Nos duele

Sábado, 2 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Somos padres de una niña con necesidades educativas especiales, actualmente escolarizada en un centro educativo público del modelo D. En este centro, efectivamente, no hay personas deficientes matriculadas, por la sencilla razón de que no existen deficientes ni en el modelo D ni en ningún otro modelo educativo de la red pública en Navarra.

Nos entristece muchísimo que la realidad diaria de nuestr@s hij@s se haya hecho visible de esta manera tan insultante. Las palabras vertidas contra el modelo D, con motivo de la manifestación contra el euskara organizada en Navarra, transmiten un gran falta de educación y, sobre todo, una falta de responsabilidad política.

Nuestros hijos y nuestras hijas nos recuerdan a cada instante que cada persona es única e irrepetible, que toda persona tiene sus capacidades y limitaciones pero además, y esto tal vez sea lo más importante, que todas las personas somos interdependientes.

Las palabras vertidas van más allá de la crítica al modelo D. Tristemente, también transmiten la idea de que nuestra convivencia en lugar de sustentarse en la igualdad entre las personas, se ve dificultada por etiquetas y calificativos que segregan. En el caso de nuestros hijos e hijas, todo esto les remite al ostracismo de épocas, desgraciadamente, no muy lejanas en esta tierra.

Por último, nos duele pensar que todo los esfuerzos por parte de las familias y educadores para lograr una educación inclusiva real donde toda persona encuentre su sitio, se menosprecie en absurdas rivalidades políticas. Amaia Uharte, Jokin Goikoetxea

Últimas Noticias Multimedia