Aranguren, campeón al ganar al Bacaicoa

victoria el equipo rojillo consigue el doblete tras conquistar también el título de liga

Ainhoa Orzanco Iban Aguinaga - Domingo, 3 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Aranguren 2

Bacaicoa 1

ARANGUREN Amenabar, Aranguren, Arano, Hegoi, Ardanaz, Mikel, Arrieta, Ayala, Ekiza, Unai, Gale, Garzaron, Goñi, Iribarren, Aitor, Álvaro, Itoiz, Izco, Larequi, Lusarreta, Mariñelarena, Márquez, Múgica, Ramón y Valencia.

BACAICOA Alcalde, Aldasoro, Cardenas, Elias, Elizalde, Fernández, Flamarique, Gonazález, Gorraiz, Guerrero, Herrera, Jarit, Lasheras, Lozano, Machiñena, Marín, Mauricio, Nagore, Pérez-Alfaro, Solsol, Tamayo, Valencia y Jonathan.

Goles 1-0, min.2: Múgica;2-0, min.32: Iribarren;2-1, min.65: González.

Árbitro Juan Antonio Etayo Gurrea.

Estadio Instalaciones deportivas de Tajonar. Unos 150 espectadores.

TAJONAR- Aranguren se proclamó ayer campeón de la Copa de Boscos al ganar 2-1 al Bacaicoa. De esta forma consigue el doblete al haber sido también campeón de Liga. Un Aranguren que se mostró superior durante todo el partido, aunque el Bacaicoa luchó hasta el final y logró acercarse en el marcador con un gol en el minuto 65.

El partido se puso de cara muy pronto para el conjunto rojillo gracias a Imanol Mugica, quien despertó el marcador en el segundo minuto. El jugador adelanto a los suyos con un gol que dejó helado al Bacaicoa, a partir de ese momento con la responsabilidad de remontar un marcador adverso.

Aranguren demostró superioridad durante toda la primera parte tanto en defensa como en ataque, contra un rival que no se dejó amedrentar. Buscó por momentos la portería rival, aunque sin mucho éxito. Donde sí que tuvo que esmerarse fue a nivel defensivo con un esfuerzo que le permitió mantener el mismo marcador, durante un tiempo. Hasta el minuto 32, cuando Lander Iribarren amplió la ventaja para el Aranguren al anotar el 2-0. Un resultado que se mantendría hasta el tiempo de descanso.

La segunda parte comenzaría con un Bacaicoa superior en defensa y con ganas -y con la necesidad- de remontar el resultado. Presionó con más fuerza la portería rojilla y se acercó con más peligrosidad, pero se topó con un Aranguren más rápido, que jugaba con ventaja en el marcador.

No obstante, al Bacaicoa le llegaría la recompensa en el minuto 65 con un gol de Mikel González, que recortó distancias y dio un soplo de esperanza al conjunto verdiblanco. Bacaicoa siguió luchando por igualar el marcador contra un Aranguren que se vio amenazado por el tanto rival. Una amenaza que le llevó a jugar de una forma más alocada y a cometer faltas que trajeron como consecuencia tres amarillas para sus jugadores.

Con todo, Aranguren supo defender el 2-1 hasta el final, lo que le valió para alzarse con el título.