Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El informador de amaños

EL RIVAL CARLOS SUÁREZ, PRESIDENTE DEL VALLADOLID, FUE QUIEN LE REMITÍA ‘WHATSAPPS’ A TEBAS PARA CONTARLE QUE OSASUNA INTENTABA AMAÑAR PARTIDOS EN LA 2013-14. | Decía que por culpa de los amaños había bajado tres veces.

Enrique Conde Mikel Saiz - Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Carlos Suárez, presidente del Valladolid, en el palco de El Sadar junto a Luis Sabalza.

Carlos Suárez, presidente del Valladolid, en el palco de El Sadar junto a Luis Sabalza.

Galería Noticia

Carlos Suárez, presidente del Valladolid, en el palco de El Sadar junto a Luis Sabalza.

PAMPLONa- Carlos Suárez Sureda, 50 años le contemplan, es presidente del Real Valladolid desde el 11 de mayo de 2001. Lo recordó él mismo ante el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona cuando le citó el 16 de mayo de 2015 para que le contara todo lo que supiera de unos supuestos amaños de Osasuna al final de la temporada 2013-14. Dicha causa judicial, que todavía perturba al osasunismo debido a la opereta que Vizcay cantó en la Liga de Fútbol Profesional, se encuentra pendiente de ser juzgada. Quedó patente después de la estancia de Suárez por el despacho del instructor que el presidente del Valladolid ha vivido muchos finales de Liga pendiente del alambre. En este caso, esta temporada no será distinta a otras y el presidente del Valladolid también lo vivirá con una tensión importante, pues se juega en hora y media ante un rival directo un puesto por la promoción.

Otro partido al que mirarán con el retrovisor se juega en Granada, cuyo equipo juega contra el Cádiz. El otro informante a Tebas de los amaños de la 2013-14 fue Quique Pina, por entonces presidente del Granada, ahora consejero del Cádiz y con varios salchuchos a cuestas hoy en día, semanas después de haber pisado la cárcel. Por tanto, la escena final de la temporada pone ahora sobre el tapete cromos repetidos de otras andanzas. Y situaciones que hacen rasgarse las corbatas. Así le ocurre a menudo a Suárez, que se definió ante su señoría como un hombre que “presumo de decir las cosas a la cara y como me salen, por eso a veces caigo bastante mal”. Dado este don para el exabrupto, la comparecencia judicial de Suárez en su día tuvo poco freno. Tan dolido estaba el hombre por lo ocurrido aquella temporada 2013-14 (en la que el Valladolid también descendió porque perdió en la última jornada con el Granada) que quería enfundarse como quijote de la Liga y desterrar de una vez por todas las prácticas obscenas. Él se decía limpio de cualquier sospecha. Que él no amañaba nunca y que ya en tres ocasiones había sido víctima de apaños. Claro, de pruebas andaba escaso. El juez le preguntó a Suárez si tenía alguna sospecha o constancia de que Osasuna pagara a otros equipos o a jugadores de otros equipos por ganar, empatar o perder. “Tengo la seguridad personal, la constancia, pero no tengo pruebas”. Y el magistrado le cuestionó: ¿Y por qué tiene la seguridad personal? A lo que Suárez dijo: “Porque sé por comentarios que se han hecho, comentarios cruzados en vestuarios y porque, con la anuencia del presidente de la Liga, Javier Tebas, nosotros intentamos echar una mano, porque yo he descendido tres veces por culpa de amaños y estoy un poquito hasta el gorro ya de estas historias habiendo tenido posibilidades de comprar partidos también y no lo he hecho. Por eso mi intención es pillar a toda esa pandilla de chorizos a ver si se acaba de una puñetera vez”. Suárez, que fue jugador profesional de baloncesto en el Real Madrid, se ve que sabe de muchos chanchullos del deporte de elite pero que siempre le sale mal la cosa porque otros hacen trampas.

En aquella ocasión decía recibir la información de su director deportivo, Alberto Marcos, quien a su vez le transmitía que el rojillo Sisi le alertó de que dentro del vestuario de Osasuna se hablaba de amañar el empate contra el Espanyol para llegar con opciones a la última jornada contra el Betis y pagar también al equipo verdiblanco por dejarse perder en El Sadar. Sisi, todo esto, lo negó ante el juez. Recordó que estaba lesionado de gravedad, que se mantenía fuera de ciertas reuniones y que le llamaron de Valladolid para ver si le podían sonsacar algo.

CON PINA NO HABLA, PERO INFORMA De una u otra forma, Suárez le iba whatsappeando todo lo que le llegaba a Tebas, que en otro chat seguía recibiendo el caudal de mensajes de Pina con el mismo rollo. Y entonces, dijo Suárez, lo que intentó por su parte fue tantear la situación, ofrecer una cantidad económica (40.000 euros) a través de Marcos al que era capitán del Espanyol, Sergio García, para ver si deshacía el supuesto compadreo con Osasuna por empatar. Y así declaró que como ofrecieron poco dinero, había poco que hacer, y que estaba todo cerrado entre Espanyol y Osasuna por dos millones. La cantidad no se sabe muy bien quién la sabe ni quién la dice. Si Marcos, Suárez, Tebas, Pina, o si todos llegaron a tal conjetura por rumore, rumore. Ya a la desesperada, en una de las comunicaciones con Tebas, Suárez se veía tan contra las cuerdas que escribió: “Estoy por decirle a mis jugadores que pierdan el partido y me llevo a estos golfos de Osasuna para abajo”. Y ante el juez añadió: “Porque perdiendo yo, Osasuna bajaba. Y no lo hice, ¿eh? Perdimos porque salió el partido de pena y Quique Pina (el presidente de su rival, el Granada) tiene muchas tablas”. Suárez dijo que con Pina ni se hablaba ni se hablará nunca porque no le gustan “determinadas formas de hacer en el fútbol y no me gusta la mentira ni las puñaladas traperas, por lo que Pina es una persona que para mí no computa”.

memorioso con los otrosDe todas formas, tras tantos años en el fútbol profesional Suárez se puso a recordar ante el juez ciertas vicisitudes en las que no había salido bien parado con Osasuna. Sobre una presunta prima en la 2012-13 del equipo rojillo al Valladolid, para que ganara al Deportivo, Suárez dijo que no sabía nada. Que preguntó en el vestuario y que tampoco le dijeron que no, que le extrañaba pero... Y luego se puso a echar la vista atrás. Y le habló al juez de un final de temporada allá por 2009, cuando Osasuna venció en el Nou Camp y al Madrid en El Sadar y logró de esa forma la permanencia. De aquello dijo que “Izco, al cual adoro, me ofreció la posibilidad de presentarme una factura de 4 millones de euros por la opción de compra de algún jugador porque así nosotros (el Valladolid tenía beneficios y, con las facturas, éstos se reducirían) no teníamos que pagar impuestos. Quería tapar lo de Madrid y Barcelona, que se decía que había pagado dos millones a cada uno. Yo le dije que parecía mentira que me pidiera eso a mí, con lo que te quiero, aquí tienes mal asunto. Casi me desciendes y encima me pides que te cubra esas golfadas, por ahí no paso Patxi (Izco)”. Y Suárez siguió diciéndole al juez que, a raíz de aquel asunto, ya las tuvo tiesas con los mandatarios rojillos no hace mucho tiempo y que se la guardaba en la recámara. “En la comida, cuando vinimos a jugar en la 2013-14, yo le dije a Archanco, con Vizcay delante: Mira, vosotros sois unos especialistas en hacer esto, lo habéis hecho. Archanco dijo entonces como pío, pío, que yo no he sido, y a Vizcay le caían las gotas de sudor, porque sabemos todos perfectamente lo que llevan haciendo un montón de años y le puse colorado a Archanco”.

Suárez se las vuelve a ver ahora con Osasuna, un club con el que se ha cruzado en varios bandazos como queda visto y al que puso en el disparadero con los rumores de los vestuarios. Según él, todos sabían perfectamente lo qué hacía de malo el equipo navarro pero, al parecer, o nadie podía acreditarlo o el “todos” sonaba en este caso un tanto altanero. Ahora, con la directiva de Sabalza como principal estilete contra aquella época de Osasuna, Suárez podrá hablar si quiere de otras cosas. O seguir dando hilo al carrete. Podrá aclarar también si sigue siendo “amigo”, como dijo en su día, de Tebas, quien llevó en 2012 el concurso de acreedores del club pucelano. El mismo Tebas que dijo que lo del Barça y Madrid que recordaba Suárez eran charlas de barra de bar.

las claves

“Estoy por decir a mis jugadores que pierdan el partido y me llevo a estos golfos de Osasuna para abajo”

‘WHATSAPP’ A TEBAS EN 2014

“En la 2013-14 le dije a la directiva de Osasuna que eran especialistas en amaños. Puse colorado a Archanco”

cARLOS SUÁREZ , ANTE EL JUEZ