Desmantelamiento del polígono de Bardenas

Por Milagros Rubio - Sábado, 2 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La Asamblea Antipolígono convoca la XXXI Marcha por el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas para este domingo día 3 de junio, coincidiendo esta edición con el aniversario de la muerte de Gladys del Estal.

En tiempos convulsos para la paz, con líderes políticos mundiales que ofrecen poca confianza para trabajar por escenarios de entendimiento y diálogo para abordar conflictos políticos y económicos, la OTAN tiene su mayor polígono de tiro y bombardeo de Europa en Bardenas. A su vez, el Ejército del Aire español prueba su nuevo y viejo armamento en ese polígono, y aumenta año tras año el número de ocasiones en las que realiza maniobras con fuego real, con el consiguiente aumento del riesgo para las poblaciones vecinas a la instalación militar.

La Asamblea Antipolígono lleva más de tres décadas concitando voluntades por el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas. Como es sabido, la ubicación de esta instalación militar en las Bardenas, ubicada allí desde 1951, fue rechazada ya en democracia por la mayoría de los grupos políticos navarros, e incluso se llegó a estudiar la posibilidad de su traslado a otros lugares. Pero, además de que el gobierno Aznar declaró la zona como de interés preferente para la Defensa, no se encontró el lugar adecuado al precio deseado, y el polígono de tiro continúa instalado en el Parque Natural y Reserva Mundial de la Biosfera de las Bardenas. En diciembre del 2008, la Comunidad de Bardenas y el Ministerio de Defensa firmaron un nuevo convenio por 20 años, 10 años renovables automáticamente este año a la par que se duplica la cantidad del canon. Desde que se tomó esa decisión, los partidos regionalistas y PSN cambiaron su voto y dejaron de pedir otra ubicación para el polígono de tiro.

A pesar de la pérdida de apoyos institucionales, la Asamblea Antipolígono decidimos seguir adelante y mantener viva esta llama antipolígono, porque será la única manera de que cuando llegue el momento adecuado, en las circunstancias adecuadas, las Bardenas dejen de ser eterno escenario de entrenamiento para las guerras y pasen a ser un parque natural en su totalidad, porque todos saben que, en la práctica, el parque natural es también escenario de maniobras aunque no lo sean directamente de tiro y bombardeo. Hace ya muchos años que saben que el polígono de tiro se quedó pequeño y que sus aviones de guerra necesitan el escenario del parque natural como parte de sus maniobras.

Cada día reivindicamos y vamos a seguir reivindicando el desmantelamiento del polígono de tiro. Ojalá lo consigamos mañana mismo, pero somos conscientes de que el camino es difícil. Si no logramos desmantelarlo antes, se da la circunstancia de que estamos a mitad de un convenio que finaliza en el 2028, y es preciso llevar a cabo una oposición continua para que ése sea, como máximo, el periodo en el que la instalación militar continúe en Bardenas. Sería bueno que el Parlamento de Navarra y el Gobierno Navarro tomasen ya la iniciativa, con el mayor consenso posible, para que no vuelva a haber ningún otro convenio que permita la continuidad del polígono de tiro en las Bardenas. Somos conscientes de las dificultades, especialmente desde que UPN y PP pasasen a la defensa activa del polígono de tiro, y sobre todo desde que el PSN cambiase su voto hace diez años, pero no perdemos la esperanza porque creemos que su base social sigue estando por el desmantelamiento.

En cualquier caso, hay que dar pasos. Los años pasan rápidamente y es hora de calendarizar un plan institucional para lograr el desmantelamiento, tal como venimos reclamando en la Asamblea Antipolígono desde que comparecimos en el Parlamento navarro a tal fin. Somos conscientes de que la competencia es de la Comunidad de Bardenas y del Gobierno español, especialmente de este último, pues siempre puede amenazar con la expropiación. Pero como en tantas otras cuestiones, los organismos competentes solo se moverán si se sienten suficientemente presionados para ello. Por nuestra parte, a pesar de todas las dificultades, seguimos organizando y convocando la marcha anual por el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas, con sus lógicos altibajos a lo largo de más de tres décadas, pero sin interrupción, manteniendo viva la llama antipolígono. Además, llevamos a cabo otras movilizaciones a lo largo del año. Si también las instituciones navarras se ponen las pilas, si arbitran mecanismos para que los ayuntamientos que hoy reciben dinero del canon lo reciban del Gobierno navarro para trabajar contra la precariedad y por mejorar los servicios públicos para sus poblaciones, será difícil que Comunidad de Bardenas y Ministerio de Defensa puedan volver a firmar el arrendamiento del agujero del dónut bardenero para ensayos bélicos.

Es hora ya de que Bardenas sea de verdad un parque natural, una Reserva Mundial de la Biosfera, y un territorio libre de armas. Por razones pacifistas, medioambientales y de seguridad, nos vemos de nuevo en Los Aguilares este domingo 3 de junio, en la XXXI Marcha convocada por la Asamblea Antipolígono por el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas con el apoyo de numerosos colectivos.

Asamblea Antipolígono