Nadal, ya en octavos

TENIS JUEGA AHORA EN EL ROLAND GARROS CONTRA | Marterer;muguruza también avanza y se mide a tsurenko

Domingo, 3 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

parís- Rafa Nadal, número uno del mundo y vigente campeón de Roland Garros, fue un ciclón que no pudo controlar el francés Richard Gasquet para sellar ayer su pase a los octavos de final del torneo parisino, fase en la que se enfrentará al joven alemán Maximilian Marterer (11.00 horas, por Eurosport).

En busca de su undécima Copa de los Mosqueteros, Nadal descorchó su triunfo más demoledor en el actual torneo: ganó por 6-3, 6-2 y 6-2, en una hora y 58 minutos.

De paso, el mallorquín agrandó sus estadísticas ante un Gasquet al que ha vencido en las 16 veces que han jugado en el circuito profesional.

La mejor raqueta del mundo suma y sigue en su torneo fetiche y ayer acumuló 34 sets consecutivos ganados en la arcilla parisina, una marca que sólo supera -de momento- Bjorn Borg, entre 1979 y 1981. Lo cierto es que lo que sucedió en la Philippe Chatrier reflejó la diferencia entre el número uno del mundo y el número 32.

Nadal se ensañó ante su víctima favorita en los cuatro primeros juegos y dejó helado a un público francés que comenzó coreando ¡Richard, Richard! con la esperanza de ver un poco más de lucha.

muguruza apabulla a stosurGarbiñe Muguruza, por su parte, alcanzó ayer también los octavos de final de Roland Garros, después de imponerse con solvencia a la tenista australiana Samantha Stosur (6-0, 6-3), y se citará en la siguiente ronda del Grand Slamparisino con la ucraniana Lesia Tsurenko (11.00 horas, Eurosport).

La número tres del mundo, campeona en París en el año 2016, ofreció pocas opciones a la número 90 del ranking WTA, finalista del grande en 2010, en la Philippe-Chatrier, sobre todo en una primera manga que cerró como una exhalación. Todo ello, haciendo gala de sus buenas sensaciones en el abierto parisino. De hecho, la jugadora hispano-venezolana no ofreció ninguna oportunidad de break a su contrincante y aprovechó tres de las cuatro bolas de rotura que se le plantearon ya sólo en el primer set, poniendo fin con un rosco en menos de 25 minutos de juego. - Efe/E.P.