Vestigios de fuego y leña

Miguel Lander, natural de Viloria (Valle de Lana, Estella), es el último carbonero de Navarra
Ha seguido el oficio de su familia aunque a su hijo, asegura, “no le tira mucho, porque ve que es duro”

Javier Rodrigo (Efe) Jesús Diges (Efe) - Jueves, 31 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Miguel Lander monta unas 14 o 15 carboneras al año, que producen unos 20.000 kilos de carbón.

Miguel Lander monta unas 14 o 15 carboneras al año, que producen unos 20.000 kilos de carbón. (JESÚS DIGES)

Galería Noticia

Miguel Lander monta unas 14 o 15 carboneras al año, que producen unos 20.000 kilos de carbón.

Estella- En Viloria, en la zona conocida como “las eras”, todavía humean en verano las carboneras donde se produce el preciado carbón vegetal “de la misma forma en la que lo hacían nuestros antepasados”, explica Miguel Lander, el último carbonero en Navarra. Al menos, es el único que se dedica profesionalmente a este ancestral oficio, que ha desempeñado desde joven: primero con su abuelo, después con su tío y ahora con su hijo, que le ayuda de momento, “aunque ve que es duro, y mucho no le tira”, cuenta.

Es precisamente esa forma tradicional de elaboración de este producto la que está desapareciendo, ya que en España son muchas las empresas que se dedican a su fabricación, pero generalmente en hornos de metal o ladrillo refractario.

Extremadura es la gran productora de carbón vegetal del Estado, una comunidad en la que existen alrededor de 100 empresas del sector.

Este viejo oficio, tan habitual en Navarra hasta los años sesenta del siglo pasado, era casi desconocido hasta que el director navarro Montxo Armendáriz lo mostró al mundo en 1984 en la película “Tasio”, rodada en parte en la misma Viloria, donde nació Lander. En el Valle de Lana (Estella), creció rodeado de un paraje amparado por la impresionante crestería caliza de la sierra de Lokiz. Al lugar le llaman “la Rusia navarra”, según dicen algunos debido a su aislamiento geográfico, mientras para otros se debe a sus fríos inviernos. Y es el último lugar del viejo reino en el que se produce carbón vegetal. “Algunos vecinos siguen montando sus carboneras por una afición no exenta de nostalgia, pero por rentabilidad, solo lo hago yo”, afirma el experto, que complementa sus ingresos con la cría de vacuno de carne.

Lander monta unas 14 o 15 carboneras cada año, que producen unos 20.000 kilos de carbón, para lo que es necesario cortar unos 100.000 kilos de madera, labor que se realiza de octubre a febrero, “cuando no suda, cuando la savia está abajo” en el árbol, y los troncos se dejan a secar a la intemperie. “Es un trabajo duro. Hay que mover cien toneladas de leña, serrarla en el monte y bajarla en el remolque a la carbonera. Requiere mucho esfuerzo físico”, asegura.

La madera de encina que se utiliza para las carboneras procede del comunal. Cada año, el Gobierno de Navarra concede una “suerte” o lote de este material a cada vecino, una parte para el hogar de la cocina y otra para hacer carbón. Lander compra sus lotes a algunos vecinos que no hacen uso de este derecho.

Después, en el mes de mayo, los troncos, de aproximadamente un metro de longitud, se colocan formando una pira, con los más gruesos en la base y los más finos arriba. El conjunto se cubre de paja y tierra, dejando en el centro una chimenea y varios orificios alrededor para que la carbonera respire.

Lander deposita entonces las brasas dentro de la carbonera para que la madera se vaya “cociendo” durante unos quince días, ya que, si ardiera, solo conseguiría cenizas. Es un proceso que hay que vigilar día y noche para que todo el trabajo no sea en balde: “La leña se va consumiendo, la carbonera va mermando y a las tardes hay que rellenar los huecos con leña, porque, si no, eso se hundiría”, relata con precisión. Cuando el color del humo y de la tierra indican al ojo experto que la cocción ya ha terminado, la carbonera se deja enfriar dos o tres días y ya se puede sacar el carbón vegetal.

otros tiempos Lo cuenta mientras recuerda los tiempos en los que, en Viloria, “todo el mundo era carbonero, hasta los 55 o 60 años. La gente subía al monte a hacer las carboneras. Igual pasaban medio año fuera del pueblo, y vivían en chabolas hechas por ellos mismos en el lugar del tajo -explica-. Cada año se formaban cuadrillas de cinco o seis del pueblo y marchaban a los montes de Navarra, Gipuzkoa o Álava para trabajar en las carboneras”. Sin embargo, a mediados de siglo las fundiciones de Álava y Guipúzcoa “dejaron de gastar carbón y la gente se marchó a las ciudades donde había industria”, abandonando el oficio.

En la actualidad, el carbón se importa de países como Argentina y Cuba. “No sé cómo lo hacen, pero el precio allí está tirado. Yo pongo un precio y el que quiera que lo compre y el que no, que no lo haga. Pero a esos precios, yo perdería dinero, es imposible”, valora. Aunque no puede competir en este sentido, sí lo hace en calidad y vende su carbón vegetal a asadores y restaurantes, algunos de ellos muy afamados: “Tengo ya mis clientes y no puedo coger más, tenemos una producción limitada”.

Trabaja ahora junto a su hijo, al que intenta pasar el testigo, pero “ve que es duro y mucho no le tira, aunque a su edad tampoco a mí me tiraba”, reconoce el carbonero, que lamenta que los políticos “no fomenten más éste y otros oficios que están en extinción”.