Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La corrupción da la puntilla a Rajoy

El ‘sí’ del PNV a la moción de censura fuerza la salida del presidente e impulsa a Sánchez a la Moncloa
Rajoy no dimite
El líder del PSOE gobernará con los Presupuestos del PP y promete diálogo a Catalunya

Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Gesto premonitorio de Rajoy ayer en el Congreso.

Gesto premonitorio de Rajoy ayer en el Congreso. (EFE)

Galería Noticia

Gesto premonitorio de Rajoy ayer en el Congreso.Multiexposición en cámara con el líder del PSOE, Pedro Sánchez (izda), escuchando la intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.Pedro Sánchez, durante el debate sobre la moción de censura.El secretario general del PSOE, Pedro SánchezEl secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha comenzado su discurso en defensa de la moción de censura en la que es candidato a la Presidencia del Gobierno, reivindicando la "fuerza moral"de la ConstituciónEl Secretario General del PSOE Pedro Sánchez, a su llegada al hemicicloPedro Sánchez y su equipo, a su llegada este jueves al Congreso.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

pamplona- La moción de censura no es una cuestión de dialéctica sino de aritmética. En el juego verbal Mariano Rajoy quiso valer su experiencia parlamentaria para barrer a Pedro Sánchez en el hemiciclo, pero todo lo prepotente que se mostró en oratoria le faltaba en votos. Necesitaba que los independentistas catalanes no apoyaran al candidato socialista y que el PNV volviera a respaldarle como lo hizo una semana antes en los Presupuestos. Sin embargo, ni lo uno ni lo otro ocurrió. PDeCAT y ERC se dejaron pelos en la gatera e hicieron como si el 155 no hubiera existido, ni los “presos políticos” ni los exiliados, y el PNV sencillamente dejó caer al presidente tras prometer el candidato socialista mantener los Presupuestos del PP, Ciudadanos y el PNV.

Todos los partidos pusieron las cartas boca arriba durante la primera jornada del debate de la moción de censura. A falta de la votación de hoy, es seguro que el candidato Sánchez recabará la mayoría absoluta de votos, derribará a Rajoy y se entenderá investido de la confianza del Congreso de los Diputados para proclamarse presidente del Gobierno. El rey Felipe VI le nombrará, probablemente, a principios de la semana que viene.

Así será salvo que Rajoy decida dimitir hoy para evitar la votación de la moción, con lo que el proceso de derribo al presidente quedaría desactivado. El Gobierno pasaría a encontrarse en funciones y Rajoy y sus ministros no dejarían sus cargos hasta constituirse un nuevo ejecutivo. Desde que a primera hora de la tarde de ayer el PNV oficializó su posición, los rumores sobre la dimisión se dispararon en el hemiciclo y entre los medios de comunicación, alimentados por la ausencia de Rajoy en el debate vespertino. Pese que Sánchez le lanzó hasta media docena de veces la petición de dimisión, tanto Moncloa como el PP, por boca de María Dolores de Cospedal, negaron esta posibilidad y aseguraron que el presidente estará hoy en el Congreso. Así pues, si Rajoy se atrinchera en esta posición, Sánchez será jefe del Gobierno con sus 84 diputados durante un tiempo que no concretó. No desveló cuánto piensa extender su mandato y cuándo convocará elecciones generales. Probablemente porque serán los vaivenes de una legislatura muy complicada los que pongan fecha de caducidad a su mandato.

Sánchez no comenzó bien la jornada. Mandó a su telonero José Luis Ábalos para preparar el terreno y el número tres del PSOE justificó la moción de censura para echar a Rajoy en la necesidad de una regeneración democrática tras la sentencia de la Gürtel, cuya responsabilidad última atribuyó al presidente. Poco después Sánchez subió al estrado y con un pretendido tono afable desgranó detalles de su hoja de ruta de gobierno basado en un “programa de estabilidad”, que aplicará si logra ser investido y cuyos ejes son la estabilidad institucional y la regeneración democrática, la estabilidad macroeconómica y presupuestaria, la estabilidad social, laboral y medioambiental y la estabilidad territorial. Su iniciativa legislativa más importante pasaría por la derogación de algunos artículos de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como Ley mordaza, el impulso de leyes contra la brecha salarial y la desigualdad laboral entre hombres y mujeres y recuperará la sanidad universal.

El líder del PSOE expresó su esperanza de poner fin al tiempo de Rajoy, encabezar un Gobierno “socialista, paritario y europeísta” y abrir una nueva etapa basada en el acuerdo. Con ese fin, consensuará un programa “con los grupos parlamentarios mayoritarios”. Ese Ejecutivo “cumplirá y hará cumplir la Constitución y hará del diálogo su forma de hacer política con todas y cada una de las fuerzas parlamentarias y con todos y cada uno de los gobiernos autonómicos”, prometió el líder socialista.

Para zafarse de las acusaciones de corrupción, Rajoy recurrió al manido y tú más, en referencia al caso de los ERE de Andalucía. El dirigente conservador siguió golpeando a Sánchez al restregarle sus contradicciones flagrantes en los últimos meses. Primero con los Presupuestos del Estado para 2018 aprobados la semana pasada, que el líder socialista vituperó de arriba abajo y los rechazó de plano. Rajoy se encargó de recordárselo. También le echó en cara su alianza ahora con los independentistas catalanes, hasta hace unos días “xenófobos”, “supremacistas” y rupturistas del Estado español. Y por último, siguió tirando de hemeroteca y le recordó los graves reproches lanzados en el último año al líder de Podemos, Pablo Iglesias, en quien ahora se apoya para sacar adelante la moción.

Aunque la decisión de los jeltzales estaba tomada antes incluso del comienzo del pleno, Sánchez terminó de convencer al PNV con su respaldo a los Presupuestos, que incluyen partidas por 540 millones de euros para la CAV, además del plan para los pensionistas. El candidato también tuvo buenas palabras para el lehendakari, Iñigo Urkullu, al que agradeció su “esfuerzo por encontrar soluciones y forjar consensos” en las “horas dramáticas” de “crisis institucional” vividas en Catalunya. El otro guiño fue, precisamente, para los nacionalistas catalanes de PDeCAT y ERE, a quienes convenció al abrir la puerta al diálogo. - D.N.

Afirmación. Mariano Rajoy: “La sentencia (de la Gürtel) no condena a ningún militante del Partido Popular”.

Falso. Ana Mato ha sido condenada a título lucrativo y no solo sigue siendo militante del PP. También continúa cobrando un sueldo como asesora del partido en Europa.


Afirmación. “La sentencia no recoge ninguna condena penal para el Partido Popular”.

Falso. Porque los partidos, en esos años, no tenían responsabilidad penal alguna. La reforma legal que permite esto llegó en 2010 y en democracia la ley no se aplica con efecto retroactivo. El Partido Popular ha recibido en la sentencia de la Gürtel la máxima condena posible -una civil- con las leyes que estaban vigentes en esa época.


Afirmación. “La sentencia establece que no hay ninguna condena penal porque el partido no tenía conocimiento de los hechos”.

Falso. La sentencia dice justo lo contrario. Página 1.515: “Los responsables del Partido Popular sabían cómo se financiaban las elecciones y en nuestro caso las de Majadahonda y Pozuelo;negarlo es ir no solo contra la evidencias puestas de manifiesto sino en contra de toda lógica”.


Afirmación. “Únicamente se establece una responsabilidad civil por unos hechos acontecidos en dos ayuntamientos hace quince años.”

Falso. No es algo que pasó “en dos ayuntamientos”. Es una trama de la que participaron los principales dirigentes económicos de la sede nacional de Génova, en alianza con varias cargos públicos en distintas administraciones, y donde han sido condenados dos de los tesoreros del partido;habrían sido tres de no ser por el estado de salud de Álvaro Lapuerta. La Gürtel tampoco llegó solo a “dos ayuntamientos”, igual que lo de Camps no fueron solo “dos trajes”. También han sido condenados varios cargos autonómicos del PP y aún faltan por llegar muchos otros juicios.

La sentencia también establece en los hechos probados que el Partido Popular mantuvo una contabilidad en negro durante dos décadas: al menos desde 1989 hasta 2008, cuando Rajoy ya era presidente del partido. Una caja B, nutrida de donaciones de empresarios que luego se llevaban obra pública, y de la que cobraban sobresueldos importantes dirigentes del PP.


Afirmación. “La sentencia no ha condenado a ningún miembro del Gobierno al que ustedes censuran”

Falso. No hay responsabilidad penal del Gobierno, pero sí política. Es Rajoy quien presidía el partido que se benefició de la caja B. Es Rajoy quien nombró al condenado Luis Bárcenas al frente de las cuentas del partido, y quien lo defendió incluso cuando encontraron su botín en Suiza. Es Rajoy quien aseguró que todo este proceso penal era una “cacería” contra el PP, una trama contra su propio partido. Es M. Rajoy quien aparece como receptor de 373.000 euros en esa contabilidad en B que la Justicia ha dado por probada. Es el presidente del Gobierno quien aparece como un testigo sin credibilidad, según los propios jueces. Es el PP que preside Rajoy quien intentó poner a todos estos corruptos en libertad, pidiendo la nulidad de las pruebas y la anulación de todo el juicio.


Afirmación. “Corrupción la hay en todas partes, no conoce barrios, banderas y doctrinas, qué le voy a contar yo a usted que no sepa. Dejemos esto y vayamos a lo importante para los españoles”

Falso. Corrupción no la hay en todas partes y es terrible que el presidente del Gobierno mienta así, torpedeando la credibilidad de todas las instituciones, para minimizar lo que pasa en su partido. Tampoco es verdad que el asunto no sea importante para los ciudadanos: un 38,7% colocan la corrupción como el principal problema del país, según el último dato del CIS.


Afirmación. “Desde que se conocieron los hechos, hemos ganado tres elecciones”.

Falso. Desde que llegó la sentencia, no ha habido elección alguna. Y las urnas no sirven para absolver la corrupción.

las mentiras de rajoy sobre la sentencia de la gürtel

Últimas Noticias Multimedia