El falso crimen de un periodista ruso destapa la misión para matarle

Arkadi Babchenko aparece vivo ante la prensa en Ucrania tras darle por muerto el martes

Jueves, 31 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

kiev-El periodista ruso Arkadi Babchenko, cuya muerte violenta se anunció ayer, “resucitó” ayer en Kiev como parte de una operación de la inteligencia ucraniana para destapar un supuesto complot de Rusia. “Todavía estoy vivo. Se han quedado con las ganas”, dijo el periodista crítico con el Kremlin, tras explicar que no tuvo otra opción que fingir su muerte para evitar un atentado contra él. Rusia tachó de “provocación” la escenificación del asesinato.

Las autoridades ucranianas difundieron la falsa noticia de que Babchenko había fallecido el martes, cuando era trasladado a un hospital tras ser tiroteado frente a su domicilio en Kiev.

Su supuesta muerte causó conmoción en el país y se empezó a colocar flores en su memoria, mientras la comunidad internacional se hizo eco de la noticia y pidió una investigación. Varios activistas llegaron a concentrarse frente a la embajada de Rusia en Kiev en protesta por el supuesto asesinato de Babchenko, mientras que el primer ministro ucraniano, Vladímir Groisman, condenó su muerte y acusó públicamente a Rusia de conspiración. Según el relato de la policía, su esposa había encontrado su cuerpo delante del portal de su casa.

resucitadoUn día después el periodista reapareció en una rueda de prensa con los servicios secretos ucranianos y denunció que la inteligencia rusa planeaba su asesinato, junto con una treintena de personas en Ucrania. “El periodista muerto Babchenko ha resucitado”, señalaban irónicamente las portadas de los medios ucranianos, tras destaparse la operación especial del Servicio de Seguridad Ucraniano (SBU).

Babchenko se disculpó ante sus allegados “por todo lo que han tenido que vivir” en las últimas veinticuatro horas. Aseguró que ha visto el pasaporte con la fotografía del asesino a sueldo, al que los servicios secretos rusos habrían prometido 40.000 dólares por quitarle la vida.

“Me han salvado la vida, pero lo más importante es que se evitaron ataques terroristas más serios”, añadió Babchenko. El director del SBU, Vasili Gritsak, informó de la detención del autor del “ataque” y aseguró que la escenificación de la muerte era necesaria para que todos creyeran que había completado con éxito el encargo. - Efe