Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Del infierno a la Moncloa Pedro Sánchez

Una carrera política plagada de dificultades, deslealtades y guerras internas culmina con la llegada a la Moncloa a través de una oportuna moción de censura presentada en el momento clave.

Sábado, 2 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

pedro Sánchez Pérez-Castejón nació en 1972, cuando Mariano Rajoy ya pensaba en ser registrador de la propiedad, y se afilió al PSOE en 1993, cuando el gallego ya llevaba dos legislaturas como diputado. Poco podía imaginar entonces aquel madrileño del barrio de Tetuán, licenciado en Económicas y jugador de baloncesto, que 25 años después iba a llegar a la Moncloa. Pero así ha sido, en una de las carreras políticas más curiosas de la democracia. Sánchez batió ayer varios récords de una tacada: es el primer presidente del Gobierno que no es diputado, también el primero que gana una moción de censura, y accede a la más alta responsabilidad de gobierno sin haber ganado las elecciones, incluso después de haber obtenido los peores resultados históricos del PSOE.

Casado y padre de dos hijas, a Pedro Sánchez se le han puesto todos los astros de cara en apenas una semana y en poco más de año y medio ha pasado de deshauciado político a la Moncloa, de perderlo todo por negarse a facilitar la investidura de Rajoy a ganar la revancha con uno de esos golpes de suerte que no han faltado en su carrera.

El nuevo presidente del Gobierno presume de ser uno de los pocos políticos que ha estado en el paro. Fue después de hacer la mili y justo antes de su primer trabajo en una asesoría fiscal donde cobraba 40.000 pesetas en negro. La falta de oportunidades le llevó a Estados Unidos, donde trabajó de chico de los recados, y a Bélgica. En esas salidas aprendió francés e inglés. De hecho es el primer presidente de la democracia que lo habla con fluidez.

Es el primer presidente que no es diputado, el primero que gana una moción de censura y el único hasta ahora que habla inglés

Accedió al Congreso dos veces ocupando escaños vacantes de otros diputados, Pedro Solbes

y Cristina Narbona

Tampoco su carrera política fue un camino de rosas. Fue concejal del Ayuntamiento de Madrid hasta 2009 y ese año entró en el Congreso de los Diputados para ocupar el escaño vacante que había dejado Pedro Solbes. No fue elegido en la siguiente legislatura y se puso a dar clases y a trabajar como autónomo en una consultoría, pero un nuevo giro del azar le devolvió al Congreso, esta vez para sustituir a Cristina Narbona.

A finales de ese año Rubalcaba le encomendó recorrer la Península para informar de las conclusiones de la ponencia política del PSOE y varias agrupaciones le animaron a presentarse a la secretaria general. Fue elegido en julio de 2014 tras derrotar en las primarias a Eduardo Madina y a José Antonio Pérez Tapias y al año siguiente fue proclamado candidato a presidente del Gobierno.

Derrotado por Rajoy en las elecciones generales de 2015 y 2016, su carrera política pareció finiquitada cuando las deslealtades y guerras internas le llevaron a dimitir de la secretaria general el 1 de octubre de 2016 y a renunciar al escaño unos días después. En esa apuesta perdió casi todo pero logró levantarse y con su famoso “no es no” a Mariano Rajoy volvió a recuperar las riendas el partido ganando las primarias a Patxi López y, sobre todo, a Susana Díaz, contra todo pronóstico.

Hasta hace apenas una semana, Pedro Sánchez era un líder desaparecido que caía en las encuestas y que no conseguía que el PSOE despegara como alternativa clara al PP, encajado entre Ciudadanos y Unidos Podemos. Pero de pronto todo cambió y estuvo listo para presentar una moción de censura en el momento clave, con el Congreso conmocionado por la sentencia del caso Gürtel. Pareció que en principio no tendría ninguna posibilidad pero poco a poco la izquierda, los independentistas catalanes y los nacionalistas vascos, valencianos y canarios se fueron subiendo al carro hasta convertirlo en el séptimo presidente de la democracia.

Quienes le conocen dicen que es trabajador, enérgico, audaz y persistente como todo bisiesto (nació un 29 de febrero). Desde otros partidos le califican de anodino y poco fiable. En cualquier caso le espera una legislatura muy complicada con un grupo parlamentario de 84 escaños que es el más pequeño de la historia para sostener a un gobierno y teniendo en cuenta que ni siquiera podrá votar sus propias leyes al no ser diputado. Si llega al final de la legislatura estaría 24 meses en la Moncloa, dos más que el presidente más breve hasta ahora, Calvo Sotelo, que estuvo 22. El instinto de supervivencia lo tiene asegurado. - P.G.