Teresa Catalán | compositora, musicóloga y miembro del consejo navarro de cultura

“Sobreponerse a las dificultades es el mérito más oculto y el más brillante”

A. Jiménez/A. Rodríguez Javier Bergasa - Domingo, 27 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Teresa Catalán, en el medio de la fotografía, se rodea de miembros del Consejo Navarro de Cultura.

Teresa Catalán, en el medio de la fotografía, se rodea de miembros del Consejo Navarro de Cultura. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Teresa Catalán, en el medio de la fotografía, se rodea de miembros del Consejo Navarro de Cultura.

OLITE.- La compositora, musicóloga y miembro del Consejo Navarro de Cultura Teresa Catalán fue la encargada de la laudatio de la Coral de Cámara de Pamplona, con una intervención cargada de elogios pero también de reconocimiento al esfuerzo y el duro trabajo de la entidad durante todos estos años para llegar hasta donde han llegado. “El elogio más grande que podemos hacer es certificar que, además de sus logros, nos han dejado en la memoria su principal conquista: la mejor música, que hemos disfrutado durante generaciones”, comenzó la compositora.

Catalán agradeció el vínculo que la Coral de Cámara de Pamplona ha mantenido con Navarra, desde que Luis Morondo fundara el coro allá por 1946, un músico “extraordinario y un excelente ser humano que ha marcado con su generosa iniciativa nuestro tiempo cultural, desde aquellos años y hasta hoy”. Pero, según añadió, ese camino se ha hecho porque muchas personas lo han conseguido, tales como los diferentes directores, coralistas, presidentes, juntas directivas o equipos de administración y comunicación.

A continuación, quiso resaltar algo que, según opinó, “no siempre se pone en evidencia”, haciendo referencia así al “esfuerzo, sacrificio, empeño, constancia o renuncias” que han mantenido hasta hoy “tantas personas contagiadas con aquella firmeza de su fundador”, sin menguar en ningún momento “su energía, su determinación y la búsqueda constante de la perfección”. “Sobreponerse a esas dificultades -continuó- es precisamente el mérito más oculto pero también el que ha sostenido la brillante trayectoria que les acompaña hasta aquí, hasta la consecución del más alto galardón que otorga Navarra en el ámbito de la cultura”.

Teresa Catalán hizo un pequeño repaso a la trayectoria de la Coral de Cámara de Pamplona, señalando que desde su nacimiento ha trazado unas líneas que nunca ha abandonado y que le caracterizan, tales como “su aportación a nuestro folklore, a nuestra lengua y al fomento y difusión de la música de su tiempo, tanto como la promoción y divulgación de la obra de los compositores navarros contemporáneos”. “Han sido -destacó- más de 4.500 conciertos celebrados en casa y a lo largo del mundo”.

Por otro lado, la musicóloga agradeció que la entidad galardonada siga “sosteniendo un servicio a nuestra sociedad, a su cultura y a su identidad”. “Es de justicia también que los compositores, desde la generación del 27 y hasta los de ahora mismo, destaquemos a quienes han sido capaces de solventar las múltiples dificultades de distinto orden, que implica programar obras de vanguardia”, dijo. Asimismo, sostuvo que gracias a la realidad que han hecho posible, Navarra “ha estado y está presente en la música vocal de todas esas generaciones, interpretada con excelencia y valorada unánimamente como un activo que nos señala pioneros en este ámbito, un hecho de gran importancia en la historia de la música y de la que podemos estar muy orgullosos”.

Para finalizar, Catalán dijo que es Navarra quien debe estar agradecida a la Coral de cámara de Pamplona por su aportación “con este gran premio que, sin duda, significa un hito en su trayectoria y un impulso de futuro”. Por eso, subrayó que el premio no es “un fin, ni tampoco es el final”. “En realidad -dijo- es una responsabilidad que compromete todavía más, si eso es posible, para seguir en el empeño de la excelencia y mirando a un futuro que todos agoramos fructífero artísticamente”.