M5S y Liga no aceptan al candidato propuesto por el presidente de la República

El burócrata Carlo Cottarelli no obtendrá el respaldo del Parlamento italiano

Martes, 29 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Carlo Cottarelli, ayer después de recibir el encargo de formar Gobierno.

Carlo Cottarelli, ayer después de recibir el encargo de formar Gobierno. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Carlo Cottarelli, ayer después de recibir el encargo de formar Gobierno.
“Mi misión será aprobar la Ley de Presupuestos y conducir al país a las nuevas elecciones”

pamplona- Italia lleva ya 85 días sin Gobierno y los últimos acontecimientos políticos parecen indicar que continuará así muchos días más. La decisión del jefe del Estado, Sergio Mattarella, de encargar la formación del Gobierno a Carlo Cottarelli, un tecnócrata exdirigente del Fondo Monetario Internacional (FMI), fue duramente contestada por el M5S y la Liga, los dos partidos que propusieron al jurista Giseppe Conte, que a su vez renunció cuando el presidente de la República se negó a aceptar a Paolo Savona como ministro de Economía por su posición crítica con el euro.

El laberinto de la política italiana sigue ver una sin salida, ya que tanto el M5S y la Liga como la Forza Italia de Berlusconi ya han adelantado que no darán su confianza en el Parlamento a Cottarelli. Además, el Cinco Estrellas ha anunciado que iniciará en el propio Parlamento un proceso de destitución contra el jefe del Estado Mattarella por haber impedido la formación de Gobierno, mientras el líder de la Liga, Matteo Salvini dijo a los medios que “hoy no hay un Gobierno porque el presidente de la República ha hecho de árbitro a favor de un equipo”.

En estas circunstancias, el futuro de Cottarelli, economista de 64 años, como presidente es incierto. Ayer aseguró que había aceptado el encargo de formar Gobierno y que lo presentará en los próximos días, pero en caso de no conseguir la confianza del Parlamento dimitirá y seguirá solo para las funciones urgentes hasta las elecciones que se convocarían después de agosto.

Mientras la crisis política disparaba la prima de riesgo italiana por encima de los 220 puntos básicos, Cottarelli se comprometió a quedar al margen de la campaña política para las próximas elecciones, igual que los miembros del Ejecutivo que nombre. Su intención es realizar “una gestión prudente de las cuentas públicas” a la vista de las tensiones de los mercados sobre la economía italiana. También explicó la necesidad de entablar “un diálogo constructivo” con Europa, como país fundador, pero en defensa de los intereses de Italia, y aseguró que es esencial que el país siga en el área del euro.

carlo cottarelli

Encargado de formar Gobierno

tensión entre los partidos La designación de Cottarelli ha generado mucha tensión en la opinión pública y en los políticos, entre quienes apoyan al presidente de la República Mattarella y creen que defendió las instituciones italianas y quienes opinan que fue una intervención que perjudica la democracia.

El secretario de la Liga en la región de Lombardía, Paolo Grimoldi, ha criticado el veto de Mattarella y ha pedido a los miembros de este partido que gobiernan en esta región del norte de Italia que retiren “de las oficinas públicas la foto de Mattarella” porque considera que ya “no es un garante imparcial de los ciudadanos”.

El líder del Movimiento Cinco Estrellas, Luigi Di Magio, llamó a las bases y a los votantes de su organización para que se movilicen pacíficamente contra el veto del jefe del Estado y ha anunciado una manifestación en Roma el 2 de junio, día en el que se celebra la Fiesta de la República italiana.

En cambio, otros sectores políticos se movilizaron a favor de Mattarella, empezando por el Partido Demócrata (PD), que acaba de gobernar durante los últimos cinco años. El PD ha organizado concentraciones en distintas ciudades para mostrar su simpatía con el jefe del Estado, mientras que el secretario general regente de esta formación, Maurizio Martina, valoró que Matttarella ha defendido “la soberanía italiana”.

La delicada situación en la que se encuentra el país también ha dividido a la opinión pública y en las redes sociales se acumulan los mensajes a favor y en contra de su figura. Tanto es así que en Twitter se han creado dos etiquetas una que dice “yo estoy con Mattarella” y otra, justo lo contrario. - D.N.