Me hubiera gustado entrenarle

deja una huella muy profunda. Es un jugador que en toda su carrera, que he seguido muy cerca, ha transmitido todo lo que un entrenador quiere tener en un jugador. Ir mejorando cada temporada e incluso cuando llegó con 40 años mostró su espíritu competitivo siempre, de mejorar cada año y hacer mejorar a sus compañeros. Es el jugador que a todo entrenador le hubiera gustado tener. Yo también. Se ha llegado a valorar esa posibilidad, pero nunca ha podido ser, afortunadamente para Xota, para Imanol y para la afición de Pamplona.

Primero genética. Después la cabeza que tiene él y por último la ilusión, que hace que tu cuerpo funcione mejor. Además, supongo que se habrá cuidado. No conozco su vida privada, pero lo normal es que se cuide.

Recuerdo como rival. Es un jugador que sabe ganar y sabe perder. Ha sabido estar en la pista siempre. No se resigna con la derrota, pero siempre ha estado dentro de la deportividad, lo que le convierte en un ejemplo en todos los sentidos. Y muy orgulloso de haberlo tenido en la pista, aunque hubiera sido en el equipo rival.

Se va a hacer extraño, sobre todo para Imanol, que será el que más le eche de menos.

El autor es entrenador de ElPozo Murcia

Con su retirada perdemos todos

en Navarra estáis muy contentos por haber disfrutado 20 años con él. Es bueno que él haya pasado toda su trayectoria deportiva en un club por todo lo que eso conlleva, pero ha sido una pena que sólo haya estado allí. Me hubiera gustado verlo en un equipo de los punteros, como Inter o Pozo, intentando ganar títulos a nivel nacional. Es curioso porque normalmente los jugadores que destacan en clubes que son económicamente inferiores, acaban recalando en clubes más poderosos tarde o temprano. El caso de Javi no ha sido así y es un privilegio poder estar toda tu carrera deportiva en tu club, en tu casa. Tiene que ver con su personalidad. Él está muy a gusto allí, en Ochagavía, en su tierra…

Cuando le entrené, era un pipiolo, un jugador que estaba empezando. Era muy extrovertido, un jugador que hacía vestuario, muy alegre. Era ya un buen jugador, físicamente era muy fuerte, usaba las dos piernas, buen defensor… un jugador muy completo. Para llegar a los 40 es primordial el aspecto físico, y también el aspecto mental para aguantar. Ha disfrutado hasta el final. Perdemos todos con su marcha, no sólo Osasuna Magna.

El equipo le echará de menos y se tendrá que adaptar a jugar de otra manera, porque es un jugador que no se puede sustituir, pero tiene que seguir adelante.

El autor es entrenador del Inter Movistar

las claves

con Javier se va un modelo. Ahora que hablamos tanto de los valores del deporte, estamos ante un claro caso práctico de los valores del deporte tanto dentro como fuera de la pista. Como persona y como profesional.

Para llegar a los 40 años jugando hay que ser muy honesto. Le conocí cuando todavía era un boceto del gran jugador que ha sido y lo llevé a la selección. Entrenaba como el que más, conocía sus limitaciones, minimizaba sus debilidades y explotaba sus fortalezas. Ha sido muy inteligente. Ha llevado una vida acorde a su profesión y a su edad.

Cuando lo llevé a la selección transmitía su pasión, su entrega, su honestidad. Un hombre con mucho pundonor, aparentaba, que luego lo comprobé, ser un excelente compañero, un hombre que nunca baja los brazos, con buen pase, buen regate, buen disparo…

Desde el principio quiso nacer y morir deportivamente en el Xota. Pero él estaba perfectamente capacitado no para jugar sino para liderar a un grande. Sabía lo que quería y ha seguido su camino. Ha sido coherente. Él era un verde de nacimiento.

Será extraño ver un Osasuna Magna sin Eseverri, como en su día un Pozo sin Kike… Son jugadores que han irradiado tanto, porque su figura tiene magnetismo, y tú asocias de manera intuitiva el club con el jugador.

El autor es presidente de la LNFS y exseleccionador nacional

Excompañero, rival y amigo

javi ha conseguido en estos 20 años lo más importante en la trayectoria de un deportista. Más allá de los éxitos y los trofeos, es el reconocimiento y el cariño de compañeros, excompañeros y rivales.

Como compañero he vivido muchas cosas con él. Cuando yo llegué a Xota me recibió con los brazos abiertos a Pamplona. Recuerdo la pareja que formaba con Gascón, que eran los líderes de aquel vestuario. Gran parte del éxito de Xota reside en haber tenido gente como ellos y como Imanol.

Ha tenido ofertas de equipos grandes. Yo creo que cuando yo estuve allí tuvo ya una de ElPozo, pero si él no ha jugado en un equipo grande es porque no ha querido, porque es muy de Navarra, muy de su gente.

Para llegar con 40 años en activo hay que ser de Ochagavía, comer como se hace allí y beber patxaran. Si no, es imposible. Bromas aparte, siempre era el primero a la hora de entrenar. Físicamente es un privilegiado, además de que se ha cuidado, pero su genética es así, no ha tenido lesiones de gravedad más allá de lo que todos sabemos.

Espero y deseo que siga ligado al fútbol sala y aunque no esté en el 40x20 pueda seguir ayudando al club a estar en lo más alto y saludarle cada vez que vaya a Pamplona. Siempre que voy, viene mi mujer y si podemos nos quedamos un par de días.

El autor es capitán de Inter y de la selección española