un economista de 64 años, ex DEL FMI

Mattarella encarga a Cottarelli formar gobierno para llevar a Italia a elecciones a principios de 2019

El antiguo directivo del FMI promete un gobierno neutral y advierte de que habrá elecciones después de agosto si no recibe respaldo

EFE - Lunes, 28 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 12:44h

Carlo Cottarelli (dcha), exdirectivo del FMI, mantiene una reunión con el presidente de Italia, Sergio Mattarella

Carlo Cottarelli (dcha), exdirectivo del FMI, mantiene una reunión con el presidente de Italia, Sergio Mattarella (EFE)

Galería Noticia

Carlo Cottarelli (dcha), exdirectivo del FMI, mantiene una reunión con el presidente de Italia, Sergio Mattarella

ROMA. El presidente de Italia, Sergio Mattarella, ha encargado formalmente a Carlo Cottarelli, un antiguo alto cargo del Fondo Monetario Internacional (FMI), que intente formar gobierno con el objetivo de dirigir el país hasta la celebración de nuevas elecciones en enero de 2019.

"Me presentaré al Parlamento con un programa que incluya la ley de Presupuestos y que lleve al país a las elecciones a principios de 2019 en caso de confianza o después de agosto" en el caso de que el gobierno no logre el respaldo en las cámaras, ha explicado Cottarelli en su breve declaración a la prensa tras reunirse con Mattarella en el Quirinale.

El antiguo directivo del FMI ha prometido un "gobierno neutral", cuyos ministros ha dicho que prevé anunciar en un breve plazo. "Me comprometo a no ser candidato y pediré lo mismo a todos los miembros del futuro gobierno", ha asegurado, al tiempo que ha dicho sentirse muy honrado por el encargo y que hará todo lo posible.

Por otra parte, en un intento por tranquilizar a los mercados y también a las capitales europeas, Cottarelli ha asegurado que su futuro ejecutivo hará una "gestión prudente" de los fondos públicos y ha apostado por un diálogo con la UE que defienda los intereses de Italia de forma constructiva, habida cuenta de que es uno de los países fundadores y "su papel sigue siendo esencial".

La designación de Cottarelli se produce tras el fracaso de Giuseppe Conte, quien contaba con el respaldo del Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga, las dos fuerzas más votadas en las elecciones del pasado 4 de marzo. Conte rechazó este domingo seguir adelante con la formación de gobierno ante el veto de Mattarella a su candidato para la cartera de Economía, Paolo Savona, un declarado detractor del euro.

Cottarelli tiene ante sí una tarea complicada. Necesitará del respaldo de 161 de los 315 miembros del Senado, una cifra díficil de obtener habida cuenta de que el M5S y la Liga suman 167 escaños en la Cámara Alta. Lo mismo sucede en la Cámara de Diputados, donde el que sería nuevo primer ministro necesita 315 votos a favor, pero los dos partidos más votados suman en este caso 347 escaños.

'MISTER SPENDING REVIEW' Nacido hace 63 años en Cremona, en la región de Lombardía, Cottarelli saltó a la primera plana política cuando en 2013 el entonces primer ministro de Italia, Enrico Letta, le nombró comisionado especial para la revisión del gasto, cargo por el que desde algunos sectores le apodan 'Mister Spending Review' (Señor de la revisión del gasto, en inglés).

Cottarelli llegó al Gobierno de Letta procedente del Fondo Monetario Internacional (FMI), donde comenzó su carrera como funcionario en 1998. Su nombre circulaba como uno de los candidatos favoritos de Mattarella para el cargo de primer ministro desde que comenzó la crisis derivada del complejo resultado de las elecciones legislativas de marzo.

Según el diario 'Il Corriere della Sera', Cottarelli comenzó su carrera en el servicio de estudios de Banca d'Italia, una entidad en la que comenzó a trabajar en 1981 tras graduarse como licenciado en Ciencais Económicas y Bancarias y después de obtener un máster en la prestigiosa London School of Economics.

Su etapa en Banca d'Italia y su breve paso por la compañía energética ENI dieron paso su carrera en el FMI en Washington. Desde octubre de 2017, Cottarelli ejercía de director del Observatorio de Cuentas Públicas de la Universidad Católica de Milán.