Eduardo Gómez director general de esic business&marketing school

“El aula debe convertirse en un lugar para compartir experiencias e interactuar”

El director general de Esic Business&Marketing School abogar por “transformar personas para crear un mundo mejor, más habitable, justo y humano”

Sagrario Zabaleta Echarte Iban Aguinaga - Miércoles, 30 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Eduardo Gómez, ayer durante su asistencia a la jornada en Baluarte, en Pamplona.

Eduardo Gómez, ayer durante su asistencia a la jornada en Baluarte, en Pamplona.

Galería Noticia

Eduardo Gómez, ayer durante su asistencia a la jornada en Baluarte, en Pamplona.

pamplona- ¿Cómo afronta Esic la era digital?

-La era digital y de la gran globalización está cambiando todos los sectores, y también el de las instituciones educativas. Esic está en el momento de atisbar el futuro, pero no como magos que predigamos qué va a ocurrir, sino como actores principales que construyen ese futuro. Queremos transformar personas para crear un mundo mejor, más habitable, justo y humano. Para ello, debemos seguir estableciendo un diálogo muy fuerte entre la escuela, la empresa y la universidad, porque si nos descuidamos, podemos sacar a la calle gente obsoleta.

¿Cómo se combina la vocación del alumnado con la demanda de las empresas?

-Debemos ayudar al alumno para que se conozca asimismo, encuentre su vocación y descubra su fortaleza y aportación. Cada persona estudia para devolver a la sociedad lo que antes le ha dado.

¿Por qué ahora se da tanto valor a las personas? ¿Antes no eran importantes?

-Siempre lo han sido. La persona es un valor absoluto. Aunque, muchas de las cosas negativas que nos ocurren, suceden por haber perdido la perspectiva del centralismo de la persona en un negocio o en la vida.

¿Cómo se combinan las capacidades del ser humano con la inteligencia artificial?

-Yo afrontaría esta situación con optimismo. Si siempre se pone en el centro a la persona, podremos llegar a colaborar con los humanoides porque no nos van a sustituir. Las instituciones educativas nos encontramos en un momento complejo porque no nos da tiempo a actualizar los programas al quedarse rápidamente obsoletos. Pero, debemos ser capaces de tranquilizarnos. Por ejemplo, hace unos días me decían en Nueva Orleans que puede que hayamos tomada la ruta equivocada en la inteligencia artificial y que tendríamos que volver a empezar, al haber olvidado cómo aprende el hombre.

¿Cómo se adelanta una escuela de negocios a formar alumnos con profesiones del futuro?

-Escuchando a la empresa para conocer sus necesidades y perfiles y a partir de ahí, construir los programas académicos. El aula debe convertirse en un lugar para compartir experiencias e interactuar en grupos reducidos.

¿En la era digital cree que siempre mandará el consumidor?

-Antes mandaban las marcas y te guiaban. Con las nuevas tecnologías, dominan los usuarios. Pero yo creo que dentro de poco, el consumidor tendrá un papel más pasivo, porque controlarán los algoritmos que reconocen los gustos de cada persona mediante los datos.

¿Tanto control sobre los gustos del consumidor no da vértigo?

-Sí, dejamos rastro. Creo que en breve nos vamos a reajustar. Estamos en los movimientos pendulares: en esta nueva era pasamos de la nada al todo muy rápidamente, para luego volvernos a centrar.

¿La regulaciones normativas podrán frenar esta tendencia?

-Pueden y deben. El Estado deberá crear el espacio propicio para proteger nuestra entidad, datos e intimidad allí donde no seamos capaces de llegar.

¿Va tarde el Estado?

-No, porque la ley va detrás de la vida. ¿Cómo se va a regular lo que no existe? Primero hay que hacer la prueba y el error.