Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Barkos, sobre la declaración conjunta con el Gobierno vasco sobre ETA: "Tiene su punto nuclear en la memoria y reparación de las víctimas"

GEROA BAI: "Es la desesperación de Esparza ante la desafección de la ciudadanía"

EP - Martes, 29 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 17:36h

Uxue Barkos, en comisión parlamentaria.

Uxue Barkos, en comisión parlamentaria. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Uxue Barkos, en comisión parlamentaria.

PAMPLONA. La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, ha defendido la declaración conjunta que realizó junto al lehendakari, Íñigo Urkullu, en Bertiz tras la disolución de ETA, un texto que, según ha afirmado, "tiene su punto nuclear en la memoria y reparación de las víctimas".

En una comisión parlamentaria, solicitada por UPN, Barkos ha recordado que el pasado 3 de mayo llegó el comunicado que "esperábamos desde hace demasiado tiempo, ETA anunciaba su disolución", el último paso de un proceso "largo" que se inició con el anuncio del abandono de las armas.

Tras subrayar que el comunicado en el que la banda terrorista declaraba su disolución contenía "carencias importantes", la jefa del Ejecutivo foral ha valorado que, no obstante, apuntaba a "una disolución unilateral y definitiva, una de las exigencias que habíamos manifestado claramente".

Por ello, una vez conocido este comunicado y con "la confirmación de que estábamos ante una disolución unilateral y definitiva", el Gobierno foral tomó la decisión de hacer una declaración institucional conjunta con el Gobierno vasco en Bertiz. Y ha remarcado que ella personalmente contactó con "todos y cada uno de los portavoces de esta Cámara" para informarles.

En cuanto a la declaración conjunta de los Gobiernos vasco y navarro ante la disolución de la banda, Barkos ha subrayado que pone el acento en "la importancia de la memoria y las víctimas tras el nuevo escenario que se abría" y ha leído el texto al que dieron lectura los presidentes de ambas comunidades. "Este documento como la declaración de la presidenta tiene su punto nuclear en la memoria y reparación de las víctimas", ha asegurado la jefa del Ejecutivo foral, que ha apostado por "construir una convivencia pacífica, real y justa".

Sobre el hecho de que la declaración se hiciera con el Gobierno vasco, ha recordado que en el convenio de colaboración suscrito por ambos ejecutivos se establecen líneas de colaboración mutuas en materia de paz, convivencia y derechos humanos, algo que no se incluye en convenios con otras comunidades, y ha calificado de "precipitadas y ridículas" las críticas de UPN y PPN.

Respecto a la propuesta de crear un grupo de trabajo entre los Gobiernos vasco, navarro y central para hablar sobre política penitenciaria, ha precisado que con ella se busca "trabajar en el cumplimiento de la ley y los estándares internacionales en Derechos Humanos desde el respeto a cada Parlamento". "Lo que el documento solicita es el final de la excepcionalidad de la política penitenciaria, siempre dentro de la ley. Nadie está pidiendo otra cosa", ha remarcado.

En su intervención, la presidenta del Gobierno foral ha asegurado que el Ejecutivo "en el ejercicio de su responsabilidad, ha trabajado en todo momento por estar donde y como debía estar y dar una respuesta adecuada a una exigencia, la disolución y desaparición" de ETA y ha reivindicado que "nuestros hijos se merecen una sociedad sin violencia, sin terrorismo".

"No podíamos, no debíamos y no queríamos pasar esta oportunidad para que ahora que ETA desaparecía las futuras generaciones puedan vivir en paz, sin violencia o terrorismo", ha expuesto Barkos, quien ha remarcado que su Gobierno ha promovido la colaboración institucional con otros gobiernos autonómicos y el Gobierno de España en materia de paz y convivencia. "Otra cosa hubiera sido irresponsable", ha zanjado.

GEROA BAI: "Es la desesperación de Esparza ante la desafección de la ciudadanía"

En el turno de los grupos parlamentarios, el portavoz de UPN, Javier Esparza ha considerado que desde el inicio de la legislatura Uxue Barkos "no ha querido discrepar ni llevar la contraria al PNV" y ha asegurado que "en aquello que tiene que ver con ETA, ha seguido exactamente los mismos mensajes y comportamientos".

Javier Esparza ha afirmado que "nunca antes una presidenta de Navarra había pedido permiso para hablar al lehendakari vasco" y ha dicho a Barkos que "no tiene legitimidad para hablar de política penitenciara y terminar decidiendo qué tiene que ocurrir con los presos".

Barkos le ha respondido que "no es seguidismo el trabajo a dos" y ha afirmado que "el monaguillismo más infame y lamentable que hemos visto en las últimas semanas en la política navarra" es la actitud que ha tenido la formación regionalista en la negociación de los Presupuestos utilizando el "chantaje" al Gobierno central con la mesa sobre la política penitenciaria.

Por su parte, el portavoz parlamentario de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha afirmado que "comprende la desesperación de Esparza ante la desafección de la ciudadanía" con él y ha asegurado que esto le lleva a "decir cosas como estas", algo que ha considerado "más propio de síndromes necesitados de tratamiento, no precisamente político, sino de otro tipo". Ha expresado el "respeto absoluto" de Geroa Bai por las víctimas" y ha lamentado que ETA "no ha dejado más que dolor, sufrimiento y miseria moral".

En representación de EH Bildu, Adolfo Araiz ha puesto en valor que "esta legislatura va a terminar con algo que tendría que ser motivo de una situación y de una alegría que parece que no la hay", pese a que "se han dado pasos importantísimos". Además, ha defendido que "cuando se habla de víctimas no solo se puede mirar a víctimas de un determinado signo" y ha pedido "una visión inclusiva de memoria, reparación y justicia para todas". "La política penitenciaria tarde o temprano se va a mover en este país", ha sostenido.

Desde el grupo de Podemos, Laura Pérez ha considerado que si ETA ha desaparecido y "lo podemos celebrar" no es gracias a "las políticas represivas del Estado y mucho menos gracias a ETA, sino por una sociedad civil que lo ha venido exigiendo desde hace años". Y ha acusado a UPN de "politizar el dolor con fines partidistas" y de "erigirse como los únicos representantes de las víctimas", mientras que "demonizan al resto" de formaciones. También ha sido crítica con las políticas penitenciarias de "excepción".

La socialista María Chivite, por su parte, ha valorado que el documento conjunto de los Gobiernos vasco y navarro "parte del reconocimiento del daño causado" y ha afirmado que lo comparten en "términos generales", pero ha criticado que no mencione a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y que en ese momento se refirieran a la política penitenciaria. Sobre este último aspecto, ha declarado que no rechaza de plano modificar la política penitenciara, algo que "habrá que afrontar", pero ha subrayado que "no cabe una amnistía".

Por parte del PPN, Ana Beltrán ha querido dejar claro que "quien ha derrotado a la banda ha sido las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los jueces y la sociedad civil" y ha cuestionado que Barkos "hiciera la declaración sólo con el Gobierno vasco", cuando ETA ha matado en toda España. A su juicio, el texto conjunto de ambos Ejecutivos es "inaceptable y en algún punto vergonzoso", ya que "antepone" la política penitenciara a las víctimas, y también ha recriminado a la presidenta navarra el apoyo de EH Bildu a su Ejecutivo.

Finalmente, José Miguel Nuin ha puesto de manifiesto que ETA "ya es historia, es pasado y ya se ha disuelto", lo que, según ha dicho, "abre a la sociedad expectativas y oportunidades de avanzar en la normalización, en la reconciliación y en una sociedad afianzada en el valor de la paz y los derechos humanos". Y ha considerado que el Gobierno de Navarra "ha acertado en sus decisiones". "Acertó al no participar en el acto de Kanbo y en el acto en Bertiz", ha argumentado.