Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Primer triunfo de una moción de censura Primer triunfo de una moción de censura

Rivera presiona hasta el último momento para forzar elecciones

El líder de Ciudadanos reclamó al PP que Rajoy dimitiera para desactivar la moción de censura con la que Sánchez le deja fuera de juego
Iglesias conmina al PSOE a formar un Gobierno de coalición

Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Irene Montero habla con Pablo Iglesias mientras Aitor Esteban y Mikel Legarda siguen la sesión.

Irene Montero habla con Pablo Iglesias mientras Aitor Esteban y Mikel Legarda siguen la sesión. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Irene Montero habla con Pablo Iglesias mientras Aitor Esteban y Mikel Legarda siguen la sesión.

pamplona- Albert Rivera, por encima incluso de Ciudadanos, su propio partido, fue el otro gran perdedor de la primera jornada de la moción de censura -el primero sin duda Mariano Rajoy - ya que en apenas siete días ha visto como Pedro Sánchez, y salvo una dimisión a última hora de Rajoy, se va a convertir en el nuevo inquilino de La Moncloa.

Desde el mismo momento en que se conoció que el PNV iba a apoyar la moción de censura, Albert Rivera se ausentó del hemiciclo, a donde retornó, precisamente, cuando tomó la palabra el portavoz del Grupo Vasco, Aitor Esteban. Desde la formación naranja se aseguraba que Rivera había estado en el despacho de Ciudadanos preparando su intervención. Sin embargo, en los mentideros del Congreso se señalaba que estaba en contacto continuo con el PP tratando de convencer de que la mejor salida era que Rajoy dimitiera para desactivar la moción de censura y evitar de este modo que Sánchez llegue a la Moncloa.

Así, en su intervención Rivera criticó la ausencia de Rajoy en la Cámara Baja -no acudió durante la tarde- y tras recordar que Ciudadanos ha sido el socio y aliado del PP en cuestiones básicas como la investidura, los Presupuestos y la aplicación del 155, insistió en la necesidad de dar un “carpetazo ordenado” a la legislatura, esto con la dimisión del todavía presidente para convocar elecciones. Según el presidente de Ciudadanos, “España está inmersa en una triple crisis”, que diseccionó en crisis de confianza, crisis constitucional y crisis económica, y para Rivera la mejor solución para atajar esta situación es acudir a las urnas.

Como la opción A -dimisión de Rajoy- no parecía tener recorrido, Rivera optó por la opción B, ofrecer a Sánchez parar la moción de censura para pactar con Ciudadanos unas elecciones a corto plazo. De este modo, a su juicio Sánchez no tendrá que apoyarse en los que, según aseguró, “han intentado dar un golpe de Estado en Catalunya”. “No estamos de acuerdo en que la solución sea que Bildu, los antiguos amigos de Batasuna, o que el señor Puigdemont o Torra, tomen las riendas de nuestro país”, afirmó. Aunque dejó claro que ve “legítimo” que Sánchez quiera ser presidente, lo que no veía legítimo es que quiera hacerlo con quienes quieren “romper España” y, por eso, insistió, “Ciudadanos votará en contra”.

confrontaciónRivera señaló que la nueva etapa en España “no la puede abrir Torra, Rufián y los populistas. La deben abrir los españoles votando y eligiendo”. Por ello, reprochó a Sánchez que no haya dado explicaciones sobre las “hipotecas” que ha adquirido con los partidos que van a apoyar su moción. “No quiero un Gobierno zombi con la corrupción pero tampoco uno Frankenstein con los que quieren liquidar España. Quiero un Gobierno limpio, que salga de las urnas” afirmó.

En su réplica, Sánchez acusó a Rivera de “vivir bien a costa de la confrontación territorial” y de crecer en las encuestas por la “incapacidad” del PP de hacer frente a ese discurso “irresponsable” y de asumir su responsabilidad por la corrupción. “Larga vida a Rajoy para seguir arañando expectativas electorales”, le reprochó en una dura intervención en la que también acusó a Rivera de mentir, de “no tener palabra”, de recitar sus discursos “frente al espejo” y de “soplar y sorber al mismo tiempo”. Además, aseguró que Rivera marca su camino a base de sondeos cuando, “la democracia no es solo demoscopia, sino principios, valores, consistencia, coherencia”.

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, puso deberes a Sánchez. En un discurso tan impetuoso como fiel a su estilo, conminó al líder del PSOE “a estar a la altura” de las circunstancias para edificar “un horizonte de país” que apueste por revertir los recortes de Rajoy, por el diálogo territorial para encajar la plurinacionalidad del Estado y se abra al progreso. “No conformarse a ser el mal menor” ante el derribado PP de Rajoy, resumió. Por ello Iglesias emplazó a Sánchez a formar un gobierno de coalición para reforzar la “debilidad” de sus 84 diputados. Incluso fue más allá al invitarle a “ganar juntos las próximas elecciones generales”.

El líder morado tendió la mano al PSOE y a los nacionalistas que sustentan la moción, pero aún así avanzó que se mantendrá vigilante ante el nuevo escenario con Sánchez a los mandos de la Moncloa. Tanto es así que Iglesias propuso conformar un gobierno entre socialistas y Podemos bajo una fórmula de apoyo mutuo que “refuerce el nuevo tiempo que se abre” y les permita encarar “juntos” las próximas generales.

El Estado debe de dar cabida a “nacionalidades como Euskadi o Catalunya en una España plural, plurinacional y plurilíngüe”, sostuvo Iglesias con una alternativa que solventer la cuestión territorial”. - D.N.

la crítica

Un bolso en el escaño de rajoy

El joseantoniano. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, arrancó su alocución criticando con vehemencia a Rajoy, al que afeó que su escaño estuviera “ocupado por un bolso” durante la tarde, y al presidente de Ciudadanos, un Albert Rivera de “discurso joseantoniano”. A ambos les censuró por “haberse atrincherado” en un gobierno corrupto encabezados por el PP, cuyos presupuestos, según reconoció, “nos comeremos con patatas -como horas antes afirmó Rajoy-. Sí, es verdad. Pero en esa mesa no se sentará ningún corrupto”, apostilló. “Hoy por fin mandamos a casa al PP”, abundó.

las promesas del PSOE

Claves. Pedro Sánchez esbozó en el Congreso las líneas maestras del Gobierno que se propone encabezar, aunque su gran propuesta, políticamente paradójica pero tácticamente clave, es de gran trascendencia. Sánchez mantendrá los Presupuestos y quiere consensos con Podemos y Cs.

1. Presupuestos

Las cuentas públicas aprobadas la semana pasada pueden plantear un problema a Sánchez con Unidos Podemos y Compromís, que con 71 diputados en total (los socialistas tienen 84) se ha opuesto a ellos, como el PSOE, y podría querer cambiarlos. Sin embargo, mantenerlas permite a Sánchez disponer de cierta estabilidad y la excusa perfecta para no tomar otras medidas que le exijan sus socios. Al tiempo, le permitirán justificar, cuando convoque elecciones, que su gestión no se ha traducido en cambios de gran calado al tener las manos atadas.

2. Diálogo con Catalunya

Sánchez se ha comprometido a “sentar las bases para iniciar el diálogo entre el Gobierno de España y el nuevo Govern de la Generalitat” que dirige Quim Torra. Su intención es “restablecer los puentes rotos” sin “alimentar retóricas excluyentes”, según él. Cómo se concreta ese diálogo no quedó explicitado. Además, fue extensivo a “todas y cada una de las comunidades autónomas”.

3. Ley mordaza, sanidad, dependencia e igualdad

Sánchez prometió la vuelta a la sanidad universal que, según el PSOE, Rajoy ha menoscabado, recuperar prestaciones sociales en dependencia, mejorar las becas, mejorar la igualdad, la protección al desempleo, impulsar la ciencia o derogar el impuesto al sol. También se comprometió con la igualdad y “la necesidad de aplicar y cumplir todas las medidas incluidas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género y quiere derogar elementos de la Ley Mordaza, en concreto, los artículos recurridos ante el Tribunal Constitucional por los grupos de oposición, como los que limitan el ejercicio de los derechos de reunión y manifestación y la libertad de expresión.

3. Cumplir con Europa

Sánchez se ha comprometido a respetar el programa de estabilidad, que fija los objetivos presupuestarios, y los compromisos de reducción de déficit. La decisión puede dar certidumbre a los mercados financieros y a las instituciones europeas, también a la Comisión Europea y a Angela Merkel, en sintonía con Rajoy, o Emmanuel Macron, que políticamente comparte familia con Ciudadanos