La vieja guardia

Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Zarandeado por la alta presión que supone pilotar una máquina de hacer dinero -Star Wars cada vez es más negocio que ocio-, la historia de la juventud de Han Solo ha sufrido más de la cuenta. Ha sido carne de especulación y enfrentamientos. A nadie se le escapaba que picar en la veta del origen del personaje más carismático de Star Wars, era materia apreciada. Desvelar de dónde venía el héroe corriente de Star Wars, esa mezcla entre Bogart y Cary Grant -en ellos se apoyó Harrison Ford para darle vida-, prometía altos dividendos. Era una inversión de bajo riesgo y prometedor interés. Al contrario de otras megaproducciones encargadas a gentes de éxito en series televisivas o directores que se identifican con el cine del presente, lo curioso es que fuera un equipo proveniente de la vieja guardia, quien tomara el mando.

Para quien acaba de llegar, Ron Howard y los Kasdan tal vez no diga demasiado. Para quienes crecieron con el cine de los años 70 y 80, son palabras mayores. Tras la proyección de Han Solo: Una historia de Star Wars se sabe que los mayores todavía saben rodar.

De hecho, de no haber cedido al peaje de la acción gratuita, del espectáculo por el espectáculo, del más difícil todavía, estaríamos hablando de una divertida, inteligente e interesante película. De hecho, esas tres virtudes permanecen en la médula que articula un relato fundacional, toda vez que lo que aquí se cuenta no es sino lo que en 1977 dio comienzo y que 22 años después casi se arruina por una discutible precuela con la que este filme en algún modo empalma.

Asumido ese galimatías argumental que obliga a escribir estos guiones con decenas de correctores celosos guardianes del racord y la lógica, queda disfrutar con la sensación de ingravidez con la que Ron Howard (Splash, Willow, Cocoon, Apolo 13 y Cinderella Man, entre otras) se hace perdonar de sus naufragios con El código Da Vinci.

Como los prolegómenos fueron tormentosos, las reacciones críticas recibidas han sido injustamente más severas. Olvidan que en el conjunto de Star Wars, hay apenas dos películas excelentes, varias aceptables y algunas que dan pena. Esta, se mantiene en pie. Al menos, no aparenta lo que no aporta.

HAN SOLO: UNA HISTORIA DE STAR WARS (SOLO: A STAR WARS STORY)

Dirección: Ron Howard. Guion: Lawrence Kasdan, Jonathan Kasdan (Personaje: George Lucas). Intérpretes: Alden Ehrenreich, Emilia Clarke, Woody Harrelson, Donald Glover. País: EEUU. 2018. Duración: 135 minutos.