FERIA DEL LIBRO

‘Memoria Poética’ da voz a la rabia contenida de las víctimas de la tragedia del 36

El libro colectivo, editado por Pamiela, pretende “ahondar en lo que ocurrió”

Amaia Cabezón Iñaki Porto - Sábado, 2 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La poetisa Marina Aoiz se dirige al público durante el acto celebrado en la feria.

La poetisa Marina Aoiz se dirige al público durante el acto celebrado en la feria. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

La poetisa Marina Aoiz se dirige al público durante el acto celebrado en la feria.

PAMPLONA- Con un numeroso público comenzó ayer la presentación de Memoria Poética, libro publicado por la editorial pamplonesa Pamiela, en el que 18 escritoras y escritores relatan mediante poemas las ilustraciones de José Ramón Urtasun, que intenta dar voz a todas las víctimas de la Guerra Civil que llevan silenciadas más de 80 años. El acto se celebró en la carpa de la Plaza del Castillo dentro de la Feria del Libro.

Mikel Sanz fue el primero en pronunciarse y dar paso al resto de participantes. A su lado se encontraban Javier Pagola, autor del prólogo, y José Ramón Urtasun, pintor. Pagola pretende “poner rostro a las víctimas y reconstruir la convivencia” a través del título de su prólogo. Mikel Sanz, que es uno de los 18 autores, expresó que la intención ideológica había primado ante la poética cuando se propuso el proyecto.

“Yo aquí no pinto nada”. Afirmó después, irónicamente, Urtasun para encabezar su intervención. Ofreció una breve explicación sobre cómo surgieron sus ilustraciones, asegurando que “todos tenemos memoria” y que los testimonios de las víctimas con las que se puso en contacto y sus experiencias eran las que le habían inspirado a crear, pero sobre todo a tomar conciencia de la realidad. Decidió terminar su discurso recordando el lema de las asociaciones memorialistas de navarra: Verdad, Justicia y Reparación.

Mikel Sanz prosiguió nombrando a Daniel Otegui, que fue el que dio el primer paso escribiendo un poema a partir de la ilustración de los fusilamientos en la Ciudadela. Confirmó que la combinación de dicha iniciativa y el propósito común de varios escritores era lo que había motivado la creación del poemario.

Aseguró que la diversidad que caracteriza al colectivo de autores participantes es la que hizo posible el resultado obtenido. Cada poeta escribió su interpretación sobre dos de las ilustraciones y así se explica la variedad en la tipología de los poemas, que el escritor clasificó como muy emotivos, muy duros, muy poéticos y muy históricos, aunque recalcando en todos los casos el predominante apoyo a la memoria. Continuó indicando otra similitud que compartían los escritores: “quisimos que los poetas tuvieran que ver con Navarra, pero no todos lo son, aunque sí están relacionados”.

Finalmente, doce de los autores, los que se encontraban presentes, se fueron sucediendo para recitar uno de sus poemas, dejando ver la variedad con la que cuenta el libro y la intención moralizadora que persigue. Concluyeron la presentación afirmando que todos los escritores y escritoras “hemos puesto nuestros versos al servicio de la memoria”.