Mesa de Redacción

Nuevo tiempo político para recuperar la democracia

Por Joseba Santamaria - Domingo, 3 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

no sé qué deparará el Gobierno de Sánchez, con el PNV como socio prioritario, pero sin duda la salida de Rajoy y del PP abre un nuevo tiempo político que debe tener como objetivo prioritario la recuperación de la democracia y del Estado Social y de Derecho vapuleados en los últimos seis años y medio. Hay tiempo y votos para recuperar los resortes y derechos democráticos que se han ido devaluando y vaciando de contenido. También el espíritu original de la propia Constitución que ha sido desplazado al limbo de los olvidos por el extremismo ideológico del PP y de Ciudadanos en el ámbito social, judicial y territorial. Desde las sucesivas reformas legales que recortaron los derechos sociales y laborales de los trabajadores y empleados hasta la agresión permanente al sistema público de pensiones y a su Fondo de Reserva. También la derogación de las leyes -ley Mordaza, Enjuiciamiento Criminal, endurecimiento del Código Penal...-, que han laminado derechos como la libertad de expresión, de información, de asociación, de manifestación, de opinión y han minorizado los derechos civiles y políticos de los ciudadanos y ciudadanas y el Estado de Derecho. Y la necesaria recuperación del diálogo democrático para buscar soluciones al conflicto político en Catalunya y una alternativa a la involución centralista que ya había ido reduciendo el modelo de vertebración territorial del Estado plurinacional a mínimos a través de un discurso uniformador. E igualmente la necesaria recuperación de la calidad de la democracia española empezando por la consolidación de la separación de poderes ahora perdida. Se asaltaron primero los altos tribunales de justicia para encadenar una conexión directa entre los intereses del Gobierno y las actuaciones de determinadas salas judiciales. Se han asaltado también los grandes medios de comunicación públicos -habrá aire fresco en RTVE-,y privados, sometidos al poder e influencia de los poderes fácticos y a las consignas del Gobierno. Y se ha anulado la capacidad legislativa del Congreso. El tiempo de Rajoy es ya pasado. Al menos mientras el PP no sea capaz de abordar una profunda refundación que le permita sortear las todavía largas sombras de la corrupción que le acecharán los próximos meses. De hecho, instaurar mecanismos de transparencia y control democrático en las instituciones que veten realmente la corrupción y el saqueo sistemático de los recursos públicos parece otro de los compromisos ineludibles. Y posiblemente también Rivera comienza a ser más pasado que futuro. Ciudadanos ha sido el gran perdedor del debate de la moción de censura. Se ha quedado sin lugar en el espacio político aislado en la esquina del cuadrilátero del debate y su falta de ideas y preparación y la inutilidad de su discurso extremista y neofalangista para sacar al Estado de la profunda crisis institucional que atraviesa ha quedado más en evidencia que nunca. Un tiempo nuevo que tendrá consecuencias también en la política navarra. El tiempo dirá si el compromiso adquirido en la tribuna del Congreso por Sánchez de que el PSN solo apoyará gobiernos progresistas en Navarra -lo que deja fuera de la quiniela a UPN, PP y Ciudadanos-, se cumple dentro de un año. La historia del PSN y su actual estrategia de confrontación al lado de UPN y PP al Gobierno de Barkos no coinciden con ese compromiso de Sánchez con Navarra. Al menos por ahora.

Últimas Noticias Multimedia