Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Las acusaciones rebaten que el fallo de ‘la manada’ se califique como abuso

La víctima, el Ayuntamiento y el Gobierno coinciden con la Fiscalía en sus recursos en que el relato de hechos se corresponde con una agresión sexual
Dicen que hubo violencia e intimidación

Enrique Conde Unai Beroiz - Martes, 29 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Concentración de protesta contra la sentencia de ‘La Manada’ en Pamplona.

Concentración de protesta contra la sentencia de ‘La Manada’ en Pamplona.

Galería Noticia

Concentración de protesta contra la sentencia de ‘La Manada’ en Pamplona.

pamplona- La acusación particular, que ejerce la víctima, el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra coinciden en los recursos que ya han tramitado en la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra que la sentencia de La Manada contiene un error de calificación en el tipo penal aplicado, por lo que los hechos que se describen en el relato fáctico deberían ser constitutivos de un delito continuado de agresión sexual, cometido con violencia e intimidación, y no de abusos sexuales con prevalimiento (se aprovechan del abuso de superioridad) como finalmente así lo estimaron dos de los tres miembros que integran la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, que condenaron a nueve años de cárcel a los cinco procesados. La Fiscalía ya presentó su recurso la semana pasada en el mismo sentido, ya que entiende que se da por probada que concurre la intimidación de la que se valieron los acusados para doblegar la voluntad de la víctima. La representación letrada de la víctima entiende también como motivo subsidiario que la condena debería incrementarse según la pena máxima que fija el Código Penal (diez años).

En cuanto al texto presentado por el Ayuntamiento de Pamplona, que ronda el medio centenar de páginas, el abogado Víctor Sarasa recurre tres aspectos concretos de la sentencia: la calificación de los hechos como abuso sexual con prevalimiento, la calificación de hurto leve por la sustracción del teléfono móvil de la víctima y la absolución por un delito contra la intimidad por los vídeos grabados por los cinco condenados.

En el recurso se considera que “se produjo violencia física sobre la víctima tanto en la conducción al lugar donde fue agredida sexualmente como en la forma de acometer los diversos actos de contenido sexual ejecutados por los condenados”. Según los hechos probados en la sentencia, recuerda, “se infiere la existencia de violencia consistente en agarrar, sujetar, conducir, tirar del pelo, agarrar de la nuca (...) por parte de 5 personas de gran envergadura a una chica”.

Se expone, además, que “tampoco resulta necesario que la violencia haya sido causada por todos y cada uno de los acusados, resultando suficiente que cualquiera de ellos se aproveche de la ejercida por alguno de los sujetos activos”. También recuerda que “el hecho de no presentar lesiones o la pequeña entidad de las mismas, resultan ajenas al tipo penal de la agresión sexual”.

SOBRE LA INTIMIDACIÓNRespecto a la intimidación, el recurso considera que “estos efectos los puede provocar un sujeto sobre otro sin necesidad de proferir una amenaza;por ejemplo, a través de gestos, actitudes, con la mirada, de las características del lugar o del tiempo en el que se produce el encuentro, de la sorpresa, del número y apariencia de los agresores;o, lo que es más común, de una combinación de estos factores”. Por ello, señala que “la intimidación se produjo por número, fuerza y situación”.

El Ayuntamiento entiende de la exhaustiva descripción que la sentencia hace de los hechos que “no existió consentimiento por su parte (...) ante el bloqueo sufrido con ocasión de los traumáticos de los hechos, la absoluta desproporción entre las partes que hizo que esta se sintiera totalmente anulada, aterrada y a merced de los condenados, quienes con sus distintas actuaciones habían buscado crear esta situación de intimidación ambiental”. Incluso “puede darse la intimidación con la presencia de una actitud activa, cuando la conducta sexual se impone mediante actos tendentes a vencer la negativa de la víctima”.

El recurso señala que “la víctima fue privada de toda libertad para decidir” y que “su voluntad fue doblegada por una situación de temor, de tal intensidad como para anular su voluntad y sumirla en una actitud de sumisión y entrega”. “Su libertad sexual no fue coartada o condicionada sino que fue radicalmente eliminada”, motivo por el que el Ayuntamiento de Pamplona entiende que “no puede calificar como prevalimiento los actos de los condenados sino de agresión sexual por la existencia tanto de violencia como de intimidación”.

ROBO DEL TELÉFONO MÓVILEl Ayuntamiento de Pamplona recurre también la condena por un delito leve de hurto por la sustracción del teléfono móvil de la víctima. Se considera que “se produjo un robo con intimidación, pues obviamente, como consecuencia del proceso intimidatorio y violento desplegado por la totalidad de los acusados, la víctima se encontró carente de toda posibilidad de defender la posesión de su teléfono”. Continúa el recurso señalando en este aspecto que “la situación tanto de violencia como de intimidación opera también como instrumento para vencer la voluntad de la víctima a los efectos de que pueda perpetrarse la conducta típica propia del robo mediante violencia y/o intimidación, y se aprovecha para continuar la agresión dirigiéndola a otro bien jurídico, en este caso el derecho de propiedad de la víctima”.

los detalles

Tres aspectos cruciales: hay intimidación, hay robo y hay delito contra la intimidad. El texto presentado por las acusaciones para rebatir la sentencia de La Manada y que se considere como agresión sexual recurre tres aspectos concretos de la sentencia: la calificación de los hechos como abuso sexual con prevalimiento, la calificación de hurto leve por la sustracción del teléfono móvil de la víctima y la absolución por un delito contra la intimidad por los vídeos grabados por los cinco condenados.

Los abogados de la víctima incluyen como petición subsidiaria de la pena que se incremente la condena por abusos. En el caso de que no triunfe la tesis principal del recurso, que viene formalizado por agresión sexual, los abogados que ejercen la acusación particular en nombre de la víctima han incluido como petición subsidiaria de condena que se incremente la misma como abuso sexual hasta el máximo fijado en el Código Penal.

Una defensa lo presentó ayer y otra lo hace hoy. El abogado Agustín Martínez Becerra, que representa a cuatro de los cinco procesados, presentará su recurso de apelación a lo largo del día de hoy. Mientras, Jesús Pérez, defensor del guardia civil Antonio Manuel Guerrero Escudero, lo presentó ayer.

Ante la Sala de lo Civil y Penal del TSJN. Las apelaciones serán resueltas por la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, presidida por Joaquín Galve -presidente a su vez del TSJN- y formada por cinco magistrados.

SE INCORPORA UN INFORME

EL DAÑO MORAL DE LA VÍCTIMA

Se recuerda también la filtración de datos personales. En el recurso presentado por los abogados de la víctima también se ha incorporado un informe psicológico que acredita los daños y el tratamiento que sigue la víctima (algo que se debería haber acreditado ya en el juicio, puesto que conviene no olvidar que la joven se presentó a declarar con un informe de su psicóloga que no pudo ser incorporado a la causa, puesto que lo tenía que haber hecho en el momento oportuno y a través de su representación letrada). Además, reflejan en el recurso que se ha incrementado el sufrimiento y el daño moral de la víctima por un hecho novedoso, como ha sido la filtración de sus datos personales incluso a la vista merced al código de verificación que llevaba incorporado la resolución facilitada a los medios. Conviene recordar que por este hecho se ha abierto por parte del CGPJ una investigación para aclarar las circunstancias.