Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Iglesias impulsará una nueva moción si fracasa la de Sánchez

El PSOE ofrece a los partidos consensuar la fecha de las elecciones si derrocan a Rajoy

Igor Santamaría - Miércoles, 30 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Rajoy e Iglesias en una reunión anterior.

Rajoy e Iglesias en una reunión anterior. (EP)

Galería Noticia

Rajoy e Iglesias en una reunión anterior.

pamplona- Pablo Iglesias impulsará una nueva moción de censura en caso de que la que defienda Pedro Sánchez desde mañana no logre los apoyos necesarios. Podemos y sus confluencias llevarán la iniciativa antes que prestar diputados a Ciudadanos para que sea la fuerza de Albert Rivera la que plasme la tercera moción de la legislatura contra Mariano Rajoy. “Si Sánchez fracasa el viernes hay una opción preferible a un Gobierno del PP: trabajar para que haya elecciones lo antes posible (...) Nos parece sensato en caso de que fracase la moción de Sánchez, que vamos a apoyar, intentar lograr que la palabra la tengan los ciudadanos”, aseguró el secretario general de Podemos, que ya presentó el año pasado una sin éxito.

Rivera cuenta con 32 diputados y le hacen falta tres para una moción. “Nosotros no necesitamos prestar diputados a nadie. Ciudadanos no puede presentar una moción. Nosotros, sí. Estaríamos dispuestos a dialogar con ellos y ya veríamos cuál es el resultado”, aseveró Iglesias, comprometido a respaldar sin condiciones la iniciativa del PSOE pero endureciendo su discurso contra la estrategia socialista. Y es que Sánchez dejó claro que, de tener éxito y lograr el apoyo de 176 diputados, presidiría durante meses un Gobierno monocolor, es decir, exclusivo del PSOE y sostenido por apoyos externos. Los diputados socialistas y de Unidos Podemos sumarían 156. “Queremos un Gobierno progresista con el máximo respaldo parlamentario posible. Nadie en su sano juicio defendería un Gobierno sostenido por solo 84 diputados”, censuró el líder de Podemos, que acusó a Sánchez de “irresponsable”.

“Nosotros pensamos que el PSOE debería buscar los apoyos para construir un Gobierno estable con un programa social en el que bastaría con sacar las iniciativas vetadas por el PP o bloqueadas por la Mesa que controlan el PP y Ciudadanos. Y ofrecer al mismo tiempo un escenario de diálogo para resolver la cuestión territorial. Creo que eso nos podría permitir tener 176 diputados para sacar adelante la moción de censura y al menos un Gobierno que tuviera 156 votos, que son más de los que tiene el PP”, argumentó Iglesias.

censura y estabilidad socialistaEn este escenario, Sánchez ofreció al resto de partidos consensuar la fecha de las elecciones si es elegido presidente, y es que primero quiere consenso sobre la censura a Rajoy y luego respecto a la estabilidad de la vida política. El PSOE inició contactos con el resto de formaciones -PNV, ERC, PDeCAT, Podemos y Compromís- pero no para negociar nada sino solo como “cortesía parlamentaria”. “La hoja de ruta es meridianamente clara”, señaló el líder socialista ante las dudas sobre la concreción de sus planes. “Lo primero es un consenso en torno a la censura;segundo, en torno a la estabilidad del país, y después, consenso en dar la voz a los ciudadanos”, recalcó. “Nosotros, como líderes de la oposición en una democracia parlamentaria, hemos asumido nuestra responsabilidad, y humildemente pedimos al conjunto de fuerzas parlamentarias que asuma la suya”, reclamó. Y añadió: “Que consensuemos todos juntos la censura necesaria, exigible, que espera el conjunto de la ciudadanía, al PP y al presidente del Gobierno, y posteriormente hablemos, tendamos puentes para estabilizar y normalizar en nuestro país y convocar a los españoles a las urnas para que decidan con su voto el futuro a dar a su país”.

Fue el propio Sánchez quien llamó a los distintos partidos, como reveló ERC, en este caso a Joan Tardá, derivándolo a José Luis Ábalos, secretario de Organización, como interlocutor. Además de con Podemos y el PNV, Sánchez intercambió mensajes con el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, y Ábalos conversó con el portavoz de Compromís, Joan Baldoví. Desde Ciudadanos no quieren saber nada si el PSOE no propone otro candidato distinto para convocar elecciones de inmediato.

La estrategia socialista pasa por que el resto de partidos decida su voto a la censura a Rajoy con la respuesta a una pregunta: “Es muy clara: si tras conocerse la sentencia de Gürtel, Rajoy puede continuar al frente del Gobierno”. “La respuesta es sí o no, no hay posiciones intermedias”, zanjó Sánchez tirando de dos variables. “Que no hay ningún calculo político ni electoral que justifique la permanencia de Rajoy como presidente” y que el éxito o fracaso de la moción afecta a la calidad de la democracia española. “El sí a la moción no es un sí al PSOE, es un sí a una democracia que se valora a sí misma”, defendió un líder socialista a quien los barones le privan de pactar con independentistas.

duros reproches de pp y c’sEntre tanto, tanto Ciudadanos como el PP le azuzan en caso de que salga victorioso. “El PSOE del no es no ahora dice sí a sí mismo para ser presidente por la puerta de atrás con el apoyo de Rufián, Torra y Bildu”, apuntó el diputado naranja del Parlament Fernando de Páramo, que se expresó en los mismos términos que el popularJavier Maroto. “Se estarán frotando las manos Puigdemont, Torra, Rufián o Bildu”, indicó el vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP. “El señor Sánchez tiene que pensarse si quiere ir de la mano de Bildu y de los independentistas a una moción que deja a España en segundo lugar. Solo falta verle yendo a Berlín a pedir el apoyo a Puigdemont”, añadió Fernando Martínez Maíllo, para quien Sánchez ha pasado “de ser un hombre de Estado a un Judas”. El portavoz del Gobierno español, Iñigo Méndez de Vigo, alertó de que un “Gobierno Frankenstein” presidido por Sánchez tendría que actuar o con los Presupuestos prorrogados de 2017, que el PSOE no votó, o con los de 2018 que se encuentran en el Senado y que tampoco votó.