El informe sobre los desperfectos de la pasarela del Labrit se conocerá en junio

UPN propone la apertura provisional con andamios, lo que el cuatripartito tacha de “descabellado”

Kepa García - Jueves, 31 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Coches circulando por debajo de la estructura.

Coches circulando por debajo de la estructura. (Foto: J. Bergasa)

Galería Noticia

Coches circulando por debajo de la estructura.

pamplona- Los técnicos del gabinete de ingeniería que deben determinar el alcance de los desperfectos de la pasarela del Labrit y las soluciones para su reapertura harán público el informe a finales de junio. Está previsto que en el plazo de dos semanas los ingenieros de IDEAM realicen una inspección a la estructura y que posteriormente emitan sus conclusiones, que tanto el Ayuntamiento como el equipo redactor del proyecto y director de la obra se han comprometido a respetar.

El asunto fue tratado ayer en la comisión de Urbanismo a cuenta de una iniciativa presentada por el PSN para conocer en qué estado se encuentra el expediente. Como concejal de Ciudad Habitable, Joxe Abaurrea comentó que la seguridad ha sido lo prioritario y que ante la ausencia de un informe independiente que aclarara el origen del problema se optó por mantenerla cerrada al tránsito peatonal.

Existen dos informes hasta el momento sobre la pasarela. Uno fue encargado por el Ayuntamiento al Instituto Técnico de Materiales y Construcciones (Intemac) tras el desprendimiento de varias placas, lo que obligó al cierre provisional el 9 de febrero de 2016, que se convirtió en definitivo el 5 de julio. Dicho informe detectó fallos en el mantenimiento y en algunas partes de la estructura por culpa de la oxidación, no descartando que el problema estuviera en el diseño de la pasarela.

Las conclusiones de INTEMAC no fueron aceptadas por los responsables de la dirección de la obra, que a su vez emitieron un informe preliminar que concluía que la seguridad estructural de la pasarela no estaba comprometida.

evitar los tribunalesPara desatascar la situación y evitar acudir a los tribunales, lo que habría podido retrasar varios años su resolución, las dos partes acordaron recurrir a la una ingeniería externa -en este caso IDEAM- para que se encargue de examinar la estructura y determinar el origen del problema, lo que tendrá una importancia decisiva a la hora de plantear posibles indemnizaciones.

Según reconoció Abaurrea, el proceso no ha sido nada sencillo y ha provocado el retraso del expediente, pero aseguró que ha sido imprescindible de cara a proteger los intereses municipales y las garantías jurídicas de la tramitación.

El concejal de EH Bildu descartó que la pasarela vuelva a reabrirse sin que existan las máximas garantías de seguridad y planteó la posibilidad de que los técnicos de la ingeniería IDEAM informen directamente a los miembros de la comisión sobre el desarrollo de sus trabajos.

En cualquier caso, recordó que cualquier previsión sobre la reapertura dependerá del resultado que arroje ese informe y aunque evitó dar plazos, dejó que caer que si los ingenieros no encuentran fallos estructurales en la pasarela y las dos partes de ponen de acuerdo, los trabajos de reparación podrían iniciarse después del verano.

La intervención más sorprendente procedió de la bancada regionalista, cuyo portavoz Juan José Echeverría abogó por reabrir la pasarela de forma provisional, poniendo en duda que exista un problema de seguridad y responsabilizando al equipo de Gobierno de mala gestión.

En su opinión, en 24 horas podría ser reabierta y ante la posibilidad de que se repitiera el desprendimiento de placas planteó usar los andamios empleados en su construcción a modo de refuerzo.

Iñaki Cabasés (Geroa Bai) tachó la propuesta de “descabellada”, por el riesgo que supondría permitir el paso de peatones y ciclistas sin un estudio detallado de la estructura, y afeó la actitud opositora de UPN con iniciativas que no sirven al interés ciudadano y que solo tienen como objetivo castigar el equipo de Gobierno.

En similares términos se expresó Abaurrea, que además acusó al principal partido de no asumir su responsabilidad en lo sucedido -la obra se hizo durante el último gobierno de Yolanda Barcina- y de plantear propuestas que no pueden ser llevadas a cabo, en referencia a la idea de colocar andamios para sostener la pasarela. También intervino Maite Esporrín, que pese a reconocer la complejidad del asunto y la prioridad de garantizar la seguridad, lamentó el retraso en el expediente. Finalmente, la iniciativa del PSN no fue aprobada.

La pasarela permanece en estos momentos protegida con una red en la parte central envolviendo la estructura con nylon reforzado con sirgas. El 28 de marzo de 2017, esta red evitó que otro desprendimiento afectara a la calzada o la acera.