Casa Paulina: mermeladas ecológicas de Artaza

Desde 2014, esta pequeña empresa elabora sus productos de manera artesanal conservando todo el sabor y propiedades de la fruta recién recolectada

Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Upe Soto y Carlos Zabala junto a las plantaciones de frutos silvestres en su finca en el valle de Améscoa.

Upe Soto y Carlos Zabala junto a las plantaciones de frutos silvestres en su finca en el valle de Améscoa. (CEDIDA)

Galería Noticia

Upe Soto y Carlos Zabala junto a las plantaciones de frutos silvestres en su finca en el valle de Améscoa.Se conservan hasta 17 variedades de confituras.

En la localidad de Artaza, Carlos Zabala y Upe Soto cultivan todo tipo de frutos silvestres y elaboran su propia mermelada ecológica bajo la marca Casa Paulina.

“De la mata al tarro no transcurre ni una hora”. Ese es el secreto de las mermeladas ecológicas que elaboran en Casa Paulina. Con los mejores frutos ecológicos recién recolectados del campo logran que se mantengan todos los sabores y propiedades intactas. La pareja formada por Carlos Zabalza y Upe Soto elabora y comercializa mermeladas ecológicas a partir de diversos frutos rojos cultivados en una finca de tres hectáreas de su propiedad bajo el nombre de Casa Paulina.

Con las inmejorables características de la tierra y el clima de Améscoa para el cultivo y producción de este tipo de frutales, elaboran hasta un total de 17 mermeladas diferentes en plena campaña. Fresas, frambuesas, moras, grosellas, ciruelas, albaricoque, algraz, physalis, saúco... Son las plantas que comenzaron a cultivar en 2014 y con las que, desde hace un año, elaboran mermeladas ecológicas en su obrador. “Necesitamos cambiar de aires y apostamos por la producción de frutos rojos”, recuerda Zabala. Desde el principio tuvieron claro que su apuesta iba a ser completamente ecológica y no dudaron en ponerse en contacto con CPAEN/NNPEK. “Por un tema de conciencia”, apunta Soto. “Creemos en lo ecológico y producimos en ecológico”. A día de hoy, Casa Paulina es la única empresa que elabora mermeladas ecológicas con sus propios frutos en Navarra.

Cuenta la pareja que el éxito de su mermelada recae en el proceso de elaboración. “Nosotros producimos nuestra propia fruta y la recogemos en su punto perfecto de maduración. Elaboramos la mermelada nada mas recoger y eso hace que no pierda ningún tipo de sabor ni nutrientes”. Elaborada de forma artesanal, no utilizan ningún tipo de espesante, colorante ni conservante. “Fruta, azúcar de caña integral y hacer las cosas con cariño. Ese es nuestro secreto”.

Aunque no han hecho mas que iniciar el camino, los dos emprendedores ecológicos están más que contentos con la acogida que están teniendo sus productos. “Ahora mismo tenemos más demanda que producción y este año hemos duplicado las plantaciones de fresas, moras, frambuesas y grosellas para abastecer todos los pedidos que tenemos”, asegura Zabala. El pronóstico es bueno y han sabido hacerse un hueco en el mercado ecológico, tanto en la Comunidad Foral como fuera. “Nos movemos mucho por ferias y en Navarra estamos bastante introducidos en el sector ecológico”, comenta Soto.

Además, se pueden encontrar sus mermeladas en Gipuzkoa, Barcelona, Madrid, Cáceres y Pontevedra. “El boca a boca está funcionando mucho y nos permite hacer muchos contactos”, sostienen. De hecho, han tenido que dejar de hacer alguna mermelada por falta de fruta. Y es que esa es la base de su filosofía: “Hacemos la mermelada con nuestra propia fruta y eso es lo que nos diferencias de los demás”. Controlan todo el proceso, desde el cultivo, la cosecha y la elaboración de la mermelada hasta la venta.

Es en la finca Pieza del Tío Soto de Artaza dónde cultivan todos los frutos rojos en tres hectáreas y ahora están acondicionando otras tres hectáreas para ampliar los cultivos en un futuro próximo. Además de participar en ferias, en su finca de Artaza se pueden obtener sus preciadas mermeladas ecológicas. Aunque a día de hoy toda la producción está totalmente destinada a la mermelada, no descartan en un futuro vender el fruto fresco a tiendas o mercados. “Por ahora, está reservada para la mermelada y no nos sobra;al revés, nos falta”.

Frutos de Urbasa y Sabores del UrederraSon muchas las variedades de mermeladas que producen desde su finca en Artaza, pero Soto y Zabala remarcan dos de sus productos más navarros: Frutos de Urbasa y Sabores del Urederra. “La mermelada de Frutos de Urbasa contiene frambuesa, fresa, grosella y mora y la de Urederra es una mezcla de frambuesa con arándanos”, comentan.

Además de estas dos mermeladas, Soto habla sobre la mermelada de physalis que comenzaron a cultivar el año pasado. El physalis es un fruto con aspecto de un farolillo de papel y en su interior alberga una baya del tamaño de un tomatito tipo cherry. Se suele utiliza para adornar algunos platos e incluso para cócteles, pero en Artaza han querido aprovechar todos sus nutrientes y su alto contenido en vitamina C. “Somos los únicos en todo el país que hacemos mermelada de physalis y está funcionando muy bien”. De sabor agridulce, es muy diferente a los demás frutos: “Entre melocotón, ciruela y un poco de miel”, precisa Zabala.

Por ahora, Soto y Zabala son los únicos encargados de la empresa pero conforme se vaya acercando la campaña de cosecha no descartan contratar a alguien más. En un mes comenzarán recogiendo la fresa y la frambuesa, una cosecha diaria que se alargará hasta que lleguen las heladas. Después llega la temporada de la grosella y del algraz, para proseguir con la ciruela, la cereza y el saúco y terminar la campaña de cosecha recogiendo physalis. - D.N.