vecinos

Tres mujeres con mecha

Irati Negro, Geno Solano y Fátima Djarra lanzaron
el cohete de Arrosadia reivindicando la participación, convivencia e igualdad en barrio

Sofía Sánchez | Iñaki Porto - Sábado, 2 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Irati Negro, 18, Fátima Djarra Sani, 50 y Geno Solano, 79 sujetando el pañuelo oficial minutos antes de lanzar el cohete.

Irati Negro, 18, Fátima Djarra Sani, 50 y Geno Solano, 79 sujetando el pañuelo oficial minutos antes de lanzar el cohete. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Irati Negro, 18, Fátima Djarra Sani, 50 y Geno Solano, 79 sujetando el pañuelo oficial minutos antes de lanzar el cohete.

“Antes se vivía más en la calle, pero el barrio es mejor ahora”

pamplona- Tres mujeres del barrio de Arrosadia han sido las elegidas este año para lanzar el cohete que ha dado comienzo a las fiestas. Estas tres mujeres representan tres generaciones distintas y no solo de edad, sino también de estilos de vida e incluso de origen. Geno, una mujer de 79 años, alegre y con actitud, ha formado parte del barrio desde siempre. Su participación e involucración gracias a la tienda de chuches que ha tenido abierta durante más de una década la ha convertido en uno de los rostros más conocidos del barrio. Pero ha ido más allá, Sus numerosas aportaciones como la habilitación de una bajera para enseñar y dar talleres a niños en situación de exclusión social, hasta la creación de un pequeño equipo de fútbol, han sido las que le han llevado a ser una de las protagonistas que han lanzado este año el cohete.

Por otro lado tenemos a Irati, una joven de 18 años , estudiante de Ingeniería y representante del Gaztetxe juvenil que ha sido la seleccionada como portavoz del colectivo joven al que cada vez se le trata de dar más importancia en el vecindario. En último lugar, pero con una preciosa historia, tenemos a Fátima. Fátima llegó hace casi 10 años a España, proveniente de Guinea Bissau. Cuenta que su integración en el barrio ha sido dura, pero con ganas y actitud positiva ha conseguido convertirse en un referente de cultura, integración y lucha social. Víctima de la ablación de clítoris en su pueblo natal, se ha convertido en una mujer fuerte y luchadora impartiendo charlas a mujeres del barrio para concienciar en contra de estas prácticas así como su taller de cocina africana con el que pretende integrar la cultura de su país, ya que, según ella, hay un gran desconocimiento sobre ella, y más aun en un barrio tan pequeño. Ellas son diferentes, tanto en edad como en estilos de vida, pero todas coinciden en que el valor y presencia de la mujer en el barrio tiene que ser destacado e impulsado al resto de vecinos para un avance y convivencia próspera. Asímismo, todas comparten que el barrio ha experimentando numerosos cambios en los últimos años tanto en su estructura urbana y social como en las fiestas.

Destacan la variedad de actividades que ofrece el programa, cada vez más orientado a todo tipo de públicos para que así todos puedan disfrutar de unas buenas fiestas. En cuanto al barrio, destacan la riqueza que supone la mayor presencia de gente joven y una mayor seguridad en sus calles.


sostenibilidad Por otro lado, tras 11 años llevándola a cabo, la campaña de reutilización de vasos fomentada por el ayuntamiento sigue siendo un éxito rotundo. La limpieza y la sostenibilidad que se lleva a cabo gracias a esta acción, hacen de las fiestas de Arrosadia un lugar limpio, seguro y más respetuoso con el medio ambiente.