Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Osasuna gana y ya no necesita una carambola

la lucha por el ascenso | el equipo de diego martínez se impone al descendido lorca con un gol de unai garcía y depende de sí mismo en la última jornada para meterse en la promoción

Javier Saldise - Javier Bergasa/Mikel Saiz - Lunes, 28 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Varios compañeros abrazan a Unai García tras lograr el defensa navarro el gol de la victoria.VER VÍDEOReproducir img

Varios compañeros abrazan a Unai García tras lograr el defensa navarro el gol de la victoria.

Galería Noticia

Varios compañeros abrazan a Unai García tras lograr el defensa navarro el gol de la victoria.ReproducirVarios compañeros abrazan a Unai García tras lograr el defensa navarro el gol de la victoria.Lillo y Peña saltan en la disputa de un balón en un lance del partido.

pamplona- Osasuna cumplió con la parte que le tocaba, ganó al descendido Lorca en El Sadar, y aplaza hasta la última jornada la resolución del campeonato. Los tres puntos, mezclados con otros resultados favorables de la jornada, valen su peso en oro ya que permiten a los rojillos aferrarse a nuevas esperanzas para colarse en la promoción de ascenso. El equipo de Diego Martínez ha pasado a depender de sí mismo, quiniela casi inabordable al inicio de la penúltima jornada, y sin descender al detalle ya sabe que con una victoria en Valladolid, ante un rival directo, se aseguraría un sitio en la promoción de ascenso.

Los acontecimientos le han dado la razón al entrenador, que parecía que soltaba un farol cuando reivindicaba las posibilidades de su equipo si lograba los tres puntos ayer en juego, y colocan a Osasuna ante un feliz y exigente panorama para el último encuentro del campeonato regular. Metidos en este imprevisto campo de minas, en este torbellino emocional al que se ha llegado renqueando un poco, y como Osasuna también se ha prendado a la historia a partir de sonoras carambolas, las principales son las protagonizadas con Martín con salvación in extremis y con participación y éxito en la promoción de ascenso, hay camino para la esperanza a partir de no fallar.

El relato del partido previo que le lleva a Osasuna a tener sus considerables posibilidades de colarse en la promoción fue otra vez el de un encuentro feo, nada esperanzador en su puesta en acción, pero con un final feliz gracias al testarazo de Unai García.

A estas alturas del campeonato, con un partido decisivo para la resolución de la fase regular del torneo, no se debe hacer mucho caso al desarrollo del encuentro, en el que se hicieron méritos de sobra para ganar y también se padecieron los habituales apuros de un marcador ajustado, y sí al final, que pone a Osasuna en órbita, sin necesidad de mirar atrás salvo para atornillar algún desajuste.

Los rojillos, acostumbrados a patinar con frecuencia en casa, quizás saltaron a El Sadar con un plus de responsabilidad por lo trascendental de la cita. Y hubo un inicio con su parte de terror… En el primer tiempo, el equipo de Diego Martínez fue de nuevo ninguneado por el último visitante de la temporada, esta vez un contrincante con la tarea hecha en el campeonato, con el descenso consumado hace unas jornadas. Con una puesta en acción de nuevo previsible, atenazados y con una imagen gris, Osasuna dilapidó los primeros cuarenta y cinco minutos firmando una ocasión de gol, un disparo entre los tres palos de Lucas Torró, y pasando algunos apuros por las estiradas del Lorca. El equipo murciano provocó unas tímidas protestas desde la grada cuando estuvo a punto de adelantarse en el marcador tras un lanzamiento raso, junto a un poste, con la media hora luciendo en el marcador.

Un gol anulado a Xisco por una falta al portero y algunos remates de cabeza desviados fueron el expediente insuficiente que presentó Osasuna para llevarse el partido. Poco, como casi siempre en las primeras partes de esta temporada, esperando que llegara la buena versión en la segunda.

Tras el descanso, Osasuna ofreció un perfil definitivamente mejorado aunque medió un susto inicial que encendió alguna luz de emergencia. Manu Herrera, que dio muestras de innegable seguridad durante los noventa minutos, tuvo que lucirse ante un disparo de Peña que, de improviso, se había colado de extremo por la izquierda, augurando tormenta para la consecución de los tres puntos.

Osasuna cambió el paso a partir de ese momento y, por fin, ofreció los argumentos de un equipo que quiere ganar. En quince minutos firmó tres oportunidades clarísimas que estuvieron a punto de dar carpetazo al partido. En las ocasiones de Fran Mérida y Xisco brilló el acierto del portero visitante, y en la de Miguel Flaño, improvisado rematador en una jugada a balón, no hubo acierto en el último toque del central, con la puerta para él tras un fallo defensivo del Lorca.

Manu Herrera aún tuvo que lucirse ante Nando antes de que llegaran lances con su peso en el historia partido. Una oportunidad de David Rodríguez se convirtió en el prolegómeno del gol de Unai García. Fue en un córner con filigrana de Lucas Torró, ya que su toque de espuela del centrocampista tras el balón remitido desde la esquina fue martilleado por la cabeza del defensa.

Con el partido encarrilado, por fin con la botella descorchada, no llegó la calma a continuación porque Xisco no se cobró un penalti para su equipo tras un derribo absurdo sobre Lucas Torró. El delantero engañó al meta del Lorca en su lanzamiento desde los once metros, pero ajustó demasiado al balón a uno de los costados de la portería y el poste repelió su lanzamiento. Tras haberlo tenido en la mano, aún se dejó el encuentro caminar por un carril nervioso.

Fue un final con su punto de agonía, pero en el que las cuentas, con la victoria, alcanzan para llegar al último partido haciendo números propios, sin mirar los de otros. El sábado toca no fallar en Valladolid.