Música

Danserie. Gusto por la danza

Por Teobaldos - Miércoles, 30 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Danserie Ensemble

Intépretes: Alfonso Iturria. Koldo Azkona. Isabel Abárzuza. Eneko Páez. Javier Navascués. Carlos Frutuoso. Gabriela López. Programa: obras de la Edad Media: Gregoriano, Alfonso X el Sabio, Teobaldo, G. Machaut;y del Renacimiento: Cancionero de la Colombina, Sandrin, Chardavoine, Arbeau, Gervaise, Praetorius, anónimos italianos y vasco. Programación: Escuela de Música Joaquín Maya. Lugar: auditorio de la escuela. Fecha: 28 de mayo de 2018. Público: lleno (gratis).

danserie Ensemble tiene la danza en su sangre. El concierto fue un éxito por elección del repertorio, las breves pero fundamentales explicaciones didácticas, y, sobre todo, la profesionalidad de sus intérpretes. Y un descubrimiento para muchos, del mundo sonoro de los pergaminos, de los instrumentos bajados de los cuadros y los pórticos, y de los palacios más o menos suntuosos, donde la música hacía olvidar las guerras, o las adornaba de épica. Lo más significativo, sin duda, de estos conjuntos historicistas, es el timbre diferenciado y propio que consiguen a partir de sus ricos y cambiantes orgánicos instrumentales. Aquí, mandaba mucho la cítola (cancionero de la Colombina) y el laúd (Cántigas) de Isabel Abárzuza, de sonido limpísimo, con una impecable y puntillista precisión en las notas y una sonoridad muy respetada por el resto. El colorido del grupo, a medida que se van incorporando los instrumentos, será, pues, siempre luminoso y claro. Este plano alto de la melodía, se ve culminado por las riquísimas y variadas intervenciones de las flautas, chirimía y salterio de Alfonso Iturria y Koldo Azkona;importantes primeras voces del ensemble, siempre enriqueciendo los temas, y en el caso de Iturria, aportando una percusión serena con el tambor, y un chasquido muy original con el salterio. En el otro extremo están la viola de gamba de Navascués - estética fundamental visual y sonora del todo grupo que toque estas músicas-, y el violonchelo -en este caso, con obligación de varias percusiones- de Carlos Fructuoso;ambos indispensables como cimiento y bajo continuo de todo el edificio sonoro. Y no sólo eso, sino tomando protagonismo en los pasajes adornados (Ahuntza), con el pizzicato (Unejeunebillette), o tocados como guitarra (Basssaimperiale). Por su parte, aportando texturas sonoras inconfundibles y, también, bajados de los capiteles de las catedrales, la zamfona de Eneko Páez, y la espineta de Gabriela López. Eneko tocó el instrumento híbrido de órgano y cuerda con verdadera maestría y afinación;suele sonar la zamfona siempre quejumbrosa, pero, en este caso, se logró una plenitud tímbrica poco habitual (Saltarello, por ejemplo);además de ser fundamental para dotar de grosor y cuerpo al conjunto. La pizpireta espineta asomó en un delicioso dúo con el laúd.

El público, muy atento y participativo, disfrutó de todo: tanto con las melancólicas canciones de amor (Teobaldo a Blanca de Castilla), como con las más descriptivas (Lucha de espadas);pero, los punto álgidos de entusiasmo fueron las más danzables: la Pavana, la Bransle de Bourgogne y Champagne -equivalente a nuestros corronchos-, el Ballo di Stefessania -un descubrimiento de la precursora de la Tarantella-, o Los Canarios, otro ritmo magnífico de Michael Praetorius, que recuerda al malambo argentino. La Pavana, además, se vio reforzada con voz y metales, por profesores y alumnos del centro;algunos de éstos de asombrosa corta edad.

La Danserie, supo solucionar, además, el problema del calor, que influye ferozmente sobre la afinación de los instrumentos antiguos -(media vida afinando y otra media tocando desafinados;es el sino de estos músicos;Isabel dixit, con mucha gracia). Pero, lo cierto es que conciertos como éste crean mucha afición a la música antigua, que en principio, parece más difícil de asimilar. Con esta exhibición de flautas hasta nuestro columnista, Tomás de la Ossa, se reconciliaría con el instrumento que, también con mucha gracia y razón, critica. (D.N. 29-5-18, pg.2)