Política lingüística del Gobierno de Navarra

José Martín Alústiza Madinabeitia - Martes, 29 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los navarreros (les califico de navarrerosy no de navarristas, como se autodenominan ellos, porque navarristaes el que defiende a Navarra ante todo y por encima de todo, incluidos sus intereses particulares, y navarreroes el que antepone las prebendas y privilegios que le concedan desde Madrid ante la traición y entrega de Navarra al poder central, por intereses bastardos cual fervientes descendientes del conde de Lerín) anuncian un manifestación para el 2 de junio en contra de lo que ellos llaman “imposición del euskera por el actual Gobierno de Navarra”

La organiza la dirección de UPN y la secundan, ¡cómo no!, el PPN y el PSN.

A propósito de las mentiras que están soltando para justificar la manifestación sobre la (inexistente) imposición del euskera por el Gobierno cuatripartito, conservo, y lo expongo para refrescar la memoria de la ciudadanía, una noticia aparecida en DIARIO DE NOTICIAS, allá por el martes 20 de enero de 2004, cuando el desgobiernode UPN, con el jotero de Corella al frente, se proyectaron las obras faraónicas que han hipotecado las arcas de la Hacienda foral hasta 2030 por turbios intereses que, como repetía en cada programa del concurso televisivo Un, dos, tres... la actriz Fedra Lorente en el papel dela Bombi,se preguntaba: ¿Por qué será ....?

La noticia a que me refiero es el informe proveniente de la Oficina Europea de las Lenguas Minoritarias, con el titular Severo correctivo desde Europa al trato oficial del euskera en Navarra. Se destaca, así mismo, “Según un informe, la Comunidad foral es el único lugar de la UE en el que el Gobierno trata de hacer retroceder a una lengua minoritaria”.

Entresaco del citado informe: “En la UE se entiende que la lengua es patrimonio de toda la comunidad, no sólo de sus hablantes”. “Nunca habíamos visto algo así: en vez de ir hacia adelante se va hacia atrás”.

El documento centra su análisis en la Ley del Vascuence de 1986. De ella critica la zonificación (algo también insólito en Europa) y considera muy negativo el famoso decreto que supuso un retroceso en el desarrollo de los derechos lingüísticos y generó gran contestación social.

Añade el informe, “Implementar políticas que discriminen positivamente la lengua minoritaria en ningún momento puede interpretarse como discriminar al hablante de la lengua normalizada....”.

Estos sólo son algunos retazos del informe en cuestión, para su lectura completa se puede acudir a la hemeroteca del día señalado.