Emisión imposible

Hay quien oyó reír a Labordeta

Por Javier Arizaleta - Domingo, 3 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

No nos vamos a olvidar en mucho tiempo de las jornadas pasadas del jueves y el viernes en el Congreso de los Diputados: la espera con suspense del PNV y la ausencia de Rajoy en cuyo escaño aparecía el bolso de Soraya Sáenz de Santamaría como un señuelo o un McGuffin de los que tanto le gustaban al Alfred Hitchock. Eso por no hablar de la votación a viva voz y uno por uno, hasta llegar a los 180 síes a la moción. Dos días que pasarán a la historia de la libertad que cantaba José Antonio Labordeta y que parecía haber dado un paso atrás en las dos últimas legislaturas. Y no hay más que ver la protestas de negro con el que los trabajadores muestran su disconformidad con la manera de controlar y manipular RTVE. Un ejemplo de que, si se repite la misma historia de otras ocasiones, veremos que será precisamente el Ente uno de los lugares donde la venganza del Partido Popular más se va a notar. El martes está prevista la presentación en el Congreso de las bases, que ya fueron corregidas y retrasadas, para renovar la cúpula con la negativa del PP que tiene holgada mayoría en el Senado. Una mayoría que se teme todo el mundo acabará agotando prácticamente todo lo que queda de legislatura para el nombramiento de un nuevo presidente que tenga poder ejecutivo y pueda tomar decisiones. Esta anómala manera de funcionar de organismos como RTVE, hace que la libertad de expresión quede mermada de origen y que la canción de Labordeta siga esperando mejores tiempos para que llegue ese día “que ponga libertad. Que sea como un viento;que arranque los matojos;surgiendo la verdad y limpie los caminos de siglos de destrozos contra la libertad”. A estos dos días históricos solo les faltaba la imagen de la aparición de Hitchcok en el hemiciclo porque algunos ya sintieron la voz del cantautor aragonés por el Congreso y entre todo aquel murmullo, sonó más que su voz atronadora sus risas por aquel espectáculo con inesperado desenlace.