La OCDE eleva su pronóstico de crecimiento para España pero cree que no cumplirá con el déficit

Advierte sobre la marcha atrás en la reforma de las pensiones porque amenaza, a su juicio, la sostenibilidad financiera

Jueves, 31 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

parís- La OCDE revisó ayer al alza las previsiones económicas para España este año y el próximo, pero lanzó una seria advertencia sobre la marcha atrás en la reforma de las pensiones porque amenaza, a su juicio, su sostenibilidad financiera a largo plazo. En cuanto al déficit presupuestario, seguirá estando por encima de las exigencias europeas.

La Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aumenta las cifras de crecimiento del producto interior bruto (PIB) español al 2,8% en 2018 y al 2,4% en 2019. Eso supone, respectivamente, cinco y tres décimas más que lo que había anticipado en noviembre, una de las mayores correcciones de los países miembros, que un año más colocarán a España bien por delante de la media de progresión en la zona euro, del 2,2% este año y del 2,1% el próximo. Y netamente por delante de sus principales socios: Alemania (2,1% tanto en 2018 como en 2019);Francia (1,9% esos dos años) e Italia (1,2%).

Las cifras de la OCDE sobre España van en la línea de las presentadas hace apenas unas semanas por la Comisión Europea (había estimado un 2,9% en 2018 y un 2,4% en 2019), con las del Fondo Monetario Internacional (2,9% y 2,2%) y con las del propio Gobierno (2,7% y 2,4%).

Una de las razones de esta revisión es que los autores del estudio consideran que se han contenido las consecuencias económicas de la incertidumbre política en torno a Cataluña, que en noviembre había empeorado.

Detrás de esa recuperación “robusta y equilibrada” está el buen comportamiento del consumo privado, así como el tirón de la inversión y de las exportaciones, factores que se van a moderar este ejercicio y el que viene.

En cualquier caso, la expansión económica va a seguir permitiendo la reducción de la tasa de paro (la más elevada de toda la OCDE, a excepción de Grecia), que debería pasar del 17,2% en 2017 al 15,5% en 2018 y al 13,8% en 2019. Continuará la disminución del déficit público, que tras el 3,1% del PIB en 2017 caerá al 2,4% en 2018 (dos décimas menos de lo estimado por Bruselas) y al 1,5% en 2019. A ese respecto, los autores del informe insisten en que para reducir el peso de la deuda pública (aunque disminuye desde 2016, seguirá siendo del 96% del PIB en 2019) el Gobierno debería ajustarse a sus objetivos de medio plazo. - Efe