Geroa Bai pide la dimisión de Begoña Ganuza (UPN) por el “escándalo” del caso Oncineda

Asegura que el dictamen del Consejo de Navarra evidencia las “malas prácticas” y la “mala gestión” de las dos exalcaldesas, que se defienden con “excusas infundadas” y “justificaciones inconsistentes”

R. Usúa - Jueves, 31 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Ricardo Gómez de Segura, el parlamentario Unai Hualde y Pablo Ezkurra, ayer.

Ricardo Gómez de Segura, el parlamentario Unai Hualde y Pablo Ezkurra, ayer. (R. Usúa)

Galería Noticia

Ricardo Gómez de Segura, el parlamentario Unai Hualde y Pablo Ezkurra, ayer.Begoña Ganuza (UPN).

estella-lizarra- Geroa Bai pidió ayer públicamente la dimisión de la concejala de Estella-Lizarra y parlamentaria por UPN Begoña Ganuza en una conferencia de prensa convocada para valorar el dictamen emitido por el Consejo de Navarra a raíz del Caso Oncineda. En el transcurso de la misma, el portavoz de Geroa Bai en la comisión de Administración Local del Parlamento, Unai Hualde, acompañado por los concejales Ricardo Gómez de Segura y Pablo Ezkurra, aseguró que, visto el dictamen, “cabe pedir responsabilidades a las dos exalcaldesas (Mª José Fernández y Begoña Ganuza) y a sus partidos (PSN y UPN);y en el caso de Ganuza,edil y parlamentaria de UPN, constituye un claro motivo de dimisión”.

Y es que, Hualde añadió que, como dijo Comptos, el Consejo de Navarra apunta directamente a ellas. “Sus conclusiones son claras y contundentes”, recordando frases del dictamen como que se incurrió “en un flagrante incumplimiento del procedimiento establecido”, que se “cedió ante el interés privado” o que no había informes que sustentasen los convenios y anexos firmados, “ni tampoco consta acuerdo alguno de aprobación por parte de la Junta de Gobierno o del Pleno”.

El parlamentario criticó que, ante este dictamen demoledor, “solo hemos oído de las exalcaldesas excusas infundadas y justificaciones inconsistentes”. En su opinión, el dictamen realiza “afirmaciones extremadamente graves” de una actuación que es un “escándalo” y que pudo tener consecuencias de muchos millones de euros para Estella. “La actuación de ambas exige que asuman responsabilidades políticas ante sus formaciones y ante la ciudadanía;y en el caso de Ganuza, un claro motivo de dimisión. En caso contrario, el señor Esparza debería tomar cartas en el asunto;no puede ser que los responsables de ambas formaciones miren para otro lado”, dijo Hualde.

cómputo de plazosEl concejal Pablo Ezkurra rechazó las acusaciones que estos días han vertido Fernández y Ganuza sobre el actual equipo de gobierno acusándolo de inacción. “Si, como explican, ambas conocían el tema de primera mano, lo mínimo que debían haber hecho en el traspaso de poderes era avisar de la amenaza que se venía encima”, dijo Ezkurra, quien volvió a incidir en un tema que sigue generando polémica. “Ambas exalcaldesas y sus partidos cometen un error en el cómputo de los plazos, error que no sabemos si es interesado o no”, añadió el concejal, quien aseguró que como se dice en la cláusula 2 de los anexos a los convenios, el 14 de mayo de 2015 acababa el plazo para entregar fincas en Ibarra, “es decir, antes de las elecciones y, por tanto, de tomar posesión nosotros”.

“Si el error es intencionado, es cuando menos criticable;y si no es intencionado, o bien no se han leído el dictamen o es para preguntarse en qué manos ha estado la gestión de este Ayuntamiento. Tienen un rostro de cemento armado”, añadió el concejal. Ezkurra aseguró que el equipo de gobierno se enteró de el Caso Oncineda cuando empezaron a llegar sentencias y lo que hicieron, intentar anular los acuerdos y reparcelar Ibarra, “es lo que UPN tenía que haber hecho en sus ocho años de gobierno. De haber sido así los terrenos no hubieran costado ni un euro”.

Gómez de Segura aseguró que el dictamen responsabiliza a las exalcaldesas de “mala gestión y malas prácticas” y explicó que las declaraciones que ambas han realizado estos días son “inmorales”. Además, reconoció que su partido (entonces PNV) apoyaba la ciudad deportiva como todos los grupos representados, salvo UPN, y que fue conocedor como edil del proceso “mientras el expediente fue transparente, no cuando fue opaco”, en referencia a los primeros anexos firmados por Fernández (PSN), estando ya en la antesala de las elecciones (mayo de 2007), “sin conocimiento del resto de concejales”, aseguró.

“Pero más grave fue lo ocurrido en el cambio de legislatura, cuando UPN entró al gobierno. Su primera legislatura (en la que Ganuza siguió firmando anexos, encareciendo el precio de los terrenos de 43 a 108 euros/m2) fue opaca hasta el extremo. Hicieron inviable el proyecto de ciudad deportiva pero sin desestimarlo y ni siquiera empezaron la reparcelación de Ibarra”, añadió Gómez de Segura, quien dijo que el resto de grupos no tenían constancia de que se habían firmado anexos y de que, por tanto, se había reactivado la operación. “Pensamos que aquel proyecto se había dejado morir por UPN, hasta que llegaron las sentencias”.

En su opinión, las conclusiones de Comptos y del Consejo de Navarra son tan contundentes “que vemos indecente e inmoral la mentira vertida hacia el equipo de gobierno;y creemos que todo lo relatado es indigno de personas con responsabilidad pública. Por eso, pedimos su dimisión”, sentenció en referencia a Ganuza.

pleno para anular El 7 de junio el Pleno anulará los convenios y anexos firmados con los propietarios atendiendo así al informe vinculante del Consejo de Navarra. De esta forma, el Ayuntamiento evitará pagar los hasta 16 millones de indemnizaciones de los que se habló en su día. No obstante, paralelamente está la vía judicial, ya que dos propietarios (las promotoras Herchi y Alhama) consiguieron sentencias favorables en su día en los tribunales. Eso sí, de los 4,3 millones que habría que abonarles a ambas empresas, el Consistorio espera una rebaja significativa, hasta como máximo 2 millones. “Si anulamos en el pleno el anexo que establecía que había que pagar a todos a 108 euros/m2, entendemos que como máximo habría que pagarles a las promotoras a 43 euros”, concluyó Ezkurra.