El 5,8% de los navarros gasta en vivienda el 40% de su renta

El gasto del hogar ahoga a casi el 10% de la población en la mitad de las Comunidades Autónomas

Lunes, 28 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

pamplona- El gasto en vivienda supone una carga casi inasumible para casi el 10% o más de la población en ocho de las diecisiete comunidades autónomas, especialmente en Madrid, Canarias, Baleares, Catalunya, y Castilla-La Mancha, ya que destinan a este apartado al menos el 40% de la renta del hogar. En el caso de Navarra, la cifra de población es del 5,8%, siendo así la cuarta comunidad con menor porcentaje, por detrás de Aragón, Castilla y León y Extremadura.

Esto supone dificultades para acceder a una vivienda digna tanto en régimen de propiedad como de alquiler, en un momento en que la oferta de vivienda de protección oficial también se ha recortado, y existe una demanda potencial en este ámbito de 1.5 millones de hogares, aunque solo hay unos 400.000 demandantes registrados.

Las dificultades para mantener una vivienda se han incrementado desde el inicio de la crisis. Mientras en 2007 había un 8,3% de los hogares españoles que tenía gastos en este ámbito del 40% o más de sus ingresos, en 2016 el porcentaje se elevó al 9,5%.

Los gastos en vivienda incluyen el pago del alquiler o los préstamos hipotecarios, según el régimen de tenencia, pero también los recibos de agua y de luz, o pagos como el seguro, la cuota de la comunidad y otros de mantenimiento.

En algunas comunidades, como Madrid, la diferencia se ha disparado en la última década, al pasar de tener en 2006 un 6,6% de la población en esta situación de ahogo por los gastos de la vivienda, a un 14,3% en 2016, según los últimos datos del INE.

Mientras se encarece la vivienda, se produce un retroceso en vivienda pública “sin precedentes”, según el estudio El parque público y protegido de viviendas en España: un análisis desde el contexto europeo, de la Fundación Alternativas.

Los autores del documento advierten de que España puede acabar entre los países europeos con un menor nivel de protección social en este campo y “los mayores índices de exclusión residencial”. - D.N.